Pensando. Emilce Muñoz

agosto 20, 2017

Leyendo poemas

Cuando sola y triste mi alma se siente
Mirando el vacio, tratando de hallar,
Algo que distraiga la mente aturdida
Con esos recuerdos que no se van más.

Que deseos locos de vagar sin rumbo
Agolpan mi sangre, y siento estallar!
Y quiero ser luna, y quiero ser viento
Siempre fugitiva, sin parar jamas

Se cruzan palomas, las quiero imitar
Quisiera seguirlas, con ellas volar.
No importa hacia donde ni a que lugar
Volar simplemente, sin parar jamás.

Entonces me hundo en falsas quimeras
Y es un dulce ensueño lo que era pensar,
Y siento ser barca, que no busca a nadie
Que va muy ligero sin parar jamás.

Y de pronto, mi ensueño fantasioso
Se diluye, y no sabe continuar,
Y me encuentro muy sola, divagando,
Mirando el vacío y… nada más.

Emilce Muñoz, argentina.  
Leído en el blog de la poeta:
http://emilcemunioz.blogspot.com/2017/08/pensando-naderias-sueltos_18.html

Más versos de la autora:   Arrebato   Caparazón   El Amor   Dolor

Momento de decisión: Regla 40-70

agosto 17, 2017

Acerca del momento adecuado

“… si el líder cree que tiene menos del 40% de probabilidades de tomar la decisión correcta con la cantidad de información con la que cuenta en un momento dado, debe seguir buscando más información.

Pero ¿cuánta más información debe buscar?

Si un líder militar decidiera esperar hasta contar con suficiente información para asegurarse un grado mayor al 70% de seguridad de poder tomar la decisión correcta, normalmente tomará una decisión equivocada, ya que esa decisión habrá sido tomada demasiado tarde y las condiciones del “campo de batalla” ya habrán cambiado.

Lo mismo se aplica a las decisiones de negocios. Cuando un líder insiste en estudiar un problema hasta contar con la suficiente información para estar “absolutamente seguro de poder tomar la decisión correcta”, está aumentando la probabilidad de tomar una mala decisión. La decisión puede no ser mala en términos intelectuales, pero sí en cuanto a su aplicación práctica en un contexto competitivo de negocios. …

Asimismo, la espera por encontrar “el momento” adecuado para la toma de la decisión correcta, puede hacernos perder una efímera y maravillosa oportunidad que ofrece el mercado, y que terminará siendo aprovechada por algún competidor más rápido que nosotros.

Entonces, ¿cuál es la solución?

(Collin) Powell sugiere que cuando la información se encuentra en el rango de 40% a 70% usted debe seguir lo que dictan sus tripas. Por supuesto que usted necesita datos precisos. Por supuesto que usted necesita planear meticulosamente todos sus posibles movimientos y a la vez chequear sus implicaciones. Por supuesto que usted necesita hacer un análisis racional.

Usted necesita hacer TODO ESO HASTA el punto en el que considera que ya cuenta con una probabilidad de entre 40% a 70% de tomar una buena decisión. En ese punto usted debe YA tomar una decisión basada en sus instintos, apoyada en su experiencia profesional y conocimiento del mercado.

Obviamente, la regla 40/70 no aplica en el trabajo de personas cuyas actividades requieran de una precisión lo más cercana posible al 100%:  auditores, científicos, ingenieros, neurocirujanos…”

Leído en:  el Boletín de “Ganar Opciones“, y es del libro de Oren Harari “Regla 40-70 de Colin Powell

 

9 preguntas antes de tomar algunas decisiones

agosto 14, 2017

Fragmento…

¿Qué merece mi energía? ¿Cómo decido cuál es para mí? Nueve preguntas que pueden ayudar a decidir si una acción es apropiada o no

“1. ¿Me ganaré la vida con esto? En un mundo material, todos tenemos responsabilidades y compromisos que no podemos ignorar.

2. ¿Puedo aprender de esto? ¿Puedo crecer, como persona, haciendo esto? ¿Adquiriré nuevas habilidades, conocimientos, o formas de ver?

3. ¿Es útil? ¿Quién necesita que yo haga esto y por qué? Tarde o temprano cualquier tipo de actividad nos relaciona con otras personas. Esta acción… ¿me acercará a otras personas de una manera valiosa?

4. Los demás… ¿se benefician? ¿De qué manera? ¡Esta puede ser una consideración “perturbadora” para muchas actividades!

5. ¿Tendré la oportunidad de hacer esto nuevamente? Algunas oportunidades se dan sólo una vez en la vida. ¿Es ésta una de ellas? ¿O sólo lo creo porque tengo un gran deseo de realizar esa tarea?

6. ¿Hago esto porque soy la persona indicada, o porque nadie más quiere hacerlo? ¿Qué pasaría si no lo hiciera? ¿Soy realmente la única persona para este trabajo, o el mismo puede delegarse?

7. ¿Qué dejaré de hacer por hacer esto? ¿Cuál es el trato? ¿Cómo afectará esto mi vida, inmediata y futura? ¿Qué sacrificios tendremos que hacer, tanto yo como las personas cercanas a mí?

8. ¿Estoy siendo chantajeado/a? ¿Es cualquiera de mis actividades, el resultado de un “chantaje emocional”? El “chantaje emocional” puede darse entre dos personas, o incluso dos grupos. Puede declararse abiertamente o ser sumamente sutil, pero sólo funciona cuando ambos están de acuerdo en “jugar el juego”. No debemos aceptar el chantaje emocional de otros, así como tampoco debemos intentar chantajear. A menudo, la sociedad presenta sólo una delgada línea entre los “buenos modales” y “la ventaja” . Depende de nosotros remarcar esa línea y hacerla bien visible, tanto para nosotros como para los demás.

9. ¿Puedo divertirme? Si al fin de cuentas no necesito hacer eso, no tengo que hacerlo y tampoco puedo disfrutar -al menos algún aspecto- de esa actividad, es muy probable que no valga la pena realizarla…”

En: un boletín de marketing y desarrollo personal, El Club de la Efectividad

Archivo blog Acuarela de Palabras/2006

Rechazar una invitación

agosto 10, 2017

La resistencia debería llevarse adelante sin convertirse en funcional al poder que confronta… 

La Noche de la Filosofía (C.A.B.A.), por Ariel Espasa, para Revista La Barraca*.

“Diego Tatián, uno de los más prestigiosos pensadores de nuestro país, respondió con una contundente negativa a la invitación efectuada por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para participar de la “La noche de la filosofía”.

“El pensamiento no puede estar de fiesta mientras la Argentina es entregada al saqueo económico, cultural y moral por el mismo gobierno que invita a la fiesta argumentó en su misiva el mediterráneo.

Es que el evento se anuncia como una “fiesta” de la filosofía.

Ante esta invitación a participar, a Tatián se le presentaban múltiples posibilidades, entre ellas, presentarse y exponer haciendo eje en su posición expresada más arriba, con la posibilidad de debatir o no en diferentes posibles mesas sobre el tema.

Otra de las opciones consistía en no concurrir y explicar por escrito públicamente el por qué de su decisión, cosa que hizo.

Podría haber optado por otras.

Subiéndonos al vagón de cola del prestigioso decano de la UNC podríamos, además de aplaudirlo, permitirnos repensar una vez más sobre las diferentes formas de participación, de divulgación de ideas y en definitiva, en que espacios se debe debatir, en particular cuando se trata de propiciar ideas asociadas a la soberanía popular.

Michel Foucault sostenía que donde hay poder hay resistencia, y que esa resistencia debía llevarse adelante sin convertirse en funcional al poder que confronta, es decir, la resistencia que el poder concentrado necesita para potenciarse. El poder necesita de la resistencia para aglutinar fuerzas y garantizar el control.

Discernir cuando sin buscarlo se puede propiciar la funcionalidad al poder de turno y cuando no, no es una tarea a priori sencilla.

La tentación a intervenir, responder y confrontar no necesariamente es prolífica en el sentido esperado.

Slavoj Zizek afirma que hay momentos para actuar y otras para resistir, y que esta época (haciendo referencia a los movimientos de izquierda) que transitamos está signada por la segunda.

Vivimos tiempos posmodernos (vocablo más que polémico) donde se proclama el fin de la historia, de los grandes relatos, la muerte de Dios, la no verdad y el fin de las utopías, donde la izquierda clásica parece derrumbarse, cuando se decreta el fin de las ideologías, donde todo es estética y el contenido o sentido pierde su valor, con tibios intentos de reformulación utópica que se multiplican en el más claro sentido soteriológico, que podría parecer en algunos aspectos, algo análogo al período helenístico que desembocó en el cristianismo.

Posmarxismo, izquierda lacaniana, posverdad son aún incipientes intentos de tránsito hacia quien sabe donde.

Fredrick Jameson, profundo interprete de la actualidad, digno representante de la izquierda norteamericana, afirma que todo este síndrome nihilista está pergeñado y fogoneado por los centros de poder, de forma tal que sin ideologías, con sociedades masmediatizadas, la “fiesta” es y será de algunos.

El resto no tenemos nada que festejar.

Sin embargo, nosotros hemos sido capaces de crear una versión local, la tan mentada “grieta” de nuestra sociedad. ¿El paroxismo de la funcionalidad?

En cada posible intervención, corremos el riesgo de caer en esa inconsciente complicidad con la oligarquía autóctona, bicentenaria ya, y sus pares multinacionales.

Tácitamente, (y esto corre por mi cuenta) tal vez Tatián, mucho más capacitado para tomar posición, nos esté diciendo que en determinados lugares y en determinados momentos, no hay que debatir, interpretando de alguna manera esta cuestión de un modo cercano al del esloveno.

Aunque también su negativa podría deberse a la gráfica que promociona el evento, donde se muestra a unos personajes barbudos, algunos fumando en pipa, de rasgos platónicos, todos bebiendo y brindando, burda degradación de tan milenaria práctica.

O tal vez porque se desarrolla durante la noche; aquel que pudiera ser productivo a las tres de la madrugada, con varios brindis encima, merecería el mayor de los reconocimientos.”

Leído en:  *La noche de la Filosofía, Revista La Barraca, Jun 6, 2017
http://revistalabarraca.com.ar/la-noche-la-filosofia/

La política habitual

agosto 7, 2017

Me gustó! Lo comparto…

Humor en su tinta

La política habitual.
Rotuladores sobre papel. Textos y algunas tramas con GIMP

Licencia de Creative Commons
La política habitual by M. S. de Frutos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Ver la entrada original

A %d blogueros les gusta esto: