Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Diciembre 3

“Prudence Mabhena no tiene piernas pero la música le ha dado alas. Gracias al canto, esta zimbabwense de 22 años ha superado los numerosos obstáculos que se alzaban en su camino: una enfermedad congénita, la amputación de ambas piernas, el rechazo de su familia, la discriminación y la pobreza.

Junto con otros siete jóvenes que han corrido una suerte parecida, Prudence fundó el grupo Liyana (“Llueve”, en ndebele), que inspiró al director de cine estadounidense Roger Ross Williams el cortometraje Music by Prudence, ganador de un Oscar en 2010.

Este cortometraje relata su encuentro con Prudence, una experiencia que ha cambiado su vida.  

Roger Ross Williams cuenta la historia de PRUDENCE MABHENA a Cathy Nolan

– ¿Cómo conoció a Prudence?

-Una amiga de Nueva York me habló de ella. Me puse en contacto con el colegio para niños discapacitados King George VI al que Prudence asiste en Bulawayo, Zimbabwe. La directora me envió un video de un concierto del grupo Liyana, así como un texto de tres páginas donde Prudence cuenta su vida. Era conmovedor. ¡Qué drama! ¡Y cuánta esperanza a la vez! Decidí entonces realizar mi primer documental independiente. Unos meses más tarde, el día de Navidad de 2008, ya estaba en Zimbabwe. Seguí y filmé a Prudence durante dos semanas. Cuando ya de vuelta en Estados Unidos vi las secuencias, me dije: “He descubierto una verdadera estrella.”

– ¿Prudence se mostró cooperativa? 

– Al principio no parecía muy convencida. Tan acostumbrada estaba a sufrir traiciones y decepciones que no creía realmente que yo fuera a ir a verla. Cuando me vio llegar no salía de su asombro.  Nuestra primera reunión fue muy intensa y emotiva. Nunca antes le habían pedido que contara su historia. Fue algo así como una sesión de psicoterapia en la que se confió a mí sin la más mínima reticencia. Se echó a llorar. Yo también. Y después la cámara. Supe de inmediato que sería una de las experiencias más importantes de mi vida. Estaba decidido a llegar hasta el final, pero encontré muchos obstáculos. Es muy difícil filmar en Zimbabwe. Como nunca se está a salvo de un corte de electricidad, hay que asegurarse de que las cámaras y los proyectores estén siempre cargados. Para colmo, no está permitido filmar en el país. Tuve suerte de que no me detuvieran ni me dispararan durante el periodo de las elecciones, que fue de una gran violencia. Varias veces estuvimos a punto de ser expulsados y tuve que ir a dar explicaciones a la oficina de inmigración. Pero, vivíamos en el mundo de Prudence, una escuela para discapacitados, no hacíamos política, y el gobierno lo sabía. 

– ¿En qué ha cambiado este documental la vida de Prudence? 

– Prudence ya era una estrella en su comunidad, daba conciertos por toda la ciudad, pero en el resto del país no se la conocía. Hoy en día es, sin duda, una de las mujeres más famosas de Zimbabwe. Cuando volvió al país tras la ceremonia de los Oscars, no podía siquiera imaginar lo que le esperaba. Cientos de personas, decenas de periodistas de toda África y el alcalde de Bulawayo fueron a recibirla al aeropuerto y, al pie de la escalerilla del avión, estaba su padre, con el rostro bañado en lágrimas, pidiéndole perdón de rodillas. En esa ocasión, el alcalde declaró: “Prudence Mabhena nos ha enseñado a todos los zimbabwenses que la discapacidad no es sinónimo de incapacidad y que nuestra actitud hacia los discapacitados debe cambiar.” Los periódicos se hicieron eco de esta idea reconociendo hasta qué punto Prudence había contribuido a dar a conocer su país. “Prudence trae el oro de un Oscar a Zimbabwe”, tituló un periódico. No sé si la política hacia los discapacitados cambiará pero una cosa es segura: Prudence ha llegado a nuestros corazones.

– ¿Qué le atrajo del tema de la minusvalía?

– Pienso con frecuencia en los marginados y en la gente que es rechazada, olvidada. Siempre me he identificado con las minorías, tal vez porque a menudo yo también he sido marginado. Por ese motivo, la historia de Prudence me conmovió muy hondamente. Mi padre también me abandonó, aunque ese abandono no fue tan radical como el de Prudence. Todos sentimos admiración por las personas que consiguen superarse, y Prudence es una de ellas. Ahora, hace llegar ese mensaje al mundo con su canción: Never give up (Nunca te rindas). Siempre estuvo convencida de que un día su vida iba a mejorar y de que hay que atravesar momentos difíciles para apreciar lo que la vida nos ofrece.  El documental muestra que las personas excluidas pueden poseer aptitudes extraordinarias. Los niños discapacitados, y más aún las niñas, especialmente en los países en desarrollo, tienen escasas posibilidades de que alguien se haga cargo de su escolaridad. Ocupan el escalón inferior de la jerarquía social. Y, sin embargo, un niño discapacitado que ha sido abandonado y rechazado posee un gran potencial. Podría llegar a ser cantante, escritor y, por qué no, ¡presidente de los Estados Unidos!

– ¿Qué hizo Prudence tras el Oscar?

– La puse en contacto con la organización Human Rights Watch y con varias ONGs que trabajan a favor de las personas discapacitadas, y ha recibido una formación para viajar por todo el mundo defendiendo esta causa. 

– ¿Qué repercusión ha tenido en su vida el encuentro con Prudence?

– Enorme. Al conocer a Prudence comprendí hasta qué punto las cosas por las que me quejaba eran insignificantes. Ella nunca se queja. Ahora veo la vida de otra manera y soy capaz de apreciar lo que tengo y las cosas buenas que me pasan. Y, por supuesto, también mi carrera ha experimentado un gran cambio. No me refiero solamente al Oscar. Este documental ha dado a mi trabajo una nueva dimensión: es una oportunidad de hacer algo por el bien en el mundo. Espero que incite a los gobiernos, a las familias y a la sociedad a apreciar plenamente a las personas discapacitadas.”

Visite el sitio web de Prudence Mabhena: www.musicbyprudence.com/  © UNESCO/Michel Ravassard 

Leído en: UnescoCourier Oct/Dic. 2011

2 Comments »

  1. 1
    georgemanuc Says:

    es una hermosa historia. Aún se cuentan como “novedades”. Llegará el día en que sean hechos de amor comunes. El mundo tiene que ir hacia el amor… Un ejemplo como este provoca hechos similares. gracias por presentarlos. manuc

  2. […] existe el Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de […]


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: