Las leyes de la felicidad…

De: “El Libro de la Felicidad”, de Marcelle Auclair:

La alegría, el amor, la salud, la abundancia, la concordia, la paz, la felicidad, son de este mundo. Usted que sufre, que se debate en las dificultades cotidianas y vive aterrorizado por el porvenir, trate de no ver en esta afirmación un insulto a sus desgracias…

¿Acaso no cree usted en la existencia de la electricidad? Cree, porque los sabios se la han revelado, porque los ingenieros prepararon centrales y los electricistas colocaron cables, conmutadores, enchufes: basta sólo apretar un botón para que haya luz.

Pero supongamos que un niño, por diversión, quiera hacer él mismo una instalación eléctrica: no obtendría más que fuertes descargas en las manos, si no prende fuego a la casa; hasta correría el riesgo de electrocutarse. Y en cuanto a luz, nada.
¿Pensaríamos por eso que la electricidad no existe?

Lo mismo sucede con la felicidad. Como todo en este mundo, como la fuerza eléctrica, como la gravedad, como el sonido, la felicidad existe y tiene sus leyes. Nos pasamos la vida infringiendo estas leyes y negamos la felicidad no sin razón, ya que en tales condiciones nos es imposible ser dichosos.

He aquí la ley esencial: el pensamiento crea, la palabra crea…

El pensamiento, la palabra, la luz, así como el sonido, forman vibraciones todopoderosas. Piense alegrías, amor, salud, abundancia, paz, y no solamente irradiará usted ondas bienhechoras sino que habrá de atraer todo lo que esté conforme con tan radiante programa.

Por el contrario, alimente ideas de enfermedad, de abatimiento, repita varias veces por día: ”No tengo suerte… Nadie me quiere… Jamás venceré mis dificultades…” y no sólo levantará una muralla entre la felicidad, el éxito, y usted, sino que atraerá las calamidades así como el pararrayos atrae el rayo.

… fíjese cuántas veces en el día usted niega con la palabra y con el pensamiento aquello que más desea en el mundo. Comprobará con asombro que hasta varias veces por minuto usted asesta a su esperanza el golpe de gracia de la negación.” (Marcelle Auclair)

PD: Me encanta este librito! Y espero poder compartir con Uds. algunos capítulos que me gustan mucho. Sus lecciones son muy esclarecedoras. Como tantos libros de Autoayuda, el de Marcelle Auclair apela, cuando de cambio y superación personal se trata, a la autosugestión y a la voluntad… y todos sabemos que suelen fracasar… pues el verdadero ‘trabajo interior’ es lidiar con nuestro ‘inconsciente’ … Y bueno, por algo hay que empezar… uno va haciendo lo que puede…

About these ads

2 Comments »

  1. 1
    iamato Says:

    La intención sutil CREA, mejor dirigir en lo profundo, cuando el brote aún es tierno. Luego la palabra, el pensamiento, FIJAN esta abstracción, este fractal creciente, y lo hacen concreto, visible, “real”. Por medio, leyes internas del cosmos (¿karma? ¿yin-yang? ¿materia-antimateria?) equilibran todo el asunto de la vida y sus altibajos. Nadie puede decir “la vida es injusta”.

  2. [...] Leyes de Felicidad: la palabra crea (Marcelle Auclair)  La fuerza de las palabras, objeto de temor supersticioso, instrumento para [...]


RSS Feed for this entry

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 848 seguidores

%d personas les gusta esto: