Cielo de barriletes. Horacio Peroncini

Soneto

Más de una vez -con celo de artesanos
y el corazón crecido en el empeño-
le dimos forma cálida en las manos
al barrilete aquel de nuestro sueño.

El que pasó los techos ciudadanos
-pájaro audaz, minúsculo y risueño-
y hasta horizontes dulces y lejanos
nos remolcó los ojos y el ensueño.

Y fue la estrella breve; o la cometa
que, más allá del árbol y la nube,
apuñaló, tal vez, una veleta.

El barrilete eterno y sin distingo:
el que tuvieron otros y yo tuve
para llenar las horas del domingo.

Horacio Peroncini. Buenos Aires 1915 1972. Del libro Tiempo y Paisaje

Leída en: El Soneto en la Argentina, Antonio Requeni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: