Archive for the ‘Parábolas’ Category

Reflexiones sobre la muerte. Dos parábolas budistas

noviembre 2, 2009

Parábola de las semillas de sésamo

“Una joven y afligida madre, lamentando la muerte de su bebé, busca consejo en Buda.  La mujer explica a Buda su insoportable pesar y su incapacidad para reponerse a esa devastadora pérdida.  Buda le pide que llame a todas las puertas del pueblo y pida una semilla de sésamo en cada casa en la que no se haya conocido la muerte.  Después, deberá traérselas a él.  Ella, obediente, va de puerta en puerta y, mientras sale con las manos vacías de cada una de las casas, comprende que no hay ningún hogar que no haya sido azotado por la muerte.  La mujer regresa donde Buda sin semilla alguna, y Buda le dice lo que ella ya ha comprendido: que no está sola. 

La muerte es algo que alcanza a todos, a cada familia.  Es sólo una cuestión de tiempo. Lo que es inevitable, le dice el maestro, no debe lamentarse en exceso.”

Parábola de la taza de té vacía

“Otra parábola budista nos enseña a afrontar la muerte con ecuanimidad. 

Un monje tenía siempre una taza de té al lado de su cama.  Por la noche, antes de acostarse, la ponía boca abajo y, por la mañana, le daba la vuelta.  Cuando un novicio le preguntó perplejo acerca de esa costumbre, el monje explicó que cada noche vaciaba simbólicamente la taza de la vida, como signo de aceptación de su propia mortalidad.  El ritual le recordaba que aquel día había hecho cuanto debía y que, por tanto, estaba preparado en el caso de que le sorprendiera la muerte.  Y cada mañana ponía la taza boca arriba para aceptar el obsequio de un nuevo día. 

El monje vivía la vida día a día, reconociendo cada amanecer que constituía un regalo maravilloso, pero también estaba preparado para abandonar esté mundo al final de cada jornada.”

PD:  Después de un primer instante de admiración ante estas dos bellas parábolas, no me es posible pasar por alto lo trabajoso de cada duelo por nuestros seres queridos.  Y lo dificultoso de pensar en la propia muerte, notable, por ejemplo, en que, cuando ocurre, muchos son los que no dejan documentación legal correctamente firmada, a fin de evitar disgustos a sus herederos. Al contrario, algunos dejan las cosas tan embrolladas que pareciera hubieran querido causar daño o disputas entre sus allegados… En fin, que no pudieran irse en paz… ¿Quién no conoce historias así?  Saludos! Acuarela

Definición de “parábola”

enero 24, 2007

Hola! No encuentro `parábolas´ en la Web… A la Wikipedia también le falta material. Aquí les dejo lo que ellos llaman `miniesbozo` y su pedido de colaboración:

“Parábola (literatura)
Para otros usos de este término, véase parábola.

La voz parábola (el latín parabŏla, y este del griego παραβολή) designa una forma literaria consistente en un relato figurado del cual, por analogía o semejanza, se deriva una enseñanza relativa a un tema que no es el explícito. La parábola tiene un fin didáctico y podemos encontrar un ejemplo de ella en los evangelios cristianos, donde Jesús narra muchas parábolas como enseñanzas al pueblo.

Este artículo es un miniesbozo sobre literatura en el que falta información esencial. Ayudarás a mejorar Wikipedia ampliándolo. Puedes apoyarte en las wikipedias en otras lenguas.”

PD: Si alguno quiere compartir alguna bella parábola, puede dejarla aquí como Comentario… Vean más abajo “La parábola del sembrador” Saludos!

Post relacionado: La Parábola y la Verdad…

La Parábola y la Verdad…

agosto 28, 2006

Hola! Al siguiente relato lo extraje de una bonita Presentación PPS que me llegó…

“Los discípulos de un rabino, famoso por ser erudito y fino, le pregutaron por qué acostumbraba a esclarecer la Verdad contando una historia.

Él respondió: – Todo esto puedo explicarlo contando una parábola sobre la propia Parábola.

“Un día, la Verdad andaba visitando a los hombres sin ropa y sin adornos, tan desnuda como su nombre. Y todos los que la veían, le daban la espalda, de miedo o de vergüenza y nadie le daba la bienvenida. Así la Verdad recorría los confines de la Tierra, despreciada y apartada.

Una tarde, muy desconsolada y triste, la Verdad encontró la Parábola, que paseaba alegremente, con una ropa muy bella y colorida.

- Verdad, por qué estás tan abatida? -le preguntó la Parábola.
Porque soy tan vieja y fea que los hombres me evitan -replicó la Verdad.
Qué disparate! -dijo la Parábola, riendo. No es por eso que los hombres te evitan. Toma, ponte una de mis ropas y fíjate lo que pasa…

Entonces, la Verdad se puso una de las lindas prendas de la Parábola. Y, de repente, en todos los lugares por donde pasaba, era bienvenida !

El rabino sonrió y concluyó:

-Pues la verdad es que a los hombres no les gusta encarar a la Verdad desnuda… Ellos prefieren disfrazarla.”

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 880 seguidores

%d personas les gusta esto: