Manoa

Sí, me pasa muy seguido esto de meterme en una tela,
O un papel blanco inmaculado. Pero no entro sola.
Llevo varios colores en bolsillos y tantos pinceles
Que no puedo sostener con una mano.
Espero que sol se ponga.
Lo espero en silencio, imaginando trazos.
Y ahí está.
Lo veo desarmándose en el horizonte,
Dejando parte de sí mismo en cada cosa,
Alejándose, guardándose.

Saco mi atril y espero un momento más:
Cuando todo se tiñe de rosa, ésa es mi entrada.

Ya están en la paleta la gama de violáceos.
Un rosa, un poco de morado, el infaltable blanco
Grises avanzan entre destellos de azul.
Espaciados amarillos se dibujan.

Es el sol,
Se despide por hoy.
Hasta mañana.

V.C.

Ver la entrada original

Bondad con los animales

Poesía, para enseñar a los niños la virtud de la compasión…

“Piensa en todas las criaturas, grandes y pequeñas…

Ellibrodelasvirt2indicePequeño, deja vivir
a lo que siente y palpita;
comparte cada miguita
con el pájaro que pía;
te cantará, no lo dudes,
cada día de su vida.
A la liebre que en su guarida
ves que atisba temerosa,
no le ofrezcas otra cosa
que tu cálida sonrisa
para que corra gozosa
a la noche con la brisa.
Deja a la alondra ascender
hacia el cielo tan hermoso.
Deja que sea dichoso
lo que ha venido a vivir!”

Leído en: “El libro de las virtudes para niños” (Relatos de hoy y de siempre), Selección de William J. Bennett, Ediciones B, Grupo Zeta.

Más poesías relacionadas con el reino animal: Fiesta de los animales   Poesías sobre animalitos

A %d blogueros les gusta esto: