Archive for the ‘Cuentos – Historias’ Category

Crónica sobre el 17 de octubre de 1945 (Argentina)

octubre 13, 2014

Scalabrini-ortizCrónica de Scalabrini Ortiz sobre el 17 de octubre de 1945:

“Pero en la mañana del 17 de octubre, comienza a oírse aquí y allá un rumor que se agiganta y una vibración inusitada que pone en tensión a la Argentina. El pueblo entero se está volcando sobre la Plaza de Mayo. Desde todos los rincones los trabajadores se movilizan exigiendo la libertad de Perón. Todos convergen hacia el centro de Buenos Aires. El sol caía a plomo sobre la Plaza de Mayo cuando las primeras columnas  de obreros comenzaron a llegar. Venían con su traje de fajina porque acudían directamente de sus fábricas y talleres. Frente a mis ojos desfilaban rostros atezados, brazos membrudos, torsos fornidos, con las greñas al aire y las vestiduras escasas cubiertas de pringues, de restos de brea, grasas y aceites. Llegaban cantando y vociferando, unidos en la impetración de un solo nombre : Perón… Un pujante palpitar sacudía la entraña de la ciudad. Un hálito áspero crecía en densas vaharadas, mientras las multitudes continuaban llegando. Venían de las usinas de Puerto Nuevo, de los talleres de Chacarita y Villa Crespo, de las manufacturas de San Martín y Vicente López, de las fundiciones y acerías del Riachuelo, de las hilanderías de Barracas.
Brotaban de los pantanos de Gerli y Avellaneda, descendían de las Lomas de Zamora… Era el subsuelo de la patria sublevado. Era el cimiento básico de la Nación que asomaba por primera vez en su tosca desnudez original, como asoman las épocas pretéritas de la tierra en la conmoción del terremoto. Era es sustrato de nuestra idiosincracia  y de nuestras posibilidades colectivas allí presentes, en su primordialidad sin recatos y sin disimulos. Era el de nadie y el sin nada, en una multiplicidad casi infinita de gamas y matices humanos… Éramos briznas en la multitud  y el alma de todos nos redimía. Presentía que la historia estaba pasando junto a nosotros  y nos acariciaba suavemente  como la brisa fresca del río.. Lo que yo había soñado e intuído durante muchos años estaba allí presente, corpóreo, tenso, multifacetado pero único en el espíritu  conjunto. Eran los hombres que están solos y esperan que iniciaban sus tareas de reivindicación. El espíritu de la tierra estaba presente como nunca creí verlo. Por inusitado ensalmo, junto a mi, yo mismo dentro, encarnado en una muchedumbre clamorosa de varios cientos de miles de almas conglomeradas en un solo ser unívoco, aislado en sí mismo, rodeado por la animadversión de los soberbios de la fortuna, del poder y del saber, enriquecido por las delegaciones impalpables del trabajo de las selvas, de los cañaverales y de las praderas… Traduciendo en la firme línea de su voz conjunta su voluntad de grandeza, consumiendo en la misma llama los cansancios y los desalientos personales, el espíritu de la tierra se erguía vibrando sobre la plaza de nuestras libertades, pleno en la confirmación de su existencia…”

Lorenzo Pepe, en el sitio del Instituto Nacional Juan Domingo Perón 

“Raúl Scalabrini Ortiz nació en 1898. Su inclinación a la ciencia lo llevó a doctorarse en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Luego viajó a Europa en donde publicó ensayos en importantes periódicos como Le Monde de Francia.

En 1931 su libro “El hombre que está solo y espera” ya marcó una línea en el pensamiento nacional. 

Fundó la revista “Señales” en la que publicaba sus estudios sobre economía y también integró el grupo inicial de FORJA.

Scalabrini mantiene una nutrida correspondencia con el general Perón a partir de 1955, cuando el General permanece en el exilio…”

Relacionada: Escultura en honor a los descamisados 

Cuentos orientales: ¿Y quién te ata?

octubre 8, 2014

“Angustiado, el discípulo acudió a su instructor espiritual y le preguntó:

-¿Cómo puedo liberarme, maestro?

El instructor contestó:

-Amigo mío, ¿y quién te ata?

*El Maestro dice: La mente es amiga o enemiga. Aprende a subyugarla.”

Cuentos orientales: Peregrinación

septiembre 20, 2014

101cuentosBastami era uno de los más grandes sufíes de la India. Se proponía efectuar una larga peregrinación a La Meca, cuando se encontró con un instructor espiritual que le preguntó:

-¿Por qué has de ir a La Meca?

-Para ver a Dios -repuso.

El instructor le ordenó:

-Dame ahora mismo todo el dinero que llevas contigo para el viaje.

Bastami le entregó el dinero, el instructor se lo guardó en el bolsillo, y dijo:

-Sé que habrías dado siete vueltas alrededor de la piedra sagrada. Pues bien, en lugar de eso, da ahora siete vueltas a mi alrededor.

Bastami obedeció y dio siete vueltas alrededor del instructor, quien declaró a continuación:

-Ahora sí has conseguido lo que te proponías. Ya puedes regresar a tu casa con el ánimo sereno y satisfecho, si bien antes quiero decirte algo más. Desde que La Meca fue construida, ni un solo minuto Dios ha morado allí. Pero desde que el corazón del hombre fue creado, ni un solo instante Dios ha dejado de habitar en él. Ve a tu casa y medita. Viaja a tu corazón.

*El Maestro dice: Busca refugio dentro de ti. ¿Qué otro refugio puede haber?”

Leído en: CiudadSeva y el libro Cuentos clásicos de la India: la tradición de un legado espiritual. Recopilación, Ramiro Calle.

Cuentos orientales: El incrédulo

septiembre 16, 2014

Acerca del poder de las palabras…

Simbolo-om“A pesar de la ascendencia que la palabra tiene sobre la mente humana, muchas personas dudan de la eficacia del mantra o fonema místico para canalizar la energía mental y motivarse espiritualmente.

Tal es el caso de un incrédulo personaje que estaba escuchando a un yogui que declaraba:

-Os puedo decir que el mantra tiene el poder de conduciros al Ser.

El hombre incrédulo protestó:

-Esa afirmación carece de fundamento. ¿Cómo puede la repetición de una palabra conducirnos al Ser? Eso es como decir que si repitiéramos “pan, pan, pan”, se haría realidad el pan y se manifestaría.

El yogui se encaró con el incrédulo y le gritó:

-Siéntate ahora mismo, sinvergüenza.

El incrédulo se llenó de rabia. Era tal su incontrolada ira que comenzó a temblar, y furioso vociferó:

-¿Cómo te atreves a hablarme de ese modo? ¿Y tú te dices un hombre santo y vas insultando a los otros?

Entonces, con mucho afecto y ternura, el yogui le dijo:

-Siento mucho haberte ofendido. Discúlpame. Pero, dime, ¿qué sientes en este momento?

-¡Me siento ultrajado!

Y el yogui declaró:

-Con una sola palabra injuriosa te has sentido mal. Fíjate el enorme efecto que ha ejercido sobre ti. Si esto es así, ¿por qué el vocablo que designa al Ser no va a tener el poder de transformarte?

*El Maestro dice: Somete la enseñanza a la experiencia. Los métodos son instrumentos para alcanzar la liberación interior.”

Leído en: 101 Cuentos Clásicos de la India

Relacionado: El poder de las palabras   El valor de las palabras 

Imagen: Símbolo OM: Qué es el símbolo OM?

Cuento pícaro pero no grosero. José Cobas Suarez

julio 16, 2014

Julio 25. Día de Galicia (a terra do meus pais).

Conto pícaro pero no groseiro. Pepe Cobas

Fillosdegalicia“Un veciño meo do concello de Ames foi co coche a Santiago e deixo uno aparcado diante do manicomio de conxo.

Despois de mencar algunhas cousas, foi coller o coche e atopouse con que lle roubaran unha roda. Cando foi poñer a roda de auxilio, non tiña as arandelas para apertalas e empezou a dicir malas palabras e a poñerse nervioso.

Un dos internos no manicomio, que o estaba mirando, dixolle:

-Non se poña nervioso, home: saquelle unha arandela a cada roda e asi pode poner a roda de reposto e marchar tranquilo.

O meu veciño decatouse de que tiña razon, que era unha solucion ben sinxela. Mirou para o interno, e dixolle.

-E vostede, tan intelixente, ¿como e que esta aqui neste manicomio?

-Home, eu estou aqui por tolo, non por parvo.”  
 
De: “Os contos de Pepe Cobas: pícaros pero no groseiros.” José Cobas Suarez

La imagen: Fillos de Galicia

Tags:
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 900 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: