Archive for the ‘Alimentación’ Category

FAO: Aprender de los pueblos indígenas

octubre 16, 2014

Octubre 16, Día Mundial de la Alimentación. 

“Los pueblos indígenas pueden ayudar a erradicar el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición en América Latina y el Caribe, asegura la FAO.

Fao-hambre

Los sistemas agroalimentarios desarrollados por estos pueblos durante siglos, sus dietas tradicionales y sistemas de producción y gestión sostenible de los recursos naturales son un patrimonio inestimable del que se pueden extraer grandes lecciones http://bit.ly/15mzkOz “

Predicciones: ¿Cómo será la sociedad occidental en 2030?

mayo 27, 2014

Si tienen tiempo para leer…

“Pronósticos improbables, pero interesantes.

¿Cómo será el mundo dentro de dos décadas? Dos expertos ofrecen su visión. El pronóstico no tiene por qué cumplirse, pero vamos a imaginar, por unos instantes, cómo será nuestra vida. ¡Bienvenidos al 2030!

Piergiorgio M. Sandri / Mayte Rius / Periodistas*

1. Familia: La mujer será el eje de la familia

PrediccionesHablar de familia como núcleo homogéneo será cada vez más difícil. Según Jean-Claude Kauffman, “lo que estará en el corazón del modelo familiar será el individuo. De hecho, el número de solteros no deja de aumentar desde hace medio siglo”, recuerda. En cuanto a las relaciones de pareja, también se fundamentarán, de alguna manera, en este concepto: los cónyuges vivirán juntos, pero ninguno estará dispuesto a renunciar a su autonomía. Con todo, Kauffman cree que la gente seguirá queriendo compartir su vida con alguien. “Es contradictorio, pero junto a este impulso de libertad, al mismo tiempo se aspirará a tener a cierta estabilidad y a contar con un apoyo psicológico, aunque no para toda la vida. La regla de oro de la pareja será la confianza y el reconocimiento mutuo. Este será el nuevo contrato. Más allá de visiones muy idealizadas o románticas, la convivencia y el matrimonio se concebirán como un lugar de caricias y de consuelo ante las dificultades de la vida”. Este sociólogo francés, autor de libros de gran éxito como Irritaciones o La primera mañana (Ed. Gedisa), opina que no habrá más divorcios.”Han tocado techo. La gente ahora se casa más tarde, en coincidencia con un aumento de la esperanza de vida”. En su opinión, la relación de pareja será el anillo débil de la familia. “En cambio, el anillo más fuerte será la relación mujer-hijo. La mujer será el eje central del hogar, la locomotora. El hombre, un mero vagón. La sociedad será más matriarcal“.

2. Informática y tecnología: “Conectados a todas horas”

Dentro de 20 años Internet formará parte de nuestra vida y de nuestro paisaje, gracias a una conectividad permanente. “La palabra que resumirá todo será mobiquity: movilidad y ubicuidad. Estaremos siempre en movimiento y siempre en línea, entre nosotros y con lugares y objetos. Y cada objeto tendrá una forma de inteligencia”, asegura Francis Pisani, uno de los máximos expertos de tecnología. Por ejemplo, el móvil entenderá a través de su GPS que entramos en un concierto y se apagará solo. Los dispositivos nos comunicarán información y recibiremos mensajes constantemente. “La clave será que todo el mundo pueda participar y aprovecharse de ello, lo que supone un desafío para la educación y la formación. En el futuro, la cuestión será la calidad y el uso de la conexión, no la conexión en sí”. Pero aparte del riesgo de generar una clase de excluidos de esta revolución digital, queda mucha incógnita sobre qué va a hacer el consumidor con esta tecnología y el uso social que se le va a dar. “Pocos imaginaban que Twitter fomentaría la llamada comunicación horizontal. Creo que aumentará la influencia de aquellos movimientos formados por personas que ni siquiera se conocen directamente, como asociaciones de consumidores o redes sociales. La última campaña electoral de Estados Unidos ya ha demostrado la importancia de este colectivo”. Para Pisani, “el saber, que era monopolio de unos pocos, desde maestros hasta medios de comunicación, pasará a ser compartido y difundido con gente local o expertos de la materia”. Con toda probabilidad, los internautas seguirán produciendo cada vez más contenidos y lucharán para que siga aumentando la calidad. “Hay que advertir que esta evolución puede no ser lineal. Existen amenazas sobre la interoperabilidad de los distintos sistemas informáticos y la propiedad de las redes. Con toda seguridad aparecerán nuevas problemáticas sociales y culturales”.

3. Formas de trabajar: “Movilidad y flexibilidad” 

En 20 años, las formas de trabajar cambiarán radicalmente. Según el profesor del Iese José Ramón Pin, “el sistema económico se basará en tres ejes. El primero será la fábrica industrial clásica, que producirá los instrumentos de nuestra vida diaria. Aquí se mantendrán las costumbres del siglo XX: horarios fijos, contratación de plantilla, lugar de trabajo. Pero dentro de 20 años esta rama tendrá menor importancia y menos efectivos, debido a la fuerte automatización de los procesos.

El segundo será la economía del conocimiento. Será el eje dominante, donde se podrán alcanzar remuneraciones más altas. Los horarios serán totalmente flexibles y serán esencialmente llevadas a cabo por autónomos o free lance. El concepto de oficina desaparecerá y será una estructura residual para aquellas tareas burocráticas. Este colectivo trabajará un poco en casa y el resto en el lugar dónde tendrá lugar el proyecto. Se premiará la flexibilidad y la adaptabilidad. La retribución pasará a ser totalmente variable.

La tercera rama de la economía será la de las relaciones personales: el cuidado de la tercera edad, la salud, la educación. Aquí, gran parte de la remuneración será fija y una parte variable. El lugar será el de la persona objeto del cuidado: donde reside el enfermo, el mayor o los niños. En este sector, la inteligencia emocional será muy valorada”. Según Pin, “en 20 años tendrán éxito las personas que sepan aportar capital intelectual a su profesión”: los emprendedores, los artistas, los inventores, los creativos, mientras que el simple trabajo administrativo estará condenado al declive. Pin destaca otra novedad relevante: la incorporación de la mujer al mundo laboral gracias también a que se exigirá menor carga física. “Vamos hacia la feminización de la sociedad. Y esto hará que el trabajo no será la prioridad, sino que se valorará más la calidad de vida y las relaciones personales. Porque ellas, más que nadie, saben que el hombre es un ser humano que se relaciona”.

4. Salud y sanidad. “Tratamientos personalizados y no invasivos”

Tendremos buena salud y sobre todo sabremos tratar nuestras dolencias mejor. El catedrático Miquel Vilardell cree que las enfermedades genéticas van a disminuir debido a que se avanzará en el estudio del genoma. “Nuestras mutaciones genéticas podrán conocerse. Se podrán prevenir haciendo manipulaciones”, asegura. En cuanto a las enfermedades del entorno relativas al medio ambiente, como las pulmonares, podrán disminuir si tomamos cartas en el asunto de la contaminación (y siempre que un ataque de bioterrorismo no estropee los planes). Las enfermedades relativas a la alimentación disminuirán, porque mejoraremos la calidad microbiológica de los productos vegetales, su conservación, también con la ayuda de los transgénicos. Esto hará que disminuyan también las alergias.

En el frente negativo, “aumentarán las patologías relativas a la globalización. Es decir, que aparecerán nuevas infecciones –como la gripe A– e incluso podrán reaparecer las antiguas. También aumentarán las relativas a la salud mental y las psíquicas, debido al aumento del estrés y de la competitividad. Seremos más depresivos y más hipocondríacos”. Buenas noticias para el cáncer: “Con el cáncer pasará un poco lo que ha pasado con el sida: se podrá tener una calidad de vida aceptable gracias al avance en tratamiento específicos. Se transformarán en enfermedades crónicas”, asegura Vilardell. Avanzará la investigación molecular y no será imprescindible operar. “La cirugía como la hemos conocido cambiará, gracias a la robótica. Será menos invasiva, más precisa, con menos efectos adversos. A través de un pequeño agujero corporal se intervendrá con menos impacto”, dice Vilardell. Gastaremos más en salud, pero viviremos más años y dispondremos de más ingresos para pagar.

5. Educación: “El profesor será un moderador”

Andreas Schleicher es uno de los responsables del conocido informe Pisa sobre la calidad de la educación. “Hace años el profesor tenía el monopolio del conocimiento. Dentro de 20 años no será así. El profesor será un moderador, un guía que orientará los diferentes contenidos que los mismos alumnos habrán encontrado. La enseñanza será cada vez más individualizada”. Schleicher cree que se mantendrá el modelo escuela, profesor, clase, alumno, pero todo será distinto. “Antes te preparaban para convertirte en alguien que haría un trabajo toda la vida. En 20 años, los alumnos saldrán preparados para elegir lo que quieren ser y para ser muchas cosas a la vez“. El entorno escolar cambiará profundamente con la aportación de las nuevas tecnologías. Las aulas serán tecnológicas. Los libros serán digitales. Pero ya no habrá el mismo libro para todos, sino que los profesores ofrecerán a los alumnos una batería de fuentes con las que informarse”, afirma.

La escuela se convertirá en un ámbito de formación y aprendizaje: “El colegio tendrá competidores: la familia, los amigos, pero también la web y las redes sociales”, según este experto. En cuanto a los problemas de autoridad, Schleicher es optimista. “No es verdad que habrá más problemas de disciplina. Si la enseñanza va a estar centrada cada vez más en el individuo, todas las personas se sentirán más motivadas. Para ello, el profesor tendrá que tener más libertad y la posibilidad de aplicar pedagogías distintas. Sólo así será capaz de sacar lo mejor de sus alumnos”.

Habrá más inmigrantes, pero esto no supondrá problemas si la enseñanza es capaz de adaptarse a las exigencias de cada persona. “Antes la escuela era el único lugar donde encontrar un libro. Ahora un libro solo no va a bastar. Ahora los chicos son del siglo XXI, pero los profesores son del XX y las escuelas, del XIX. El sistema está obligado a cambiar”, concluye.

6. Ocio y tiempo libre: “Llegará la era del ocio digital”

En el siglo XX se relacionaba el ocio con el tiempo libre. Pero en el siglo XXI se va a desvincular totalmente del tiempo. “El ocio ha pasado a ocupar el espacio que antiguamente ocupaban las ideologías y la práctica religiosa”, dice Manuel Cuenca, director del Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto. En su opinión, las personas no querrán reducir el ocio a un espacio apartado y reservado de la jornada, sino que lo repartirán en píldoras distribuidas en varios momentos del día. De hecho, es algo que ya hacemos cuando viajamos en el metro y leemos el periódico al mismo tiempo. Esto irá a más. Los niños ya miran películas en el coche; ya hay pequeñas burbujas de ocio en la vida laboral, como chatear desde el ordenador de la oficina. De alguna manera, tendremos en el futuro menos tiempo libre, pero esto no será un problema para el ocio, porque gracias a la evolución tecnológica, lo incrustaremos. “El tiempo digital será diferente del tiempo real. Se podrán disfrutar cosas de noche y de día y compartirlas en la web. Todo se vivirá como si fuera presente”, sostiene Cuenca.

A nivel cualitativo, se experimentarán cambios. “Todo estará menos centrado en el producto y más en la experiencia, lo que supone también una organización y preparación previa (del viaje o de la actividad)”. Por mucho que se disparen los precios, la gente seguirá viajando, porque lo tiene totalmente asumido en su estilo de vida.

En cuanto al cine, el teatro o los conciertos, esta oferta seguirá existiendo como residuo de ocio de masas para compartir. “Habrá una mayor conexión entre la audiencia y la programación, la trama y los temas, que podrán elegirse a la carta”. Último apunte: el ocio no tendrá edad. “Los que entrarán en la tercera edad en el 2030 estarán más en forma y disfrutarán de las posibilidades de ocio que en la actualidad tienen las personas de 40 años”. El ocio total.

7. Ciudades y urbanismo: “Las ciudades expulsarán el automóvil”

“El elevado impacto actual de la movilidad privada en el cambio climático y en el medio ambiente habrá convencido a los ciudadanos y a las administraciones de la necesidad del cambio en la movilidad”, asegura Antonio Font, catedrático de Urbanismo de la UPC. “Habrán debido disminuir significativamente los desplazamientos en automóvil en las ciudades, para ser sustituidos por eficientes sistemas de transporte de alta capacidad (cercanías, metro, tranvía, etcétera.). El automóvil deberá ser utilizado en todo caso fuera de las ciudades, donde existirán unos aparcamientos disuasorios exteriores, bien ligados a las líneas de transporte colectivo. Ambas modalidades utilizarán energías limpias (electricidad, hidrógeno, etcétera.) menos contaminantes. Por el interior de la ciudad, el transporte público, los peatones, las bicicletas y otros vehículos de transporte individual serán la cara visible de una movilidad más amable, que reclamará la existencia de espacios adaptados para su desarrollo (carriles bici, paseos y boulevards, etcétera)”.

Asimismo, indica Font, “los parques y jardines urbanos formarán parte de un sistema de espacios abiertos, en los que la recuperación de la producción agrícola y la explotación forestal será compatible con las actividades de ocio y esparcimiento ciudadano, garantizando un equilibrio entre los asentamientos urbanos”. En cuanto a los arquitectos estrella que han protagonizado el urbanismo en las últimas décadas, Font cree que “seguramente ya se habrá superado la epidemia municipal de confiar la modernización y mejora del paisaje urbano sólo a la aparición de edificios de arquitectos del star-system, cambiando el orden de prioridades en las intervenciones, anteponiendo la rehabilitación urbana a los nuevos crecimientos y planteando la vivienda y los servicios como tema central”.

8. Márketing y consumo: “Descuento a toda costa”

Fruto de las tendencias demográficas, aumentará el peso de los séniors, de los inmigrantes y de los ciudadanos que viven solos. “Todas estas categorías tienen algo en común: tienen rentas menores, consumen menos, tienen más tiempo, necesitan comprar en proximidad y están solicitados por muchas otras cosas. En resumen: necesitan el canal del descuento”, sostiene el profesor del Iese José Luis Nueno. La edad de lo barato o de lowcost, en su opinión, se extenderá a muchos ámbitos. Gracias al boca-oreja y las redes sociales, el consumidor tendrá mucha más información y poder.

También cambiará la composición de la cesta de la compra. “Después del alimento y del vestido necesitaremos cirugía plástica, conexión a Internet, cursos de relajación, tutores para niños, cursos de idiomas, televisión de pago….”.

9. Demografía: “La era de la diversidad étnica”

No. Las ciudades occidentales no se van a colapsar bajo una ola incontrolada de inmigrantes. “No creo que las migraciones vayan a aumentar de forma destacable. Sí lo harán en términos absolutos, pero no en los relativos. No es probable que este porcentaje supere el 3% del total de la población mundial”, afirma Joaquín Arango, catedrático de la Universidad Complutense experto en migraciones. “Y esto ocurrirá por dos motivos: primero, los países receptores del primer mundo endurecerán sus políticas de control. Segundo, es de esperar que el nivel de vida en los países emisores mejore, con lo que la gente optará por quedarse”.

En todos los países, y en particular en los occidentales, el aumento de los matrimonios mixtos producirá sus frutos. “Va a aumentar la diversidad humana, en el sentido de que tendrá lugar una mezcla de etnias y de culturas que puede llegar hasta el 30% del total. No porque aumente la inmigración, sino porque la que ya ha habido (entre reagrupamientos y la irregular) empezará a reproducirse. De la primera generación de inmigrantes en algunos países se pasará a la segunda”, sostiene Arango. “Esta segunda generación estará mas integrada en términos de lengua y cultura, pero al mismo tiempo habrá mas tensiones sociales porque sus expectativas, ante el trabajo precario, podrán quedar frustradas”, advierte.

El escenario en Europa será una incógnita. “Será interesante saber dónde se encontrarán sus fronteras. Tal vez Georgia, Armenia, Cáucaso, con lo que la diversidad étnica irá aumentando”.

Viviremos más años. La esperanza de vida aumentará hasta los 85-86 años. En Europa la natalidad repuntará, aunque no alcanzará la tasa de reemplazo. En EE.UU. se mantendrá una sociedad joven. España superará los 50 millones de habitantes, pero ya no habrá la ola inmigratoria de la última década.”

*Fuente La Vanguardia, España
Leído en: “Revista El Arca Digital”

Medicina moderna (famacéutica, alópata, homeópata, alternativas y otras versiones): algunos engaños

abril 7, 2014

Abril, mes de la salud.

De link en link…

7 hechos a considerar sobre la medicina moderna:

“…

#1: El 90 por ciento de todas las enfermedades (cáncer, diabetes, depresión, enfermedades del corazón, etc.) son fácilmente prevenibles a través de la dieta, la alimentación, la luz solar y el ejercicio. Ninguna de estas soluciones son promovidas nunca porque no generan ningún dinero.

#2: Casi todo el consumo de productos farmacéuticos de hoy es un resultado directo de la comercialización al público y sobornan clandestinamente a los médicos para que escriban más prescripciones. Existe muy poco consumo de medicamentos basado en el mérito científico.

#3: No hay productos farmacéuticos que en realidad curen o resuelvan las causas subyacentes de la enfermedad. Incluso los “exitosos” medicamentos sólo controlan los síntomas, generalmente a expensas de interferir con otras funciones fisiológicas que provocan efectos secundarios en el proceso. No hay ninguna cosa tal como un medicamento sin efectos secundarios.

#4: No existe ningún incentivo financiero para nadie en el sistema médico actual (compañías farmacéuticas, hospitales, médicos, etc.) para hacer que realmente las personas estén bien. Los beneficios se encuentran en la continua enfermedad, no el bienestar o la prevención.

#5: Prácticamente todos los programas de “prevención” que vemos hoy en día (como las mamografías gratuitas u otros programas de detección) son poco más que planes hábilmente disfrazados de reclutamiento de pacientes. Utilizan detección gratuitas para asustar a la gente para aceptar tratamientos costosos y a menudo innecesarios que enriquecen a las compañías farmacéuticas. Las mamografía de cáncer de mama es una completa estafa: las máquinas realmente causan cáncer!

#6: Los médicos no saben casi nada acerca de nutrición y todavía no les enseñan nutrición en las escuelas de medicina. Esperar que un médico te enseñe acerca de cómo prevenir la enfermedad es algo parecido a esperando que un mecánico de automóviles te muestre cómo realizar una cirugía cerebral. Aunque hay algunas excepciones (médicos que ellos mismos han aprendido nutrición), la mayoría de los médicos siguen siendo analfabetos nutricionalmente ya que no tienen ninguna familiaridad con los medicamentos basados en plantas naturales encontrados en las frutas y verduras.

#7: Nadie tiene ningún interés en tu salud excepto tu mismo. Ninguna corporación, ningún médico y ningún gobierno tiene algún deseo de que estes realmente bien. De hecho ellos te mantienen enfermo para que les seas más fácil de controlar y explotar económicamente.

Los individuos sanos y conscientes son percibidos como una amenaza a las instituciones tiránicas de los poderes facticos, y han descubierto que la mejor manera de mantener a una nación controlada y sometida es medicarla en todo y mantener al pueblo en un estado constante de niebla cerebral con fluoruro y diversos químicos. Los únicos individuos que son sanos, conscientes, de pensamiento crítico son los que están 100% libres de productos farmacéuticos y de alimentos procesados (y no ven nada de televisión). …”

Leído en: PeriodismoAlternativo  Blog Conspiraciones  
Fuente: Natural News – The hoax of modern medicine: Seven facts you need to know.

Relacionados: todos los de la categoría Salud

Día Mundial de la Alimentación: La trayectoria de un plato de comida

octubre 9, 2013

Octubre, 16

El alimento no debería ser usado como herramienta política para el dominio de los pueblos…

Lecturas…

De: Cuando el alimento es soberanía (via Revista El Arca)

Por: Andrew Graham-Yooll*, un reportaje a Miryam Gorban**, en su libro “Pequeñas Guerras Británicas en América Latina”

“…Poco pensamos en la compleja política que recorre la trayectoria de un plato de comida… la alimentación tiene una historia…

La soberanía alimentaria está estrechamente vinculada con la soberanía económica, y con la soberanía política…

La seguridad, e importa la definición, está en la capacidad de cada país de determinar qué, cómo y cuánto produce para resolver en primerísimo lugar la alimentación de su propia población con equidad. Luego el excedente se comercializa o se exporta. Requiere planificación. …

No por casualidad decimos que todos los países productores de alimentos, de energía y de agua estamos en la mira…

(antes de 1996) las organizaciones internacionales, la FAO en especial, entendían como seguridad la calidad e inocuidad de los alimentos…

…hasta que Amartya Sen (India, 1933; Premio Nobel de Economía 1998) planteó que el hambre depende no de la producción de alimentos sino del precio justo de los alimentos, del pleno empleo y de los salarios dignos…

Hoy en día, el tema seguridad está asociado al origen y al procesamiento que hacen a la calidad comercial de los alimentos… los rótulos que informan sobre niveles nutricionales y que encarecen los productos…

Es natural… que la soberanía alimentaria esté vinculada al tema de la propiedad de la tierra…

A nivel internacional, si uno busca en los anales de la FAO hoy, verá que la preocupación se concentra en la enajenación de las tierras de un país por otro, especialmente entre las corporaciones que miran a ciertos países únicamente como proveedores de materia prima alimentaria…

…los capitales que salen del fracaso… ahora están mirando el gran negocio de los alimentos…

…el alimento no puede ser usado como herramienta política para el dominio de los pueblos. Esto también es soberanía. …

El alimento no es una mercancia… No se puede, no se debe, cotizar en Bolsa, hoy se cotiza en bolsa y se especula con los alimentos…

El tema de los Commodities, la preocupación por dónde invertir a futuro… gente como la Goldman Sachs designan 14 items en donde invertir en forma estratégica, la lista incluye minerales, agua y alimentos…

La globalización tiene matices nuevos, pero como ambición de poder está desde siempre…

(Finalmente, Graham-Yooll pregunta a Miryam Gorban)

-¿Cuáles son los principales problemas alimentarios de Argentina?

-La concentración de la economía referida a las grandes empresas que manejan la producción, la comercialización, el transporte y la exportación de alimentos, empresas que son transnacionales; la concentración y extranjerización de la tierra, el aumento en la producción de agrocombustibles, y la responsabilidad de estos determinantes en la inflación.

El alimento es utilizado como mercancía, se cotiza en bolsa, se compran las cosechas “a futuro”, se arriendan los campos para producir en función de las mayores ganancias, se desarrolla el monocultivo basado en una “agricultura sin agricultores”.

Revertir esta situación presupone todo un desafío y la búsqueda de un modelo alternativo que garantice precios justos, economía social y consumo responsable.”

Leido en: RevistaElArca/66

Autor: *Andrew Graham-Yooll, periodista, nació en Buenos Aires (1944), hijo de padre escosés y madre inglesa.

** Miryam Gorban, licenciada en nutrición, estudiosa de la historia y la práctica de su tema.

 

Otra nota relacionada: Los Juegos del Hambre, por Mariano Kairuz  (acerca del libro Malcomidos, de Soledad Barruti)

Libro-malcomidos“…Malcomidos arranca como una crónica periodística, que lleva a su autora en un recorrido por granjas industriales del interior de Argentina, para ver en persona cómo son esos sistema de galpones iluminados artificialmente en que se apiñan los pollos –devenidos un poco en pollos-zombies con sus picos recortados para que no se lastimen entre ellos, con los ojos enrojecidos, tambaleantes– o jaulas diminutas donde las gallinas viven una sobre la otra para producir huevos a un costo mínimo y velocidad máxima.

Y a medida que avanza, va trazando el mapa de la versión local de una tendencia global a la sobreproducción de alimentos industriales.

De los pollos y los huevos a la soja que se extiende ilimitada, explicando por qué en el país de la carne ya no se puede comer un corte vacuno de calidad, a cómo la aplicación irresponsable y descontrolada de agrotóxicos nos llega en dosis desconocidas, pero constantes a través de las frutas y verduras que consumimos (y de la carne de animales alimentados con granos invariablemente fumigados); haciendo escala en el contundente caso del “cultivo” industrial del salmón, e investigando qué papel juega el creciente robo de caballos en el país.

Mientras visita campos y granjas, entrevistando a productores, a científicos y a víctimas de los efectos más directos del envenenamiento progresivo de la naturaleza, Barruti va también rastreando la compleja red que sostiene este sistema, en el que confluyen casi todas las grandes polémicas del mundo contemporáneo: la discusión sobre un planeta con cada vez más pobres y hambrientos (mientras todo presuntamente se hace para paliar el hambre mundial), la experimentación genética, el avance implacable de las grandes corporaciones (alimentarias, químicas, farmacéuticas) dispuestas a hacer cualquier cosa para maximizar ganancias, y la aparente impotencia de los Estados provinciales y nacionales, que no pueden contra ellas (o directamente se les asocian en este esquema de producción), el avance de los monocultivos y la consecuente destrucción del medio ambiente, la crueldad con los animales y el empeoramiento progresivo de la salud de la población mundial…”

Leído en: Pagina12/SuplementoRadarLibros/LosJuegosDelHambre 

Posts relacionados:
Declaración Mundial sobre Alimentación   
Reserva Nacional de Granos 
Las cooperativas agrícolas alimentan al mundo 
La comida como herramienta político-espiritual 
La revolución de una brizna de paja. Masanobu Fukuoka

Once principios: Evitar el mal gusto. Satish Kumar

junio 13, 2013

Continuación:

“7. EVITAR EL MAL GUSTO (Aswada). En el caso de la comida, significa no comer alimentos malsanos. Es decir, comida basura, comida rápida, comida procesada, comida importada y demasiada comida. Somos lo que comemos. Con buena comida, el cuerpo y la mente funcionan bien. La mala comida contribuye a tener crisis mentales, ansiedad y una mala salud. Una buena vida no puede construirse desde una mala dieta.

La comida debería ser agradable para los ojos, agradable para la nariz, agradable para la lengua, pero, sobre todo, debería nutrir el cuerpo y el alma.

La comida es sagrada. Es un regalo de la naturaleza, y deberíamos tomarla en su forma natural en la mayor medida de lo posible. Hacer política o negocio con la comida es un insulto a nuestro sentido común. Manipular la comida mediante la ingeniería genética y la creación de patentes es una muestra del deseo de dominar los procesos naturales. Patentar la comida es un robo. Con razón se le llama biopiratería. Las naciones dominantes y las grandes corporaciones han creado leyes y reglas para satisfacer sus propósitos en nombre de la nutrición.

La ciencia india clasifica la comida en tres tipos: satvik, rajsik y tamsik. La comida satvik va asociada a la auténtica comida. Es simple, natural, local y de temporada. Pertenecen a esta categoría las frutas, los vegetales, los cereales, las legumbres, los frutos secos y las hierbas. Los nutricionistas indios y doctores “Ayurvedic” consideran que la cocina de la más alta calidad consiste en saborear el gusto natural, el sabor original de la comida con el mínimo de interferencias y procesamientos. Aquellos que se alimentan de comida satvik no necesitan medicinas. Es la dieta de los dioses y los ángeles, de los sabios y los sadhus, de las madres y sus bebés. Agua natural de primavera; leche y yogur frescos sin tratar; arroz puro hervido; patatas cocinadas con su piel; alubias y guisantes; ensaladas de todo tipo; tomillo, romero, salvia, cardamomo, comino, azafrán, albahaca, cilantro, cebollino y otras hierbas; y mangos, manzanas, plátanos y cualquier fruta local son alimentos satvik.

No sólo se trata de lo que comes sino también de cómo lo comes. Cuidar su preparación, compartiéndola y celebrándola, sin prisas, relajadamente, en un ambiente de convivencia contribuye a que la comida sea satvik. Preparar y comer alimentos satvik es una práctica espiritual.

La comida rajsik está asociada al rey Raja. Muy condimentada, estimulante, excitante, generosa y elaborada. Cebollas, ajos, chili, especias, pepinos, quesos curados, sal, azúcar, conservas, bebidas alcohólicas, té, café, chocolate, helado, comida importada y comida congelada fuera de temporada pertenecen a esta categoría. La comida rajsik es promovida por soldados, comerciantes y personas que anteponen el sabor a la nutrición, el placer a la satisfacción y el diseño al deleite.

La comida tamsik va asociada a las fuerzas malévolas que provocan letargo, depresión, enfado, crueldad e intoxicación. Es artificial, violenta y adictiva. Alcoholes fuertes, drogas duras, tabaco, carne, comida pasada, demasiado hecha o quemada y comida robada pertenecen a esta categoría. Comer demasiado también es tamsik.

Algunos lectores pueden oponerse a que la carne se incluya en esta clase, pero los métodos modernos que se utilizan para criar animales en las granjas y matarlos mecánicamente en enormes mataderos implica muchísimo dolor y sufrimiento para ellos. La producción de carne a esta escala también precisa de grandes cantidades de tierras, provocando la extinción de la vida salvaje. En países donde sus gentes sufren malnutrición y viven bajo el límite de la pobreza se siembran enormes cantidades de grano para exportarlas y alimentar a los animales de los países ricos e industrializados a muy bajo coste. Además, los bosques vírgenes están siendo talados para construir granjas y criar ganado de forma que los que comen carne puedan comprar hamburguesas baratas. Todo eso, ¿en beneficio de qué? Comer carne provoca infartos, cáncer y otras enfermedades. Y luego se gastan miles de millones de dólares en el cuidado de la salud. Las propias medicinas son el resultado de crueles experimentos con animales.

Un futuro ecológicamente equilibrado, que respete el medio ambiente y económicamente sostenible debe ser, sin duda, vegetariano. Y los alimentos deben producirse con métodos orgánicos. En el futuro tendremos que volver a la agricultura a pequeña escala, en la que habrá más gente trabajando la tierra y se cultivará el suelo con herramientas más simples. Trabajar en una granja será más parecido a la jardinería que a un negocio de agricultura. Envenenar la tierra con cantidades masivas de abonos químicos para obtener ganancias a corto plazo es en sí mismo un acto tamsik contra la ética de la buena comida. Los métodos basados en permacultura, agricultura biodinámica, granjas forestales y agricultura natural están en sintonía con la comida satvik.

El punto esencial de la buena alimentación es practicar la moderación en cualquier circunstancia.

Las categorías de satvik, rajsik y tamsik no son conceptos “herméticos”. Proporcionan un punto de referencia de forma que podamos pasar progresivamente de tamsik a rajsik y a satvik en todo lo posible. Son unos indicadores muy útiles para situar nuestras prioridades. Un estado satvik es una aspiración, más que una regla.

Estas tres cualidades también pueden aplicarse a otras esferas de la vida.

Por ejemplo, películas inspiradoras, poéticas, educativas y no violentas pertenecen a la categoría satvik; las películas románticas, entretenidas y de alto presupuesto son rajsik; las películas violentas, pornográficas o deprimentes son tamsik.

De forma similar, un hogar simple, bonito, del tamaño adecuado y construido con materiales naturales y locales es satvik. Las casas opulentas, caras, exhibicionistas, lujosas y llamativas son rajsik. Los edificios altos, de alta tecnología, las casas construidas con plástico, amianto y otros materiales artificiales son tamsik. Las castillos construidos para dominar el paisaje y el pueblo son tamsik.

Estas cualidades pueden aplicarse a ciudades, transporte, vestido, deporte y otras áreas de la vida. En cada caso, al meditar sobre las tres cualidades uno se encamina hacia la práctica del buen gusto.”

De: Satish Kumar. Vía: GeoMente
(Continuará)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 904 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: