De dónde viene el Padrenuestro…

Buscaba yo variaciones -que las hay- de la más importante plegaria del cristianismo -el Padrenuestro-… y encontré lo que podrían ser los originales en el judaísmo -o sea la fuente judaica. En negrita el texto de Mateo-capítulo 6 y en cursiva el texto original en el judaísmo:

Padre Nuestro,

“Como el padre se compadece de los hijos, así se compadece el Eterno de los que le temen.”
(Tehilim / Salmos 103:13)

que estás en el cielo,

“El Eterno estableció en los cielos Su trono”
(Tehilim / Salmos 103:19)

santificado sea tu Nombre;

“Bendiga todo mi ser Su santo Nombre.”
(Tehilim / Salmos 103:1)

venga a nosotros tu reino;

“Su reino domina sobre todo.”
(Tehilim / Salmos 103:19)

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

“El Eterno estableció en los cielos Su trono, y Su reino domina sobre todo.”
(Tehilim / Salmos 103:19)

Danos hoy nuestro pan de cada día;

“Él sacia con bien tus anhelos”
(Tehilim / Salmos 103:5)

perdona nuestras ofensas

“Él perdona todas tus iniquidades”
(Tehilim / Salmos 103:3)

como nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

“No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.”
(Tehilim / Salmos 103:10)

no nos dejes caer en la tentación,

“Él rescata del hoyo tu vida”
(Tehilim / Salmos 103:4)

y líbranos del mal.

“¡Libra, oh Eterno, mi vida!”
(Tehilim / Salmos 116:4)

Lic. Prof. Yehuda Ribco

Leído en: SerJudio

Relacionados:

Parafrasis-del-padrenuestro-francisco-de-asis/

Padrenuestro-ecologico/

Abajo, en los comentarios más variaciones o reflexiones…

Autor: AcuarelaDePalabras

Lecturas entre amigos...

12 comentarios en “De dónde viene el Padrenuestro…”

  1. Es mejor decirlo con los Salmos, hay mas reflexion, por que la mayoria de los cristianos lo dicen en cada misa o ceremonia que hacen, y al final hacen todo lo contrario al Padrenuestro.

    Me gusta

  2. Los saludo con afecto, y les pido de favor, de ser posible, me digan si Jesucristo rezó el Padre Nuestro, en que momento y en que lengua, y como es. Por sus atenciones, gracias.

    Me gusta

  3. Lo rezó cuando sus discípulos le pidieron que les enseñara a orar. Aparece en el evangelio de Mateo (capítulo 6, versículos 9-13) y en el de Lucas (capítulo 11, versículos 1-4). Lo rezó en arameo, que era su lengua materna. Hoy en español se reza es así:

    Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.

    Me gusta

  4. Jesús, Dios con nosotros, nos enseño a orar dandonos el guion del Padre nuestro y en el está todo el contenido y el soporte de nuestras relaciones con Dios al que tenemos como Padre y con los hombres a los que debemos considerar como hermanos.

    Me gusta

  5. Otra variante:

    “Padre Nuestro, que estás en las flores, en el canto de los pájaros, en el
    corazón latiendo; que estás en: el amor, la compasión, la paciencia, y en el
    gesto del perdón.

    Padre Nuestro, que estás en mí, en mi familia, en mis amig@s, que estás en ese que yo amo, en ese que me hiere, en aquel que busca la verdad…

    Santificado sea tu Nombre adorado y glorificado, por: todo lo que es bello, bueno, justo, honesto, de buen nombre y misericordioso.

    Venga a nosotros tu reino de paz y justicia, fe, luz, amor. Se el centro de mi
    vida, mi hogar, mi familia, de mi trabajo, de mi estudio.

    Hágase tu voluntad, aunque mis ruegos reproducen a veces más mi orgullo, mi
    ego, que mis necesidades reales.

    Perdóname todas mis ofensas, mis errores, mis faltas.mis pecados y ofensas
    contra ti, contra mi mismo y contra los que me rodean, Perdona cuando se vuelve frío mi corazón;

    Perdóname, así como yo con tu ayuda, perdono a aquellos que me ofenden,
    incluso cuando mi corazón está herido.

    No me dejes caer en las tentaciones de los errores, de los vicios, de la
    crítica, el juicio, el chisme, la envidia, la soberbia, la destrucción, el
    egoísmo.

    Y líbrame de todo mal, de toda violencia, de todo infortunio, de toda
    enfermedad. Líbrame de todo dolor, de toda tristeza, angustia y de toda
    desilusión.

    Pero, aún si tales dificultades ves que son necesarias en mi vida, que yo
    tenga la fuerza y el coraje de decir: ¡Gracias, Padre, por esta lección! En el
    nombre de Jesús. ¡Que así sea!

    Leído en: http://eltallerdelaserenidad.wordpress.com/2017/07/12/padre-nuestro-2/

    Me gusta

  6. (via Simone Weil y el Padre Nuestro, Fuente: blog Amigos de Thomas Merton)

    Padre nuestro, el que está en los cielos
    No hay que buscarle, basta con cambiar la orientación de la mirada; a él es a quien corresponde buscarnos. Hay que sentirse felices de que está infinitamente fuera de nuestro alcance.

    Sea santificado tu nombre
    Sólo Dios tiene el poder de nombrarse a sí mismo. Su nombre no puede ser pronunciado por labios humanos. Su nombre es una palabra, el Verbo. Su nombre es la única posibilidad para el hombre de acceder a Él. Así pues, es el Mediador.

    Venga tu reino
    Se trata ahora de algo que debe venir, que no está presente. El reino de Dios es el Espíritu Santo llenando por completo toda el alma de las criaturas inteligentes. El Espíritu sopla donde quiere; sólo podemos llamarle. No hay ni que pensar en llamarle de manera particular para uno mismo, para unos o para otros, ni siquiera para todos, sino llamarle pura y simplemente; que pensar en él sea una llamada y un grito. Así como cuando se está en el límite de la sed, muriendo de sed, uno ya no se representa el acto de beber en relación a sí mismo, ni siquiera el acto de beber en general, sino tan sólo el agua en sí; pero esta imagen del agua es como un grito de todo el ser.

    Hágase tu voluntad
    Es una actitud muy distinta a la resignación. La palabra aceptación es incluso demasiado débil. Hay que desear que todo lo que ha sucedido haya sucedido y nada más. No porque lo que haya sucedido esté bien a nuestros ojos, sino porque Dios lo ha permitido y porque la obediencia del curso de los acontecimientos a Dios es por sí mismo un bien absoluto.

    Así en el cielo como en la tierra.
    No hay que apegarse ni siquiera al desapego. Hay que pensar en la vida eterna como se piensa en el agua cuando se está a punto de morir de sed y, al mismo tiempo, desear para sí y para los seres queridos la privación eterna de esa agua antes que ser colmados con ella en contra de la voluntad de Dios, si tal cosa fuese concebible.

    Nuestro pan, que es sobrenatural, dánoslo hoy
    Debemos pedir este alimento. En el momento en que lo pedimos y por el hecho mismo de pedirlo, sabemos que Dios nos lo quiere dar. No debemos aceptar el estar un solo día sin él.

    Y perdónanos nuestras deudas, así como también nosotros
    Hemos perdonado a nuestros deudores

    El perdón de las deudas es la pobreza espiritual, la desnudez espiritual, la muerte. Si aceptamos plenamente la muerte, podemos pedir a Dios que nos haga revivir purificados del mal que hay en nosotros. Hasta ese momento Dios nos perdona nuestras deudas parcialmente, en la medida en que perdonamos a nuestros deudores.

    Y no nos arrojes a la tentación, sino protégenos del mal.
    Esta oración contiene todas las peticiones posibles; no puede concebirse oración que no esté contenida en ella. El Padre Nuestro es a la oración lo que Cristo es a la humanidad. No cabe pronunciarla con atención plena en cada palabra sin que un cambio, quizá infinitesimal pero real, se opera en el alma.”

    Leído en: http://www.cristianosgays.com/2018/11/03/simone-weil-y-el-padre-nuestro/

    Me gusta

  7. Paráfrasis del Padrenuestro. Francisco de Asís

    ¡Santísimo PADRE NUESTRO: creador, redentor, consolador y salvador nuestro!

    QUE ESTÁS EN LOS CIELOS: en los ángeles y en los santos; iluminándolos para conocer, porque tú, Señor, eres la luz; inflamándolos para amar, porque tú, Señor, eres el amor; habitando en ellos y colmándolos para gozar, porque tú, Señor, eres el bien sumo, eterno, de quien todo bien procede, sin quien no hay bien alguno.

    SANTIFICADO SEA TU NOMBRE: clarificada sea en nosotros tu noticia, para que conozcamos cuál es la anchura de tus beneficios, la largura de tus promesas, la altura de la majestad y la hondura de los juicios (Ef 3,18).

    VENGA A NOSOTROS TU REINO: para que reines tú en nosotros por la gracia y nos hagas llegar a tu reino, donde se halla la visión manifiesta de ti, el perfecto amor a ti, tu dichosa compañía, la fruición de ti por siempre.

    HÁGASE TU VOLUNTAD, COMO EN EL CIELO, TAMBIÉN EN LA TIERRA: para que te amemos con todo el corazón, pensando siempre en ti; con toda el alma, deseándote siempre a ti; con toda la mente, dirigiendo todas nuestras intenciones a ti, buscando en todo tu honor; y con todas nuestras fuerzas, empleando todas nuestras energías y los sentidos del alma y del cuerpo en servicio, no de otra cosa, sino del amor a ti; y para que amemos a nuestros prójimos como a nosotros mismos, atrayendo a todos, según podamos, a tu amor, alegrándonos de los bienes ajenos como de los nuestros y compadeciéndolos en los males y no ofendiendo a nadie.

    EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA: tu amado Hijo. nuestro Señor Jesucristo, DÁNOSLE HOY: para que recordemos, comprendamos y veneremos el amor que nos tuvo y cuanto por nosotros dijo, hizo y padeció.

    Y PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS: por tu inefable misericordia, por la virtud de la pasión de tu amado Hijo y por los méritos e intercesión de la beatísima Virgen y de todos tus elegidos.

    Así COMO NOSOTROS PERDONAMOS A NUESTROS DEUDORES: y lo que no perdonamos plenamente, haz tú, Señor, que plenamente lo perdonemos, para que por ti amemos de verdad a los enemigos y en favor de ellos intercedamos devotamente ante ti, no devolviendo a nadie mal por mal (cf. lTes 5,15), y para que procuremos ser en ti útiles en todo.

    Y NO NOS DEJES CAER EN TENTACIÓN: oculta o manifiesta, imprevista o insistente.

    MAS LÍBRANOS DEL MAL: pasado, presente y futuro. Gloria al Padre…

    https://acuarela.wordpress.com/2005/04/08/parafrasis-del-padrenuestro-francisco-de-asis/

    Me gusta

  8. Padre nuestro original (vía serjudio.com)

    Padre Nuestro,
    “Como el padre se compadece de los hijos, así se compadece el Eterno de los que le temen.”
    (Tehilim / Salmos 103:13)

    que estás en el cielo,
    “El Eterno estableció en los cielos Su trono”
    (Tehilim / Salmos 103:19)

    santificado sea tu Nombre;
    “Bendiga todo mi ser Su santo Nombre.”
    (Tehilim / Salmos 103:1)

    venga a nosotros tu reino;
    “Su reino domina sobre todo.”
    (Tehilim / Salmos 103:19)

    hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
    “El Eterno estableció en los cielos Su trono, y Su reino domina sobre todo.”
    (Tehilim / Salmos 103:19)

    Danos hoy nuestro pan de cada día;
    “Él sacia con bien tus anhelos”
    (Tehilim / Salmos 103:5)

    perdona nuestras ofensas
    “Él perdona todas tus iniquidades”
    (Tehilim / Salmos 103:3)

    como nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
    “No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.”
    (Tehilim / Salmos 103:10)

    no nos dejes caer en la tentación,
    “Él rescata del hoyo tu vida”
    (Tehilim / Salmos 103:4)

    y líbranos del mal.
    “¡Libra, oh Eterno, mi vida!”
    (Tehilim / Salmos 116:4)

    Leído en: https://serjudio.com/rap2901a2950/rap2920.htm

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s