Reflexiones sobre la muerte. Dos parábolas budistas

Parábola de las semillas de sésamo

“Una joven y afligida madre, lamentando la muerte de su bebé, busca consejo en Buda.  La mujer explica a Buda su insoportable pesar y su incapacidad para reponerse a esa devastadora pérdida.  Buda le pide que llame a todas las puertas del pueblo y pida una semilla de sésamo en cada casa en la que no se haya conocido la muerte.  Después, deberá traérselas a él.  Ella, obediente, va de puerta en puerta y, mientras sale con las manos vacías de cada una de las casas, comprende que no hay ningún hogar que no haya sido azotado por la muerte.  La mujer regresa donde Buda sin semilla alguna, y Buda le dice lo que ella ya ha comprendido: que no está sola. 

La muerte es algo que alcanza a todos, a cada familia.  Es sólo una cuestión de tiempo. Lo que es inevitable, le dice el maestro, no debe lamentarse en exceso.”

Parábola de la taza de té vacía

“Otra parábola budista nos enseña a afrontar la muerte con ecuanimidad. 

Un monje tenía siempre una taza de té al lado de su cama.  Por la noche, antes de acostarse, la ponía boca abajo y, por la mañana, le daba la vuelta.  Cuando un novicio le preguntó perplejo acerca de esa costumbre, el monje explicó que cada noche vaciaba simbólicamente la taza de la vida, como signo de aceptación de su propia mortalidad.  El ritual le recordaba que aquel día había hecho cuanto debía y que, por tanto, estaba preparado en el caso de que le sorprendiera la muerte.  Y cada mañana ponía la taza boca arriba para aceptar el obsequio de un nuevo día. 

El monje vivía la vida día a día, reconociendo cada amanecer que constituía un regalo maravilloso, pero también estaba preparado para abandonar esté mundo al final de cada jornada.”

PD:  Después de un primer instante de admiración ante estas dos bellas parábolas, no me es posible pasar por alto lo trabajoso de cada duelo por nuestros seres queridos.  Y lo dificultoso de pensar en la propia muerte, notable, por ejemplo, en que, cuando ocurre, muchos son los que no dejan documentación legal correctamente firmada, a fin de evitar disgustos a sus herederos. Al contrario, algunos dejan las cosas tan embrolladas que pareciera hubieran querido causar daño o disputas entre sus allegados… En fin, que no pudieran irse en paz… ¿Quién no conoce historias así?  Saludos! Acuarela

La fiesta de los muertos

“Cuando vivía el infeliz 
¡ Si se fundiera”! 
Y hoy que ya está en el veliz 
¡ Que bueno era! 

Hace años, leía un ejemplar de la revista “El Correo de la Unesco”  dedicado a la fiesta como necesidad universal y con notas sobre fiestas varias de distintas partes del mundo.

Una de esas notas trata sobre la Fiesta de los Muertos en México, que paso a tipear mientras “mato el tiempo” entre que termine la televisación de los partidos de fútbol del torneo nacional y hasta que empiecen los capítulos de Law&Orden, una de mis series preferidas :

“Durante el de mes de octubre los campos mexicanos se llenan de pájaros y cuervos que vienen a picar el maíz nuevo. Es el fin de un ciclo agrícola. Es el tiempo de recibir el fruto de un trabajo penoso, de celebrar la fertilidad y también su contrario, es el tiempo de preparar la fiesta de los muertos.

De todas las fiestas mexicanas la de los muertos es la más importante, popular y concurrida.  Durante los días 1 y 2 de noviembre, las calles de las ciudades se visten de fiesta. El aspecto de los comercios cambia: en los escaparates de las tiendas aparecen esqueletos maquillados que anuncian los productos; las panaderías fabrican el tradicional “pan de muertos”, decorado con tibias y huesos hechos de trigo y huevo, y en las plazas se instala un mercado donde se venden juguetes, dulces y toda clase de golosinas con formas alusivas a la muerte…

Los periódicos publican un suplemento con “calaveras”, versos ilustrados que describen personajes importantes y conocidos representándolos muertos y en el más allá… critican a políticos nacionales e internacionales o se refieren a suscesos y problemas del país…

Los niños participan activamente en la fiesta…  También las actividades culturales giran en torno a esta celebración….  no faltan los bailes y verbenas populares, donde todo el mundo come, juega, se embriaga y desafía la muerte porque “la vida no vale nada”.  …

…durante esos días todos se preparan para recibir a sus muertos, para recordarlos y repetir los ritos y ceremonias aprendidos en familia… se desarrollan en el recinto privado del hogar y en el ámbito sagrado del cementerio….

Cuanto más nos acercamos al campo, la fiesta y los ritos adquieren formas más antiguas y se asociacian a la celebración de la fertilidad. Los campesinos reproducen así una mezcla de religiones, y en algunos lugares muy apartados los indígenas reviven tradiciones y creencias prehispánicas. Sin embargo, la mayoría retoman ritos esencialmente cristianos. …

Bajo el común denominador de la fiesta, coexisten ritos y celebraciones diversas que son el resultado de una fusión de la cultura de los antiguos mexicanos con la de los españoles.  Los mitos evocados responden a una doble cuestión: de dónde venimos y adónde vamos.

Leer más…

Noche de Brujas: un tiempo para confrontarnos con nuestras propias actitudes, personales y culturales, respecto a la muerte

Octubre 31

Halloween es un tiempo para confrontarnos con nuestras propias actitudes, personales y culturales, respecto a la muerte y a aquellos que partieron antes que nosotros.

Es un momento para correr el velo entre mundos materiales y espirituales, de manera de obtener iluminación espiritual con relación al pasado y al futuro.

Una oportunidad para profundizar nuestra conexión con los ciclos de las estaciones, las generaciones anteriores a la nuestra, las que nos seguirán, así como con la idea de Divinidad en la cual creemos.”

Esta tarde, de pronto, se oía un griterío infernal. Salí a la vereda y divisé un grupo de niños vecinos disfrazados. Me dije: “Soné! Si se llegan hasta aquí, no tengo golosinas para entregarles!”. Por suerte, se limitó a un festejo con su propia familia.  Pero me quedé pensando… esta costumbre -que aquí se viene imponiendo desde hace apenas unos años- parece gustarle a los niños…

Por cierto es mucho más divertida que el modo de ceremonia -ir al cementerio o a la iglesia a oír alguna reflexión y elevar alguna plegaria – que nos enseñaban para el Día de Todos los Santos y el Día de los Fieles Difuntos…  Hace unos años me caía mal esta invasión halloweniana, pero al día de hoy -tras ir leyendo sobre su significado, tal como este fragmento leído en una revista– siento que la voy integrando…

Post relacionado: La fiesta de los muertos en México

Vocabulario: celta, druida, Irlanda, Halloween, “All Hallows Eve”, Víspera de Todos los Santos, Samhain, Noche de los Muertos, calabaza, farol, jack-o-lantem, “Trick or Treat!/Travesura o trato!”, ritual de la “Buena Suerte en Puerta”, brujas, aquelarres…

Ceremonias: La perspectiva de Sun Bear

“Cuando los seres humanos participan de ceremonias, penetran un espacio sagrado. Todo lo que está fuera de ese espacio pierde importancia. El tiempo adquiere otra dimensión. Las emociones fluyen más libremente. Los cuerpos se llenan con la energía de la vida y esta energía alcanza y bendice toda la creación a su alrededor. Todo se vuelve nuevo; todo se vuelve sagrado…” Sun Bear

Hola todos y todas! A veces, nos reímos de las personas muy ceremoniosas.  Otras veces soportamos, apenas, alguna larga ceremonia o acto de celebración.  Hay gentes que adornan su vida y sus actos.  Las mismas acciones ya no son las mismas. Le agregamos un plus de significado…. le damos más valor… simples acciones las transformamos en actos…

Algunas tienen un significado muy especial: bautismo, comunión, quinceañera, bar/bat mitzvá, casamiento, velatorio. Ya de chicos, celebramos también las fiestas patrias en los actos de la escuela. Hasta donde puedo ver, la Religión organizada y el Estado con sus organizaciones, nos mueven a celebrar ceremonias…

Ah! El Mercado también nos incentiva a conmemorar toda clase de efemérides… La  Internet -o la globalización- nos fue permitiendo conocer los calendarios y las celebraciones de otros pueblos…

Por suerte, si las que nos sugiere nuestra cultura no fueran de nuestro agrado… Siempre podremos hurgar en otras culturas… y recrear nuestras propias ceremonias! 😉  Quien no ha escuchado hablar de la Ceremonia del Té, por ejemplo? Saludos! Acuarela

PD: La frase de Sun Bear me llegó en un boletín, no pude confirmar esta información, ni tengo datos del autor.
Post relacionado:  Rituales que suele tener la gente
Vocabulario: ceremonia, acción, acto, ritual, evento, fiesta, celebración, conmemoración…
Saludos!,
Norma Luz, la bloguera de aquí.

Sobre el perdón y la autoridad

Fragmento -de la “Regla” de San Agustín- útil también para los que no somos “religiosos”…

“Capítulo VI – De la Pronta Demanda del Perdón y del Generoso Olvido de las Ofensas

41. No haya disputas entre vosotros, o, de haberlas, terminadlas cuanto antes para que el enojo no se convierta en odio y de una paja se haga una viga, convirtiéndose el alma en homicida: pues así leéis: “El que odia a su hermano es homicida”.

42. Cualquiera que ofenda a otro con injuria, con ultraje o echándole en cara alguna falta, procure remediar cuanto antes el mal que ocasionó y el ofendido perdónele sin discusión. Pero si mutuamente se hubieran ofendido, mutuamente deben también perdonarse la deuda, por vuestras oraciones, que cuanto más frecuentes son, con tanta mayor sinceridad debéis hacerlas. Con todo, mejor es el que, aun dejándose llevar con frecuencia de la ira, se apresura sin embargo a pedir perdón al que reconoce haber injuriado, que otro que tarda en enojarse, pero se aviene con más dificultad a pedir perdón. El que, en cambio, nunca quiere pedir perdón o no lo pide de corazón, en vano está en la casa religiosa, aunque no sea expulsado de allí. Por lo tanto, absteneos de proferir palabras duras con exceso y, si alguna vez se os deslizaren, no os avergoncéis de aplicar el remedio salido de la misma boca que produjo la herida.

43. Pero cuando la necesidad de la disciplina os obliga a emplear palabras duras al cohibir a los menores, si notáis que en ellas os habéis excedido en el modo, no se os exige que pidáis perdón a los ofendidos, no sea que por guardar una excesiva humildad para con quienes deben estaros obedientes, se debilite la autoridad del que gobierna. En cambio, se ha de pedir perdón al Señor de todos, que conoce con cuánta benevolencia amáis incluso a quienes quizá habéis corregido más allá de lo justo…”

PD:  Difícil manejar las situaciones a que se refiere el punto 43. Acaso, ¿no debe pedir perdón un maestro a su alumno, un gobernante a su país, un padre a su hijo, cualquiera que esté en un lugar de ‘autoridad’ a sus “autorizados”? Pierde autoridad por hacerlo?  Al decir de San Agustín, sí.  Sin embargo, volvamos al principio: se trata de un fragmento que recorté en medio de una lectura ligera… y el peligro de los fragmentos y de las frases aisladas es que siempre nos salimos del contexto. A quién le hablaba Agustín? Me imagino que a los que estaban en “la casa religiosa“.  Cada uno sabe cuál es la “casa” en la que todo esto se le pone en juego… Saludos! NormaLuz

Vocabulario: perdón, disculpa, culpa, ofensa, injuria, ira, enojo, benevolencia, San Agustín, Agustinos Recoletos