Ratos Buenos. Evaristo Carriego

octubre 25, 2014

Leyendo poemas… “Y me siento feliz, porque hoy tampoco ha soñado imposibles mi cabeza…”

Está lloviendo paz. ¡Qué temas viejos
reviven en las noches de verano!…
Se queja una guitarra allá a lo lejos
y mi vecina hace reír al piano.

Escucho, fumo y bebo en tanto el fino
teclado da otra vez su sinfonía:
el cigarro, la música y el vino
familiar, generosa trilogía…

…¡Tengo unas ganas de vivir la riente
vida de placidez que me rodea!
Y por eso quizás, inútilmente,
en el cerebro un cisne me aletea…

¡Qué bien se está cuando el ensueño, en una
tranquila plenitud, se ve tan vago!…
¡Oh, quién pudiera diluir la luna
y beberla en la copa, trago a trago!

Todo viene apacible del olvido
en una caridad de cosas bellas,
así como si Dios, arrepentido,
se hubiese puesto a regalar estrellas.

¡Qué agradable quietud! ¡Y qué sereno
el ambiente, al que empiezo a acostumbrarme,
sin un solo recuerdo, malo o bueno,
que, importuno, se acerque a conturbarme!

Y me siento feliz, porque hoy tampoco
ha soñado imposibles mi cabeza;
en el fondo del vaso, poco a poco,
se ha dormido, borracha, la tristeza…

Evaristo Carriego (1883-1912) 
Leído en: poesi.as  

Budismo para occidentales, 20 malentendidos (del libro)

octubre 23, 2014

Décimo séptimo malentendido: El Budismo es una teoría (enseñanza) nihilista…

Nihilismus [de lat. nihil = nada] es la contemplación de la nulidad y absurdidad de todo lo existente y todo lo que es; también es posición que niega todos los valores, ideales y metas positivos.

Como el budismo rechaza el concepto del apoyo en cosas firmes y les quita todas sus bases, vuélvese entonces muy fácil  poner budismo y nihilismo en el mismo saco. 

El  budismo no reconoce ningún Dios, ni creación, ni alma, ni ego autónomo, ni ser independiente de las cosas, ni felicidad eterna alguna.

Independientemente, reconoce un espacio (libre de Dios) llamado Dharma, que es él mismo, el orden de las cosas, y reconoce la ley de causas y efectos, que se llama karma

Todavía, a pesar de la negación de todo el Ser, el budismo no afirma un no-ser.  Las cosas son hasta este punto y no son más, es decir las cosas son justo hasta el punto a donde aparecen las causas condicionando y quedan disponibles en nuestra conciencia subjetiva. Y no son hasta este punto, adonde no constituyen una entidad autónoma, porque los fenómenos son aparecidos en modo condicional y son impresiones de la percepción engañosa

Por consecuencia, en la lengua del budismo, esas cosas son “vacías” (shûnya), es decir, sin substrato; son irreales e invenciones (la imagen = representación) de nuestra imaginación creativa.

El budismo no enseña entonces ningún nihilismo, más es la unión, el camino medio entre la aceptación y la reverencia. 

No nihilista, el budismo tiene también una alta valoración de los principios éticos, en su visión a la victoria sobre las experiencias dolorosas y la prosecución de la perfección y de la sabiduría más alta. …”

De: Budismo para occidentales, 20 malentendidos (libro)
Antes: 16º malentendido

Tags:

Acuarelas de Thierry Duval

octubre 21, 2014

Desde el blog Amantes de la Acuarela*…

Acua2-thierry-duval

Visto en: Les mauvais garçons et les trois pigeons de Thierry Duval (allí, en mayor resolución)

Tags:

Reflexión

octubre 19, 2014

AcuarelaDePalabras:

Pero no es así de sencillo, un simple acto de voluntad y autosugestión. Es que el “tiempo” del “inconsciente” no reconoce “categorías” como “pasado”, “presente” y “futuro”…

Originalmente publicado en Las Letras Inquietas de un Escritor Novel:

10645175_749844761718200_6312473189617651412_n

Ver original

perpetua convivencia

octubre 19, 2014

AcuarelaDePalabras:

Como tantas veces, encantada de la selección de textos, versos y pinturas en blocdejavier…

Originalmente publicado en blocdejavier:

Hodler - El leñador (1910)
Con los golpes
de la destral
el leñador
doblegará el nogal.

En el mercado
de la muerte
los allegados
del difunto
eligen féretro
de madera.

Desde entonces,
víctima y verdugo
conviven bajo tierra
dos veces al año
la fragancia de flores frescas
rejuvenece su eterna morada.

En esta vida
ningún reencuentro
es fortuito

Autor: Javier Solé

Del poemario “La sombra que nos acecha”, en el libro de poemas “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

Ilustración: Hodler, “el leñador” (1910)

En abril de 1908, el Banco Nacional Suizo confía a Ferdinand Hodler la ilustración de los nuevos billetes de 50 y 100 francos, el motivo elegido debe estar relacionado con el trabajo de la tierra. Para los billetes de 50 francos, el artista elige el tema del leñador. Sin embargo, en el momento de su edición, Hodler observa que por efecto de la reducción de escala, la interpretación de…

Ver original 206 palabras más

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 904 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: