Archivo para mayo 10th, 2012

No me hicieron muy bueno para escribir (via blog Los Patojos)

mayo 10, 2012

Conociendo blogs…

Patojos-guatemala

“No me hicieron muy bueno para escribir

y tampoco yo hice nada para ir mejorando, 

sin embargo puedo escribir y casi no cometo errores ortográficos.

No me hicieron muy bueno para interpretar

y tampoco yo hice nada para ir mejorando,

sin embargo puedo leer y casi siempre no comprendo nada, a pesar de leerlo todo.

No comprendo ni lo que entiendo

ni entiendo lo que escribo,

mucho menos lo que dices cuando escribes lo que sientes

y dices lo que piensas,

pero al final, lo leo o lo escucho, 

sin comprender para qué leerlo o de qué forma escucharlo.

Aunque lea y escriba correctamente,

me cuesta todavía comprender

lo que vos escribiste y dijiste

cuando me dijiste adiós.”

Autor:  jprf – Juan Pablo Romero Fuentes, el blogger en Los Patojos, un blog de Guatemala. (Saludos, desde Buenos Aires)

Tags:
Anuncios

Cuántos médicos hay que visitar para que alguno nos preste atención ?

mayo 10, 2012

Suele ser frustrante ir a los médicos; lo evito todo lo que puedo. Sin embargo, alguna vez llega el momento en el cual ya no es posible. Y uno reza para tener la suerte de dar con un profesional sensible, que escuche y que explique. Son muy pocos. Probablemente, sea el sistema, la estructura dentro de la cual trabajan, lo que los embrutece. Llega a parecer increíble que hayan pasado, alguna vez, por estudios de nivel universitario. En relación a estos profesionales -todos los de la salud- tendría que haber eso llamado “control de calidad”. En fin… en el trato con ellos, uno se siente una cosa…

Soy donde no pienso

Por Matías Loewy y Shannon Brownlee

DoctornetbookEn el curso de 6 años, Liliana Bacchi (58), una emprendedora PyME de Rosario, consultó a más de 25 médicos.

Ninguno lograba identificar el origen de su constelación de síntomas: infecciones urinarias a repetición, cólicos renales y dolores crónicos en la pelvis y las piernas, entre otras dolencias.

Tiene una cistitis común“, le decían, pero la situación no mejoraba con los tratamientos convencionales.

Otros doctores, desanimados por no lograr identificar la causa o considerándola “problemática”, la derivaban a expertos que tampoco daban en la tecla. Era algo angustiante.

Pero una de las peores experiencias que dice haber atravesado fue cuando un urólogo le realizó una exploración de las paredes de la vejiga y, dos días más tarde, cuando volvió para saber los resultados, el médico no la reconoció: “Usted es…

Ver la entrada original 2.400 palabras más

Cómo reclamar a su Obra Social por falta de prestación en los servicios médicos ?

mayo 10, 2012

Soy donde no pienso

Si Usted necesita reclamar a su Obra Social por falta de prestación en los servicios médicos, sepa como hacerlo…

Ver la entrada original 1.053 palabras más

El último día. Aída Bortnik

mayo 10, 2012

Cuento…

“Cuando sonó el despertador electrónico con alarma intermitente que encendía la radio en frecuencia modulada, ya estaba despierta. Se calzó las chinelas del andar anatómico y caminó con aire fatigado hasta el baño decorado en todos los colores de la selva.

El cepillo especialmente diseñado para ser implacable, se rompió mientras se frotaba los dientes con la pasta que huele como si su boca sólo masticara flores. Puso en la esponja que elimina todo lo que no es limpiamente suyo, un poco de jabón cuya espuma devuelve la lozanía del bebé y se frotó el cuerpo para reactivar la circulación de los poros. Se lavó la cabeza con el champú que restaura y vitaminiza cada pelo, pero descubrió que irritaba los ojos. Eso le permitió llorar tranquila. En cambio, con la crema desenredante, desopacante, deselectrizante, esponjante, pudo masajearse un rato el dolor de cabeza que le quedaba siempre después de haber tomado las píldoras para dormir que provocaban solamente los sueños soñados.

Se secó con las toallas que acarician excitantemente y mientras conectaba el secador-marcador que permite conseguir un peinado de reina en el tiempo libre de una fregona, pensó que era el día indicado y que no había ningún motivo para seguir postergando el momento. El desodorante que protege a los que se acercan, se estaba terminando.Frente al espejo se aplicó cuidadosamente la crema que elastiza los párpados, la loción que rejuvenece las mejillas y el lápiz que convierte las ojeras en aureolas de luz. Después se maquilló con los tonos que imponen primavera a su vara. Se rió un rato cuando descubrió que estaba echándose el último chorro del perfume que los vuelve completamente locos.

El traje de corte juvenil, según la moda italiana, la hacía más gorda; pero el vestido safari que usan las mujeres de hoy ya se lo había puesto ayer. Aunque no tenía ganas desayunó un yogur descremado, deshidratado, balanceado y con sabor a fresas salvajes. Encendió un cigarrillo que denunciaba su poder adquisitivo y miró apenas los titulares del diario que dice todo lo que no calla. El horóscopo prometía un día excepcional y una sorpresa y una noticia.

Antes de cerrar la puerta miró el departamento y pensó que, arreglado y todo, igual parecía la casa de alguien que no vivía allí.
Se subió al auto capaz de trepar montañas, volar por encima de los precipicios y nadar ríos tormentosos. Mientras esperaba en el primer semáforo miró el reloj que le indicaba hora, minutos, segundos, fecha, día, mes, años, era, vencimiento de la próxima cuota para seguir pagándolo. Y era tarde.

Por la fuerza de la costumbre se deslizó hacia su estilista con el andar de pantera aprendido sólo en diez lecciones. Pero, como siempre, nadie la miró. Desenfundó la máquina que hace todo por usted menos descansar y trabajar, acunada por la música que funciona para que no funcione su cerebro.

Almorzó un sándwich de pan de harina sin harina con la rebanada de queso que mantiene su peso y una latita de la bebida que burbujea en su pancita y ayuda a digerir la comidita. Por la tarde, se ocupó de los trámites imprescindibles en el banco que parece un hogar y administra su dinero como un padrastro.

Se sentó en un bar y tomó un trago de la bebida que sólo toman los que pueden. Cuando pidió la segunda copa pensó que ya había ingerido todas las calorías ahorradas pacientemente a lo largo del día. Se tiró de cabeza al río en el mismo momento en que se encendían todos los avisos luminosos.” 

 Aída Bortnik

A %d blogueros les gusta esto: