Un templo, no un cobertizo

Leyendo a Jim Rohn*…

“Algunos no tienen éxito, sencillamente porque no se sienten bien. Alguna gente se ocupa más de sus animalitos domésticos que de su propia persona. Los animales corren como el viento, y ellos son apenas capaces de subir las escaleras.

Asegúrese que su aspecto exterior sea un buen reflejo de su interior. Trate su cuerpo como si fuera un templo, no un cobertizo. El cuerpo y la mente trabajan juntos. Su cuerpo tiene que ser un buen sistema de apoyo para la mente y el espíritu. Si lo cuida bien, su cuerpo puede llevarlo a donde Ud. quiera ir, con el vigor, la fuerza, la energía y la vitalidad que va a necesitar para llegar allá. Cuide bien su cuerpo. Es el único lugar que tiene para vivir.”

*Estadounidense; conferencista sobre desarrollo personal, gerencia y ventas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: