Requiem para una mariposa. Ricardo Miro Valdes

Soneto

En este valle recibió su riego
cuando era flor; pero voló a la altura
para dar al Creador de la hermosura
prueba de elevación y desapego.

Desde este valle levantó su ruego,
su sed y su hambre de ideal blancura.
Amó tanto la luz, con tal locura,
que fue a robarla al corazón del fuego!

En la fronda serán sus funerales.
Extrañarán su beso los jazmines,
la llorarán de veras, los rosales…

y las calas, en réquiem de clarines
repetirán que en tardes estivales
abanicaba sol por los jardines!

Ricardo Miro Valdes. Buenos Aires. 1923

Leída en: El Soneto en la Argentina, Antonio Requeni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: