Arder hasta no dejar huella

Una bella metáfora…

Fuego02“…

Para no dejar ninguna huella, cuando se hace algo, hay que hacerlo con todo el cuerpo y con toda la mente.

Hay que concentrarse en lo que se hace.

Hay que realizarlo por completo, como una hoguera bien encendida.

La hoguera ha de arder por completo.

Cuando uno no se quema por completo, queda siempre huella de uno mismo en lo hecho.

Quedan restos que no se han consumido.

La actividad del Zen es la que acaba consumida por completo, sin que quede más que cenizas.”

Leído en: http://carlosdp.wordpress.com/2012/04/08/arder-hasta-no-dejar-huella/ (Allí, las referencias)

PD: Las metáforas nos sugieren… Pero cuidense del malentendido!

A %d blogueros les gusta esto: