Prosa a la Virgen de la Soledad de cualquier pueblo. Julie Sopetrán

Setiembre 8. Natividad de la Santísima Virgen María.

Nslujanargentina“A mis soledades voy, de mis soledades vengo”, así cantaba el poeta su ir y venir pos las soledades de la vida. La soledad nos agobia hoy a todos, cada día más y más. Así vemos gente que busca amigos y no siempre encuentra. Ancianos sin nadie, niños sin familia, vagabundos, jóvenes que caminan cansados, desorientados… La soledad está en el ambiente como un virus que daña los sentimientos y la sensibilidad de habitar.

En los pueblecitos de la vieja Castilla de la vieja España, allí donde todavía hay gente que reza y trabaja, sin prisa, allí donde comienzan los caminos que llevan a la gran ciudad, en la soledad del campo, existen pequeñas ermitas que llaman la atención del viajero observador.

Dentro de estas ermitas está la imagen de una Virgen postrada, la Virgen de la Soledad, toda vestida de negro, con su corazón traspasado por espadas. La Virgen durante todo el año, está sola, la gente sencilla de los pueblos acude muchas tardes a visitarla, a rezar el rosario, a poner velas o lamparillas, flores y canciones. Los labradores que salen a trabajar en la mañana se paran ante la puerta para saludar a la Madre, y hay siempre una oración, como un piropo de la mañana que suena en el alma campesina. Porque es Ella, la Virgen que vela los caminos, las cosechas de trigo y cebada, es Ella también la que llora y recibe a los visitantes y es la que conforta y dice adiós a sus hijos que pasan de largo. Ella con su expresión generosa y dulce que alivia los pequeños problemas de cada día en el campo.

En Semana Santa, la Virgen de la Soledad sale de su casa para visitar los pequeños pueblos, es la visita de María, y la Iglesia se viste con el color morado y el pueblo reza aparentemente unido.  La Madre de la Soledad presencia todos los momentos del dolor, porque ella puede llorar y ver de cerca el sufrimiento, Ella también puede consolar desde su imagen, desde la fe del que habita los pueblos. Ella cuando se encontró con Jesús, le dio todo su Amor y lo sigue dando desde la ermita a todos los creyentes.

La Virgen de la Soledad, es como una luz en la noche del dolor del mundo. Ella es Madre de todos los que padecemos soledad, aquí y ahora en el mundo moderno. Un mundo de violencia, casi insoportable. Un mundo de indiferencia. Un mundo de vértigo. Su corazón traspasado por siete espadas, todavía sangre ante un mundo oprimido.  La Madre de la Soledad, es símbolo de la Semana Santa, esencia, consuelo, ejemplo de toda mujer fuerte, de todo hombre olvidado. Y es en estos días que vivimos hoy, cuando medito ante el dolor de Centro América, de África, de tantos lugares donde los seres humanos sufren persecución religiosa. Pienso que María, la Madre con cualquier nombre, es la única que puede salvarnos y consolarnos en la opresión y en el dolor causado por la soledad. Nadie mejor que una Madre puede cuidarnos y porque mejor que Ella puede amarnos.

Nslujan2argentinaLa Virgen de la Soledad no se apareció a nadie, ella sin embargo está en todas partes, en casi todos los caminos de España. Ella habita la tierra que habitamos, está presente, entre millones de personas que también están solas. Ella es la esperanza de muchos, Ella reparte luz en todo el mundo cristiano. De sus siete espadas brota una fuente de alegría. La alegría de la fe en la Justicia Divina. Ya que de la Justicia Humana, poco, muy poco podemos esperar.

Amar a la Madre, es aliviar nuestra soledad. Es volver a casa fortalecidos por una presencia consoladora.  Ella siempre nos espera en esos caminos sin gente, en esas afueras de los pueblos, nos recibe cuando regresamos y nos dice adiós cuando nos vamos. Ella con el nombre de Soledad, sabe que tiene la llave mágica para organizar todos los pueblos del mundo, la llave del Amor y de la Fe. Sabe que nuestro destino es morir, pero también resucitar.”

Julie Sopetrán@
Leído en: ElTiempoHabitado-Poesías para niños y adultos-Advocaciones marianas de algunos lugares (allí, poemas y hermosas imágenes de advocaciones marianas españolas y mexicanas).
Las imágenes ut supra: Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción del Río Luján: Imagen Original. (Patrona de Argentina).

Antes: Poema a la Virgen María. Lope de Vega

3 Comments »

  1. 1

    Gracias por transcribir esta pequeña ráfaga de las ermitas de la Soledad en España, también las he visto en México… Agradezco mucho tu deferencia. Un fuerte abrazo junto con mi agradecimiento.

  2. 2
    Rosa del Aire Says:

    Un precioso homenaje a nuestra Madre, en torno a la Soledad, una de sus muchas advocaciones.


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: