Pasaron por aquí los duendes de estadísticas 2011 de WordPress

The WordPress.com stats helper monkeys prepared a 2011 annual report for this blog.

Here’s an excerpt:

London Olympic Stadium holds 80,000 people. This blog was viewed about 920,000 times in 2011. If it were competing at London Olympic Stadium, it would take about 12 sold-out events for that many people to see it.

Click here to see the complete report.

Feliz Año Nuevo!

…desde éste mi rincón bloguero en WordPress…  

Desde las cosas simples, desde el trabajo cotidiano, hagamos un Mundo Mejor, un Mundo de Paz!

Feliz2012

Encontrarán en archivo:
Textos para las tarjetas de salutación en ocasión de las fiestas del fin de año
Historia y tradiciones del día de Año Nuevo
Bendiciones del Año Nuevo

El último viaje. Rabindranath Tagore

Porque los “finales de año” nos evocan tantos otros “finales”…

Tagore01“Sé que en la tarde de un día cualquiera el sol me dirá su último adiós, con su mano ya violeta, desde el recodo de occidente. Como siempre, habré musitado una canción, habré mirado una muchacha, habré visto el cielo con nubes a través del árbol que se asoma a mi ventana… 

Los pastores tocarán sus flautas a la sombra de las higueras, los corderos triscarán en la verde ladera que cae suavemente hacia el río; el humo subirá sobre la casa de mi vecino…

Y no sabré que es por última vez…

Pero te ruego, Señor: ¿podría saber, antes de abandonarla, por qué esta tierra me tuvo entre sus brazos? Y ¿qué me quiso decir la noche con sus estrellas, y mi corazón, qué me quiso decir mi corazón?

Antes de partir quiero demorarme un momento, con el pie en el estribo, para acabar la melodía que vine a cantar. ¡Quiero que la lámpara esté encendida para ver tu rostro, Señor!  Y quiero un ramo de flores para llevártelo, Señor, sencillamente.” 

De: El último viaje, por R. Tagore. Leído en: AMediaVoz

Más de Tagore: Oración  El aventurero  Soledad  El principio 

Costumbres: Nochevieja en Japón

Estaba yo buscando info sobre el Año Nuevo en otros pueblos y sus calendarios… He podido notar que, si bien tienen sus tradiciones, algunos también festejan el Año Nuevo del calendario “oficial” occidental… Obvio… como me dijo un amigo: No puede haber duda sobre las fechas en las cuales vencen los pagos por impuestos a las importaciones/exportaciones y otros deberes…  

“Se dice que, en Nochevieja, los siete dioses llegan juntos a tierra, a bordo de su barco del tesoro (llamado takarabune en japonés) para compartir con todos su felicidad y riqueza.

Si el día 2 de enero uno coloca un dibujo de los siete dioses en su barco bajo la almohada, tendrá suerte durante todo el año, siempre que el sueño que tenga sea bueno.

Durante las fiestas del Año Nuevo, es tradición también el shichifukujin meguro, el peregrinar a diferentes templos dedicados a los shichifukujin para conseguir buena suerte y prosperidad para el año que entra.

Otra costumbre es acariciar la cabeza y los hombros de las estatuas del dios Daikoku (el dios de la riqueza y la prosperidad) o la barriga del dios Hotei, que hay en los templos japoneses.  Hacerlo llevará riqueza y prosperidad laboral.

Asimismo, es muy famoso el Ebisu matsuri (“festival del dios Ebisu”), que se celebra en muchos templos japoneses a principios de año.

Los japoneses acuden en masa a comprar hojas de bambú con amuletos, que se cree otorgan buena fortuna en los negocios.”   

De: Budas de la buena suerte

Psicoexploraciones (via neuronasalvaje)

La eternidad y el miedo a morir, por Miguel Grinberg. Abril de 2008

“… «Para ver el mundo en un grano de arena, y el Cielo en una flor silvestre, abarca el infinito en la palma de tu mano y la eternidad en una hora.» (William Blake) 

Cotidianamente, lo que llamamos «realidad» es algo mucho más vasto de lo que creemos percibir. Nuestros cinco sentidos convencionales nos brindan apenas detalles específicos pertinentes a la vida de relación, y no al significado de la existencia o a la proyección de nuestro destino como seres sensibles y como especie racional.

Observo a una madre y una hija adolescente, vestidas de luto, junto al féretro que es cargado en un vehículo funerario: claramente, falleció el jefe familiar. Lloran, crispadas. Siento en el acto que ese gran dolor es «amor no vivido».

Amplío el tema y pienso que el drama de la cultura materialista de esta época es la «vida no vivida». Que fomenta un miedo patológico a la muerte, que es celebrado por los dictadores, los nihilistas o los terroristas suicidas.

Mi finado papá, en un instante de su senilidad, suspiró y dijo: «¡Qué rápido que pasó todo!» Corrió toda su vida y jamás se detuvo a apreciar su paisaje interno.

Aristóteles decía: «los seres Eternos no están en el tiempo». Por lo tanto, la existencia de Dios es ahora: el ahora eterno que separa las duraciones pasadas de las duraciones futuras, pero que en sí mismo no es una duración.

Y expresó al respecto el Maestro Eckhart, «Dios está creando la totalidad del mundo ahora, en este instante». Tu instante.”

Leido en: La eternidad y el miedo a morir  

Post relacionado: Reflexiones sobre la muerte. Dos parábolas budistas

A %d blogueros les gusta esto: