PadreNuestro… Ecológico

A propósito del Día Mundial del Medio Ambiente
Lo envió Very… Gracias!


Padre Nuestro que estás en el bosque,
en el mar, en el desierto y en la ciudad.
Santificada sea tu creación,
pletórica de desarrollo, fuerza y vida.

Venga a nosotros tu sabiduría,
para proteger y desarrollar la belleza que nos has dado,
que está en la flor y el arco iris, en el agua,
y en la fértil madre tierra, en el cálido aliento del sol.
Y en la fresca oscuridad del descanso.

Hágase Señor tu voluntad,
para que seamos personas humanas
que tu imagen y semejanza, los que asumamos el reto,
de mantener el proceso vital de tu creación.

Danos hoy el verdor de cada día,
en el prado y en el monte,
en el jardín y en la tierra que agoniza.

Perdona nuestra irresponsabilidad,
al no cuidar lo que nos has dado,
como nosotros, por el amor,
perdónanos a los contaminadores.
Y les instamos con vehemecia a que abandonen
su trabajo de destrucción.

Y no nos dejes caer en la desertización,
que a la muerte conduce,
que niega tu obra y aniquila la vida
y líbranos del conformismo,
para que se trasformen nuestras vidas,
en fuerza dinámica, que reproduce la vida,
Amén

Hermanos Franciscanos de Guatemala

PD: Si sirves a la Naturaleza, ella te servirá a ti… y nos hará mejores personas todos los días… Besos. Very

Otras variantes del PadreNuestro:

Parafrasis-del-padrenuestro-francisco-de-asis/

De-donde-viene-el-padrenuestro/

La confianza

«Confiar en él.

Rabí Itzjak Eljanán, Rabino de la ciudad de Kovna, salió a recolectar fondos para ayudar a un respetable miembro de la comunidad, que había perdido casi todo su patrimonio y necesitaba de una asistencia inmediata, antes de que se hiciera público el quebranto. El Rabino visitó a uno de los judíos más prominentes de la ciudad, quien estuvo de acuerdo en colaborar con una fuerte suma, pero sólo con la condición de saber de quién se trataba. Rabí Itzjak Eljanán se negó rotundamente a dar la información, y el rico aumentó la suma de dinero a fin de conocer el nombre del receptor. El secretario del Rabino, que estaba presente, trataba de sugerir al Rabino que quizás era conveniente revelar el secreto. Sin embargo, Rabí Itzjak Eljanán seguía firme en su negativa. Finalmente el rico invitó al Rabino a pasar a su oficina privada. Allí le reveló que su propia situación económica era desastrosa y había pensado pedirle ayuda pero temía que su secreto fuera descubierto. Ahora sabía que era
posible confiar en él…»

Leído en La enseñanza semanal/Jabad

A %d blogueros les gusta esto: