Nacimiento del cine sonoro

Octubre 6, 1927

“Con la aparición del cinema parlante, el dominio hollywoodense aumentaría sobremanera.

Acaeció su presentación oficial el 6 de octubre de 1927. Por primera vez en la historia las imágenes «mudas» tomaban definitivamente la palabra, pues había ensayos precedentes.

Algunos historiadores —como M. Porter, por ejemplo— afirman que el cine nunca ha sido «mudo»; pues las películas se «sonorizaban» con música y, a veces, diálogos en la misma sala de proyección.

Luego llegaría la sincronización de la imagen con un disco de cera, que lanzó finalmente Jack Warner. La ópera prima ‘oficial’ fue «El cantor de Jazz», dirigida por Alan Crosland e interpretada por el cantante Al Jolson. Constituyó una auténtica revolución artística e industrial.

Los grandes maestros se rebelan: Stroheim no termina su «Reina Kelly»; Chaplin fiel al «mudo» sigue en sus trece con «Luces de la ciudad» (1931) y «Tiempos modernos» (1936), la más acerada crítica al mundo capitalista americano, en plena Depresión; Eisenstein, tras su viaje a México, deja sin montar sus dos films allí rodados; Dreyer también titubea en Europa…

En fin, no a todo el mundo le sienta bien la implantación del
«sonoro»

Otro problema grave del «sonoro» fue la voz de los artistas, no siempre idónea. De ahí la caída y hasta suicidio o fracaso de numerosas «estrellas».

Sin embargo, los «poderosos» de Hollywood no piensan lo mismo. El llamado parlante va ciertamente a aumentar considerablemente sus ingresos y las posibilidades creadoras del cine se presentan optimistas. Se trata, simplemente, de encontrar la fórmula más efectiva.”

Leído en la Wikipedia
Relacionado: Frases de cine

Ideas que subsisten: hechicería y magia

Lecturas…

“La hechicería se nos muestra entonces esencialmente como el arte de influir sobre los espíritus, tratándolos como en condiciones idénticas se trataría a una persona humana; esto es, apaciguándolos y atrayéndolos o intimidándolos, despojándolos de su poder y sometiéndolos a nuestra voluntad: todo ello por medio de procedimientos cuya eficacia se haya comprobada en las relaciones humanas.

La magia es algo diferente, pues en el fondo hace abstracción de los espíritus y no se sirve del método psicológico corriente, sino de procedimientos especiales. No es difícil descubrir que la magia constituye la parte más primitiva e importante de la técnica animista, pues entre los medios utilizados para influir sobre los espíritus hallamos procedimientos mágicos y, además, la encontramos aplicada en casos en los que no parece haber tenido efecto la espiritualización de la Naturaleza.

La magia responde a fines muy diversos, tales como los de someter los fenómenos de la Naturaleza a la voluntad del hombre, protegerlo de sus enemigos y de todo género de peligros y darle el poder de perjudicar a los que le son hostiles.

Pero el principio sobre el que reposa la acción mágica, o, mejor dicho, el principio de la magia, es tan evidente, que ha sido reconocido por todos los autores, y podemos expresarlo de un modo claro y conciso… “Tomar, por error, una relación ideal por una relación real”…”

De: Totem y tabú, Animismo, magia y omnipotencia de las ideas, punto II, por S. Freud 

Post relacionado: Hechiceros inocentes (Marcelle Auclair)

A %d blogueros les gusta esto: