UNESCO COURIER, dedicado al humanismo

Lecturas… 

Benjamin_bini“En 1951, la UNESCO reafirmó la idea de que era necesario un nuevo humanismo global en el “Encuentro de pensadores y filósofos sobre las relaciones culturales y filosóicas entre Oriente y Occidente”, celebrado en Nueva Delhi, la capital de la India, entre el 13 y el 20 de diciembre de ese año.

El mundo acababa de salir de una terrible guerra mundial que había hecho perder todo crédito al mito del progreso tecnológico, dominante en la cultura occidental. En un documento titulado “Hacia un nuevo humanismo”, los participantes en el Encuentro mencionaban “los desvíos de la inteligencia que le habían hecho perder su conciencia” y una “crisis del humanismo”, preconizando al mismo tiempo una “revolución espiritual” y un “progreso intelectual común” que exigían el fortalecimiento de los intercambios entre Oriente y Occidente (ver pág. 27).

Sesenta años después, los desafíos planteados a la humanidad, así como los contenidos del concepto de humanismo, han cambiado.

En marzo de 2011, la UNESCO convocó en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, una reunión de su Grupo de Alto Nivel sobre la Paz y el Diálogo entre las Culturas. Formado por veinte personalidades representativas de todos los continentes, el Grupo declaró que “la empresa de iniciar una nueva reflexión sobre la paz y la reconciliación debía ir al unísono con la búsqueda de un nuevo humanismo para el siglo XXI”, un objetivo propugnado por la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova.

“En el contexto de la mundialización –dice el documento final de esa reunión–, ese nuevo humanismo debe anclarse en la diversidad cultural, en el diálogo en la era de las nuevas tecnologías y en la reconciliación entre el Norte y el Sur […] El nuevo humanismo ha de ser verdaderamente pluralista y cosmopolita, suscitar por doquier motivos de reflexión para todos y permitir también que todos expresen sus aspiraciones.”

Según ese documento, titulado “Hacia un nuevo humanismo y una mundialización bajo el signo de la reconciliación”, el objetivo del nuevo humanismo debe ser “la creación de un clima impregnado de la sensibilidad hacia el Otro, de un sentimiento de pertenencia y de una comprensión mutua. Todos esos elementos deben ir asociados a la idea de que los progresos realizados en el ámbito de los derechos humanos nunca son adquisiciones irreversibles y de que su perdurabilidad exige un esfuerzo continuo de adaptación a los desafíos planteados por la modernidad. Esos desafíos no se podrán afrontar sin recurrir a los principios éticos que sirven de base a lo que atinadamente se ha denominado el dominio público de los valores.”  Las conclusiones de la reunión del Grupo de Alto Nivel celebrada en marzo de 2011 se pueden consultar (en francés e inglés) en la página web: http://unesdoc.unesco.org/images/0019/001923/192362f.pdf

Leído en: UnescoCourier, Oct/Dic 2011 

A %d blogueros les gusta esto: