Archivo para mayo 16th, 2012

Agresión y libertad (en un texto de Fromm)

mayo 16, 2012

Sigo con fragmentos del libro…

“Entre todas las amenazas a los intereses vitales del hombre, la amenaza a su libertad tiene una importancia extraordinaria, individual y socialmente.

En contraste con la opinión, muy difundida, de que ese deseo de libertad es resultado de la cultura y más concretamente del condicionamiento por el aprendizaje, hay bastantes pruebas que indican que el deseo de libertad es una reacción biológica del organismo humano.

Sustenta esta opinión un fenómeno: que a todo lo largo de la historia, naciones y clases han combatido contra sus opresores si había alguna posibilidad de victoria, y muchas veces cuando no había ninguna.

Ciertamente, la historia de la humanidad es la historia de las luchas por la libertad, la historia de las revoluciones, desde la guerra de liberación de los hebreos contra los egipcios hasta las revoluciones norteamericana, francesa, alemana, rusa, china, argelina y vietnamita, pasando por los alzamientos nacionales contra el Imperio romano y las rebeliones campesinas alemanas del siglo XVI. 

Los dirigentes han empleado con demasiada frecuencia el eslogan de que estaban guiando a su pueblo en la lucha por la libertad, cuando en realidad su objetivo era esclavizarlo.

Es prueba inconfundible del poder que tiene esa promesa para los corazones humanos, el que incluso los adalides que quieren suprimir la libertad consideran necesario prometerla.

Otra razón para suponer que el hombre tiene el impulso ínsito de luchar por la libertad está en el hecho de que la libertad es la condición del pleno desenvolvimiento de una persona, de su salud mental y su bienestar; su ausencia paraliza al hombre y es insana.

Siendo condición del desarrollo integral del organismo humano, la libertad es un interés biológico capital del hombre, (15) y las amenazas a su libertad suscitan la agresión defensiva al igual que todas las demás amenazas a sus intereses vitales. ¿Es sorprendente entonces que la agresión y la violencia sigan produciéndose en un mundo donde la mayoría está privada de libertad, sobre todo en los países llamados subdesarrollados? 

El hecho de que la agresión revolucionaria genuina, como toda agresión engendrada por el impulso de defender la vida, la libertad o la dignidad propias, es biológicamente racional y parte del funcionamiento humano normal no debe hacernos olvidar que la destrucción de la vida no deja de ser destrucción, aun cuando esté justificada biológicamente; el que uno la crea humanamente justificada o no depende de sus principios religiosos, morales o políticos.

Pero cualesquiera que sean sus principios al respecto, lo que importa es comprender cómo la agresión puramente defensiva se mezcla fácilmente con la destructividad (no defensiva) y con el deseo sádico de invertir la situación mandando a los demás en lugar de ser mandado por ellos.

Siempre que esto sucede, la agresión revolucionaria se corrompe y propende a renovar las condiciones que trataba de abolir. …”  

Leí­do en

: Antomía de la destructividad humana, Pte. 3, Las variedades de agresión y destructividad y sus condiciones respectivas, por E. Fromm

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: