El Dharma a través del graffiti

De una nota acerca de un libro de haikus…

Santoka not dead. A los numerosos y devotos lectores que Santoka tiene entre los japoneses contemporáneos se suma su imagen en las calles.

GrafsantokaporgomyoEste graffiti en una pared de Tokio es un trabajo de Gomyo, un artista callejero, monje budista y uno de los cuatro fundadores de Los Monjes Encapuchados, en honor a las capuchas de sus buzos, organizados con el propósito de llevar el Dharma a la calle a través del graffiti.

«Mi cuenco de mendigar
ha aceptado
las hojas que le han caído»

«Un manotazo a una mosca
otro a un mosquito
y otro a mí mismo»

«En la más honda espesura
de la montaña
llegar a la desnudez»

«Un revolcón en la hierba
Los calzoncillos
Ya están secos»

«Libélula,
estoy en pelotas,
a ver dónde vas a posarte»

Nota completa en: Cómo me hice monje, Taneda Santoka, El poeta peregrino (1882-1940)

Posts relacionados: Graffitis=Pintadas callejeras  Haikus: Ejercicio moral  Primavera en haiku  Otra nota sobre graffitis en Pagina12

A %d blogueros les gusta esto: