Otoño. Juan Ramón Jiménez

Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y en la caída clara de las hojas
se lleva al infinito el pensamiento.

Qué amena paz en este alejamiento
de todo, en prado bello, que deshojas
tus flores, oh agua, fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!

Encantamiento de oro! Cárcel pura,
en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
echado en el verdor de la colina!

En una decadencia de hermosura,
la vida se desnuda, y resplandece
la excelsitud de su verdad divina.

«Juan Ramón Jiménez (1881-1966) – Poeta español de grande sensibilidad. Inició en el modernismo y pronto llegó a su propia poética, la poesía como vivencia y como culto, la identificación con la poesía, siempre en la tendencia hacia lo más puro.  Serenidad, trascendencia, interioridad, armonía con las cosas. Un matiz franciscano, aquí verificable, junto con una identificación del poeta y de las cosas con un dios inmerso, un panteísmo.» Leído en: «Nuevas Espigas – Literatura juvenil – Selecciones – Ampudia/Rubio – GramEditora – pag. 63»

Posts relacionados: 
https://acuarela.wordpress.com/2007/05/14/platero-juan-ramon-jimenez/
https://acuarela.wordpress.com/2008/03/21/hojas-de-otono/
https://acuarela.wordpress.com/2005/02/08/cantico-de-las-creaturas-francisco-de-asis/

Credo a la vida. Leopoldo Marechal

Leyendo sobre mi barrio y mi ciudad…

Creo en la vida todopoderosa, 
en la vida que es luz, fuerza y calor; 
porque sabe del yunque y de la rosa 
creo en la vida todopoderosa 
y en su sagrado hijo, el buen Amor. 

Tal vez nació cual el vehemente sueño 
del numen de un espíritu genial; 
brusca la senda, el porvenir risueño, 
nació tal vez cual el vehemente sueño 
de un apóstol que busca un ideal. 

Padeció, la titán, bajo los yugos 
de una falsa y mezquina religión; 
veinte siglos se hicieron sus verdugos 
y aun padece, titán, bajo sus yugos 
esperando la luz de la razón. 

Fue en la humana estultez crucificada; 
murió en el templo y resurgió en la luz… 
¡Y, desde alli, vendra como una espada, 
contra esa Fe que germinó en la nada, 
contra ese dios que enmascaró la cruz! 

Creo en la carne que pecando sube, 
creo en la Vida que es el Mal y el Bien; 
la gota de agua del pantano es nube. 
Creo en la carne que pecando sube 
y en el Amor que es Dios. 
¡Por siempre amén!

Más poemas y reseña de Marechal -poeta, periodista, narrador y literato- en Villa Crespo Digital

Li Tai Po

«Cortad con vuestra espada la corriente del río:
el río seguirá corriendo.
Sumergid en el vino la pena: y será mayor la pesadumbre.
Ni el agua que transcurre, torna nuevamente
a su manantial. Ni la flor desprendida de su tallo
vuelve jamás al árbol que la dejó caer.
Fugitivo relámpago es la vida,
que apenas si da tiempo a sentir su pasar.
Inmutable es la faz de la tierra y del cielo
más cuan súbito es el cambio de nuestro propio rostro.»

Li Tai Po, chino, 698-762

Los Guardapalabras de la Estación. Grupo de teatro comunitario

«De este lado de la vìa 
Todavía pasa el tren
Para verlo hay que cruzarse
De este lado del andén.

Nuestro tren viene de lejos
Va llegando a la estación
Lo va tirando parejo
El fuego del corazón

Hacen ruido los vagones
Que van cargando la historia
Hace ruido la memoria
Cuando se la pone a andar.

Escuchamos las historias
Que nos cuentan los durmientes
Asomando en los rincones 
De la querida estación.

Las palabras que guardamos
Son encuentro y despedida,
Son esperanza y son lucha
De un pueblo trabajador.

La estación tiene su historia
Olvidada en algún riel
Somos los Guardapalabras
La contamos para usted.

Juan Carlos Cena, quien agrega: «Por nuestra boca (Los Guardapalabras) hablarán los espíritus» 🙂

Leído en:
«Ferrocarriles: Estación Catamarca. Los duendes de la estación.» Nota del 10/02/2009, en la que se anuncia que el grupo de teatro comunitario «Los guardapalabras de la Estación»  abre las puertas de la Vieja Estación. Por J. C. Cena y el grupo de teatro de Catamarca, especial para Villa Crespo Digital

 

Los cuentos de hadas

…son más que ciertos; no porque nos digan que los dragones existen sino porque nos dicen que pueden ser vencidos.  Gilbert Keith Chesterton (británico, 1874)

PD: No me consta que la frase sea de CKC. Esa mala costumbre de juntar frases sin la referencia! Pero me encantó… y la hago mía… como tantas cosas que una lee o escucha y que va haciendo suyas…

 

A %d blogueros les gusta esto: