Hércules y el carretero. Esopo (adaptación)

Para enseñar a los niños las virtudes de la responsabilidad y del trabajo…

“Esta vieja fábula nos enseña que el único trabajo fructífero es el que hacemos nosotros mismos.

CarretaUn carretero conducía su carro muy cargado por un camino lleno de barro. De pronto, las ruedas se hundieron de tal manera que ni el esfuerzo de los caballos conseguía desatascarlas. El hombre se quedó sin hacer nada, y de vez en cuando invocaba al Hércules para que le ayudase. Al fin fue el mismísimo dios quien se presentó ante él y dijo:

-Hombre, cuando arrimes el hombro a la rueda y espolees a tus caballos, entonces podrás llamar a Hércules para que te ayude. Si no eres capaz de mover un dedo para ayudarte a tí mismo, no esperes que ni Hércules ni nadie acuda a socorrerte.

El cielo ayuda a los que se ayudan a sí mismos.”

Leído en: “El libro de las virtudes para niños” (Relatos de hoy y de siempre), Selección de William J. Bennett, Ediciones B, Grupo Zeta. Trad. Mireia Blasco.  

Y navegando dí con un blog que transcribe muchas de estas historias para enseñar las virtudes (me dejo aquí la dire para regresar otro día…) 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: