El lenguaje de los argentinos. Sobre la permeabilidad a los anglicismos

Lecturas… DiYéi, PeCé, CeDé, CiDí, chat, mi target, outsourcing, ser fashion, downsizing, snob, vacunar la carpeta, canguros, baby-sitter , emilios, e-maileamos, chateamos, culísimo, very cool, sales o outlets o parking…

Por Ivonne Bordelois* para revista El Arca

Venta-sale“Ivonne Bordelois, en su libro El país que nos habla, examina de manera original el lenguaje de los argentinos. El Arca/60 reprodujo dos capítulos.

“Es molesto, por cierto, que Buenos Aires sea una de las capitales latinoamericanas donde más se han importado, innecesariamente términos ingleses, cuando los equivalentes castellanos están aquí.

El ataque del inglés

Antes de enfocar el problema representado por la primera de estas amenazas sería conveniente despejar algunos términos.

Es indudable que el predominio científico y técnico de los países anglosajones apareja la inclusión de un vasto vocabulario de términos de ese tipo en el español, situación que suele afligir a nuestros puristas. Sin embargo, una mera ojeada nos puede convencer de que en todas las grandes transformaciones históricas ocurrieron hechos similares en la esfera de lo cultural y lo político, sin afectar la identidad de las lenguas comprometidas. El inglés mismo hubo de tomar una gran parte de su vocabulario jurídico del latín, así como del griego se desprenden gran parte de las palabras que designan nociones filosóficas básicas en el inglés y otras lenguas modernas.

Este tipo de fenómenos, antes que corromper su carácter, enriquece el perfil de una lengua. Si fuéramos puristas absolutos, seguiríamos diciendo almadias en vez de canoas, primer y hermoso americanismo transportado por Colón, con el que América latina ingresa al léxico español. La ley argentina del español neutro, de 1986, que sostiene “el hablar puro conocido y aceptado por todo el público hispanohablante, libre de modismos y expresiones idiomáticas de sectores”, desconoce la porosidad inherente a toda lengua viva.

Es molesto, por cierto, que Buenos Aires sea una de las capitales latinoamericanas donde más se han importado, innecesariamente, términos ingleses: no se ve por qué hay que decir sales o outlets o parking cuando los equivalentes castellanos están allí. Se afecta una falsa familiaridad con el inglés del consumo y de los medios, como si éste fuera un pasaporte de elegancia, un gaje de exotismo superior, una herramienta de exclusión para los desposeídos que no cuentan con el fetiche necesario. Donde el inglés dice very cool escuchamos un sorprendente culísimo; no sólo chateamos sino que e-maileamos; en España, por lo menos, con cierta gracia, no se habla de e-mails, sino de emilios. Y allí los baby-sitters han sido rebautizados como canguros. Pero algunos latinoamericanos intentan vacunar la carpeta –penosa trasliteración de to vacuum the carpet, pasar la aspiradora a la alfombra–, barbarismo que todavía no he escuchado entre nosotros. De más está decir que quienes conocen profundamente el inglés u otros idiomas son en general los menos inclinados a incurrir en estas lamentables trivialidades, testigos del abandono y del descuido en que tenemos a nuestra propia lengua.

Un estudio reciente señala –según observaciones cruzadas entre la Academia y el ámbito universitario– que un hombre culto en la Argentina maneja entre tres mil y tres mil quinientas palabras frente a cien anglicismos, y un universitario de veinticinco años, entre mil doscientas y mil quinientas frente a setenta. Pero un adolescente de quince años, en cambio, usa alrededor de seiscientos vocablos, y posiblemente sesenta anglicismos. Es decir, mientras la extensión del vocabulario decrece generacionalmente, el porcentaje de anglicismos va subiendo hasta llegar, aproximadamente, a un diez por ciento del léxico total.

Como dice un texto atribuido al humorista Fontanarrosa: 

“En esta época de globalización, aggiornate o quedás afuera. (…) Argentina no es la misma. Ahora es mucho más moderna; durante muchos años, los argentinos estuvimos hablando en prosa sin enterarnos. Y lo que todavía es peor, sin darnos cuenta siquiera de lo atrasados que estábamos. Los chicos leían revistas en vez de ‘comics’, los jóvenes hacían asaltos en vez de ‘parties’, los estudiantes pegaban ‘posters’ creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de ‘business’ y los obreros, tan ordinarios ellos, a mediodía sacaban la fiambrera en lugar del ‘tupper’. Yo, en la primaria, hice ‘aerobics’ muchas veces, pero en mi ignorancia, creía que hacía gimnasia. Afortunadamente, todo esto hoy cambió; Argentina es un país moderno y a los argentinos se nos nota el cambio exclusivamente cuando hablamos, lo cual es muy importante… Las cosas, en otro idioma, mejoran mucho y tienen mayor presencia”.

Países limítrofes de la Argentina, como Chile, Paraguay o Uruguay, están lejos de adoptar tal cantidad de términos superfluos, lo cual refleja que este asimilacionismo, bien descripto por Fontanarrosa, proviene de una moda sociocultural muy propia y característica de los argentinos y de su consabido esnobismo antes que de una catástrofe inevitable. (Al parecer, si se excluye a Puerto Rico, España y la Argentina, junto con México, son los países hispanohablantes más permeables a los anglicismos.)

Como se sabe, la etimología de snob significa sine nobilitate: la falta de nobleza expresa aquí también una falta aún más profunda de seguridad, que incita a los dominados a vestirse obsecuentemente con las galas del triunfador.

La combinación de lo eufemístico con el fervor anglicista produce resultados notables: así, el fracaso en la dirección de la empresa se denomina downsizing. El profesor de gimnasia se llama ahora personal trainer, y la moda informal, “ser fashion”. Si se trata de trasladar la propia ineficiencia, estamos ante un caso de outsourcing, si no se consigue pareja, la excusa es “no encuentro mi target”.

Se tiene la impresión de que recurrir al léxico “anglo” exime en cierto modo del sentimiento de fracaso total: seremos desdichados, pero nos redime en cierta medida la inmersión en la lengua del imperio. Fracasar en inglés es menos penoso que hacerlo en nuestro simple castellano: las costas de la verdadera vida están a la vista, a nuestra disposición acaso. Se afecta una falsa familiaridad con el inglés del consumo y de los medios, como si éste fuera un pasaporte de elegancia, un gaje de exotismo superior, una herramienta de exclusión para los desposeídos que no cuentan con el fetiche necesario.

Sin embargo, no es el asimilacionismo anglicizante, a mi entender, el problema más acuciante con el que nos encontramos en nuestra convivencia planetaria con el inglés. Cuando los académicos de la lengua reunidos en México declaran solemnemente que es mejor sustituir conversación cibernética por chat parecen estar honrando la tradición quijotesca que suplanta a los molinos de viento por gigantes. La palabra chat resulta indetenible simplemente por su concisión eficacísima, que espeja precisamente la velocidad en la comunicación alcanzada gracias a la técnica computacional.

Aquí también se equivoca un poco el camino, en el sentido de que son ciertos datos superficiales los que se tienen en cuenta mucho más que los más peligrosos y verdaderos.

A mí me molesta, por cierto, que Buenos Aires sea la capital latinoamericana donde más se han importado, innecesariamente, términos ingleses. Pero no es esto lo más importante, porque al fin y al cabo estos términos en general acaban por remarse e incorporarse al castellano, del mismo modo que las palabras celtas o latinas se fueron incorporando al inglés, donde adquirieron fonética y morfología propias. Clericó proviene de claret cup, pero ya nadie lo sabe, porque el español amasó la palabra de tal manera que su origen se vuelve irreconocible. El escritor Ismael Viñas me informa que, en Florida, Southwest se dice sauesera, con lo cual el nombre parece evocar una mezcla de sal y de huesos y no es posible sospechar ni escuchar de dónde viene. Del mismo modo me reveló que la manteca Dairico de nuestra infancia quería decir en realidad Dairy Co., algo que nunca pude imaginar.

Otros ejemplos que ponen de relieve el hiperfiloanglicismo de los argentinos es nuestra tendencia a invertir las iniciales de los productos y las máquinas que utilizamos, unida a la costumbre de pronunciarlas algunas veces a la manera anglosajona. De este modo, decimos CiDí donde los españoles dicen CeDé –pero en realidad tendríamos que decir DeCé (disco compacto); “es un PeErre” significa que alguien se ocupa de relaciones públicas: public relations. También decimos, como los españoles, PeCé, cuando deberíamos decir CePé (computadora personal). DiYéi es la abreviatura de Disc Jockey, una profesión rendidora que nadie se atreve a hispanizar.

De estos cambios se alimenta la vida de las lenguas, y estos cambios son irrefrenables. El hecho de que el argentino sea el más esnob entre los hablantes del español, y que salpique su habla de términos ingleses como antes lo hacía con los franceses, parece apuntar al costado cipayo de una parte de nuestra cultura y no es ninguna casualidad, dicho sea al pasar, que la palabra cipayo y su correspondiente significado haya desaparecido entre nosotros. No es el número de anglicismos incorporados el dato más afligente en cuanto a nuestras actitudes lingüístico-culturales, sino la aparentemente insaciable necesidad de cobijarnos a la sombra del Gran Hermano para asimilar su prestigio.

Y más graves que las palabras que adoptamos son los gestos que van apoderándose insensiblemente de nosotros, es decir, entre otras cosas, la exaltación de la competitividad, la pérdida del sentido de la intimidad y la privacidad, el gusto por la ambición, la violencia y la agresividad, el condescender a un estilo de vida que hace de la Coca-Cola una bebida irreemplazable y el aceptar una estética que instituye a Hollywood como la Meca universal. En este sentido, el peligro de las discusiones lingüísticas en cuanto a la cantidad de vocablos ingleses que ingresan en el habla corriente es el de distraer la atención e ir desplazando y reemplazando paulatinamente una discusión más necesaria y profunda en cuanto a las normas vitales que un insidioso contrabando mediático instala día a día y noche a noche entre nosotros.

De todos modos, como arguye Di Tullio, desde el punto de vista lingüístico, un planteo cerradamente localista resulta hoy inadecuado. La identidad ya sea lingüística o cultural ya no es una sino que, en la sociedad actual, cada individuo asume una identidad múltiple: la identidad cordobesa no la sienten los cordobeses en su provincia sino en Buenos Aires, por ejemplo. Pero cuando los argentinos están en Chile, la identidad es la argentina y, en España, la de los latinoamericanos es la americana. La identidad de hispanohablante se experimenta y muchas veces se sufre en un país de lengua diferente, en el que el manejo de otras lenguas europeas –y, sobre todo, del inglés– parece representar una cierta identidad occidental. No es el número de anglicismos incorporados el dato más afligente en cuanto a nuestras actitudes lingüístico-culturales, sino la aparentemente insaciable necesidad de cobijarnos a la sombra del Gran Hermano para asimilar su prestigio.

El habla plural

Las lenguas no se presentan como precipitados uniformes de un mismo tipo: antes bien, son muestrarios de variedades diversas y dialogantes que exponen su dialéctica y sus riquezas en el transcurso cotidiano de la vida social. La convivencia de estos estratos, su mutua inteligibilidad, su recíproca tolerancia o intolerancia, son el tema de este capítulo.

Cuanto más flexibles y diversos nos mostremos ante las innovaciones del habla, cuanto más fina nuestra percepción de las connotaciones verbales, cuanto mayor sea el espectro de nuestra creatividad y de nuestra receptividad, cuanto mayor sea nuestro estado de alerta y resistencia ante las expresiones que empañan la fluidez y la transparencia de nuestra expresión, tanto más estaremos construyendo las etapas futuras de un lenguaje más feliz y más libre que nos represente en toda nuestra plenitud. Aquí presentamos algunas de las variedades que enriquecen o empobrecen nuestra capacidad de comunicación y creación…”  

* Poeta, ensayista y periodista. Leído en: revista El Arca/60

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 855 seguidores

%d personas les gusta esto: