Salmo diecisiete (17)

… que expresa la energía curativa de la Fé… atribuido por la tradición al rey David…

“Yo te amo, Señor, mi fortaleza, mi roca, mi baluarte, mi liberador. Eres la peña en que me amparo, mi escudo y mi fuerza, mi Salvador.

En el templo se escuchó mi voz, clamé por Tí en mi angustia. Extendiste mi mano y no caí, tu poder del enemigo me libró.

Las olas de la muerte me envolvían, me aguardaba la ruina, pero el Señor venció.  Tú eres la luz que me ilumina, quien abre mis caminos, Tú eres mi Dios.

En el templo se escuchó mi voz, clamé por Tí en mi angustia.  Extendiste tu mano y no caí, tu poder del enemigo me libró.

Cuando yo invoqué tu nombre, con mano poderosa, me salvó tu Amor.  Son perfectos tus caminos, tus manos me sostienen. Tú eres mi Rey.

En el templo se escuchó mi voz, clamé por Tí en mi angustia.  Extendiste tu mano y no caí, tu poder del enemigo me libró.”

Salmo: antiguo poema dirigido a Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: