Pumas en peligro de extinción

Si una busca temas de vida al aire libre, campamentismo, aventuras puede ocurrir encontrarnos con el tema de la caza menor… mayor… y las especies animales en peligro de extinción…

“El (su) hábito de cazar animales domésticos que conspira contra su propia supervivencia. Cómo evitar la desaparición de la especie. Por Luis Festa*

Puma1El puma, como casi todos los felinos, tiene garras retráctiles enfundadas en vainas, que afila y limpia restregándolas contra la corteza de los árboles. Y dije casi todos, ya que el cheetah o gatopardo tiene uñas como un cánido, es decir externas, pues debido a la forma en que caza, por la velocidad y no por el acecho o la sorpresa, necesita afirmarse en el piso durante sus vertiginosas carreras.

Hábito. Uno particular de las hembras conspira contra la conservación de la especie. Durante años escuché que la hembra enseña a cazar a los cachorros mediante el ejemplo, y entonces en una noche mata varias ovejas para que sus hijos aprendan a proveerse su sustento.

Pensaba que era uno de los tantos mitos, hasta que fui a cazar a un campo sito en Carro Quemado. Una mañana, un puestero vino a las casas con dos terneros muertos en la caja de la camioneta. De inmediato se organizó el remedio a la catástrofe, y partieron raudos los peones con sus perradas. Por la tarde regresaron con una hembra y dos cachorros muertos.

Me pareció una muestra de la barbarie en la que puede incurrir el ser humano. Sin vacilar, sacrificaron a tres ejemplares de la vida silvestre por una cuestión comercial.

Por aquel entonces, el dueño del campo, un prestigioso veterinario español cuyos títulos y nivel cultural me hicieron presumir que poseía algún conocimiento de elementales normas de conservacionismo, al iniciar la cacería me había informado el tarifario, en el cual se hallaba incluido el puma como trofeo a un valor que superaba al de un par de vaquillonas.

Cuando inquirí el motivo de la impiadosa persecución y muerte de los pumas me respondió muy suelto de cuerpo: “’¡Hombre, no has visto el daño que hacen, me han muerto dos terneros en una noche!”

Observación. Entonces le hice ver que cualquier cazador de chanchos no le iba a tirar al puma que entraba a la aguada, sino que luego de saciar su sed se marcharía muy orondo a matarle los terneros… ¡por el excesivo valor fijado!

Le manifesté si no le resultaba más barato estimular su caza sin costo, pues el puma que se iba sin ser cazado probablemente le mataría vacunos de un valor considerablemente más elevado, y que en definitiva el cazador deportivo nunca iba a matar a una madre con sus cachorros.

Que el resultado final redundaría en beneficio, ya que se mantendría el número de predadores acotado… y gratis, sin muertes de vacunos, y que si alguno moría, bien valía la conservación de esta especie cuya única falta era a nuestro criterio (intrusos) cazar animales domésticos en su ambiente, que es algo así como pretender que un niño no se tiente a probar la torta con el dedo.

No dijo nada, pero al día siguiente concluyó que tenía razón, y me confesó que sentía angustia cuando veía a los felinos muertos, nada más que por un miserable rédito económico.

Cuestión de conciencia. En definitiva, algún costo hay que sufrir por invadir el hábitat de las especies silvestres. En muchos países de culturas un tanto más evolucionadas que la nuestra, a nadie se le ocurre emprenderla a tiros contra animales salvajes que encuentran en sus parques o fincas, simplemente recurren a servicios oficiales de captura que trasladan indemnes a los ejemplares que rescatan hacia lugares alejados y a resguardo de su principal enemigo: el ser humano.

En nuestros campos. Se exterminan las vizcachas porque horadan el suelo y los vacunos pueden quebrarse al derrumbarse las galerías. Se matan y exportan liebres por millares. El guanaco ha sido prácticamente exterminado en La Pampa, y así, del mismo modo, casi todas las especies de las cuales se alimenta el puma. Entonces caza ovejas, vacunos, equinos o lo que encuentra, sufriendo de inmediato la represalia del paisano.

Y mal mayor es que no existen campañas de concientización del valor natural del puma, cuya caza tendría que ser prohibida y castigada con severidad.

Un buen estímulo para la conservación de esta especie en riesgo de extinción sería la formación de un “fondo compensatorio” con dineros provenientes de la venta de licencias y permisos percibidos de dueños de campos y cazadores.

Su administración estaría a cargo de las municipalidades y tendría por objeto resarcir al propietario de animales muertos por el puma. Ante la repetición de incidentes con animales domésticos se atraparía al puma con jaulas-trampa o anestésicos, para reintroducirlos en ámbitos menos poblados.

Que no se repita. La prohibición de su caza elevando la infracción a la categoría de delito contribuiría a evitar su paulatina desaparición. Todavía se está a tiempo de evitar que suceda con el puma lo ocurrido con el jaguar.

El país posee un territorio extenso y con baja densidad poblacional, salvo en los grandes centros urbanos. El puma sobrevive en aquellos territorios carentes de masivos asentamientos humanos.

Deberían, además, llevarse a cabo intensas campañas de difusión cultural para inculcar a la población rural que el puma ni es un acérrimo enemigo, ni es una mercadería que se le vende al cazador foráneo disimulada con una cacería fraudulenta.”

Leído en: RevistaWeekend, *Publicación mensual de Editorial Perfil S.A © Copyright 1999-2007 Editorial Perfil S.A. All rights reserved

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 874 seguidores

%d personas les gusta esto: