Sobre el concepto de raza en la Ciencia Médica

Leía el diario y reparé en la nota de más abajo que toca, desde otro de los ángulos posibles, el tema de la xeno-fobia, candente en estos días en Buenos Aires.

La ciencia proseguirá avanzando, y seguirá habiendo gentes que se sirvan de sus conceptos -siempre provisorios hasta el próximo más perfeccionado o revolucionario. Unos se servirán de ellos para el bien común -del que siempre podemos preguntarnos “común” para quiénes– y otros para el bien propio… que vaya a saber una cuál es… siendo que de muchísimas cosas nos enteramos siempre a posteriori… Saludos!

Parecidos, por Jorge Forno, 18/12/2010

Parecidosdiferentes“La lectura de los prospectos de medicamentos es un ejercicio poco amable, que sin embargo ciertas personas curiosas realizan meticulosamente. Y en ocasiones resulta una actividad muy ilustrativa. Por caso, si leemos un texto típico de información médica podemos encontrarnos con párrafos que rezan afirmaciones como éstas: “Aunque losartán es antihipertensivo en todas las razas, en los hipertensos negros la respuesta media a la monoterapia con losartán es inferior a la observada en los pacientes no negros”.

En el ejercicio de la sacrificada lectura nos enteramos, no sólo de las propiedades del medicamento en cuestión, sino también de la persistente vigencia del concepto de raza biológica en la medicina y otras áreas de la ciencia.

Una vez que el Proyecto Genoma Humano (PHG) –una iniciativa pública destinada a conocer los secretos más íntimos de nuestro ADN– había determinado que todos los seres humanos compartíamos más del 99 por ciento de nuestra dotación genética, parecía que el concepto de raza, tristemente célebre a lo largo de la historia de la Humanidad, quedaría definitivamente desterrado en manos de la evidencia científica.

Sin embargo, diez años después, estudios de farmacología o de prevalencia de enfermedades siguen buceando el tormentoso mar de las diferencias entre individuos negros o blancos, asiáticos o africanos, con criterios más o menos abarcativos.

LOS SECRETOS DE LA ABUELA

Aunque nunca sepultado, el tema de la raza biológica volvió a estar sobre el tapete en los primeros años del siglo XXI generando nutridas controversias. Esta discusión mereció incluso un número especial de la revista Nature Genetics en noviembre 2004, en el que se cuestionaban las afirmaciones acerca del uso y respuesta terapéutica de los medicamentos según el origen racial de los individuos. El tema no es menor: se discute si la aparición de enfermedades, su evolución y tratamiento son una cuestión meramente fisiológica y determinada genéticamente según el origen del individuo o, por el contrario, además de la carga genética influyen en su aparición factores ambientales y sociales. Más allá de la controversia, para cualquiera de las dos posturas, hasta los aparentemente más triviales secretos de la abuela pueden ser una información sensible a la hora de elaborar un diagnóstico.

En las prácticas médicas suelen mantener vigencia los puntillosos interrogatorios acerca del origen, la ascendencia y las enfermedades familiares de los pacientes y un conocimiento genético más acabado podría facilitar enormemente la realización de los diagnósticos. Varios grupos de investigación, aprovechando las cada vez más precisas y rápidas técnicas de análisis genético, se han embarcado en la búsqueda de los enigmas que encierra esa minúscula pero misteriosa fracción del ADN que, se sabe, difiere entre los miembros de la especie humana.

CONTAR HASTA MIL

Meterse en las intimidades del ADN no es tarea fácil. El tiempo y el esfuerzo humano y económico que demandó el Proyecto Genoma Humano dan cuenta de ello. Se necesitaron diez años de trabajo colaborativo y un inmenso apoyo político para obtener el primer mapa genético humano, y trece años para su conclusión. Todo matizado, claro, por algunos conflictos en cuanto al carácter del conocimiento producido, que finalmente quedó bajo dominio público.

Trece años parece mucho, pero fue un lapso de tiempo que resultó bastante menor al inicialmente previsto, gracias a que durante la década del ‘90 se desarrollaron y perfeccionaron técnicas para secuenciar el ADN, es decir para determinar en orden y arreglo de los nucleótidos Adenina, Timina, Citosina y Guanina, que combinados portan el repertorio completo de las instrucciones genéticas.

El final científicamente feliz del PGH inspiró nuevas iniciativas para escudriñar en lo más profundo de nuestros genes. Así, en 2008 se puso en marcha el Proyecto 1000 Genomas. Como se indica en su sitio web oficial, http://www.100genomes.org, la iniciativa busca develar, no ya las similitudes que hacen que un genoma humano sea efectivamente humano, sino las instrucciones bioquímicas que marcan las diferencias.

Un verdadero y exhaustivo catálogo de las diferencias que pueden significar variaciones en la susceptibilidad a la acción de un fármaco o en la probabilidad de contraer determinadas enfermedades.

PUBLICO Y PRIVADO

La idea, como el nombre del proyecto deja dicho, era secuenciar los genomas de al menos mil personas, para registrar las variaciones que encuentren en por lo menos el uno por ciento de ellas, es decir en diez personas como mínimo. De esa forma se busca obtener una base de datos de amplio alcance y que estaría disponible en Internet para consulta de los científicos de todo el mundo ya que, como el genoma mismo, sería conocimiento de uso público.

Las personas participantes mantendrían su anonimato y el criterio de selección –aunque el paper de presentación del proyecto no lo menciona explícitamente– bordearía el concepto de raza. Los seleccionados provendrían de un puñado de poblaciones específicas como las de algunas tribus de Nigeria y Kenia, los chinos residentes en Beijing; los toscanos en Italia; los indios Gujarati en Houston, descendientes africanos que habiten el sudoeste de Estados Unidos y las personas con ascendiente mexicano en Los Angeles.

En enero de 2008 el proyecto se puso en marcha con la participación de tres pesos pesado de la genética Continuar leyendo «Sobre el concepto de raza en la Ciencia Médica»

A %d blogueros les gusta esto: