Madre. Luis Franco

En Octubre, en Argentina, celebramos el Día de la Madre.

A esta mujer callada, esta mujer oscura,
la alabo, así, vestida de simpleza y cordura.
Su bondad está hilada de consuelo y abrigo
y su corazón lleno de experiencia y de días
es corazón más cándido que corazón del trigo.
Y nada hay tan de madre como sus manos pías,
doctas en la dulzura y en todo noble uso,
que hacen el pan de Dios y hacen rezar el huso,
y criaron con afanes santamente prolijos
las plantas de este huerto de su vida, sus hijos.

Madre, eres esa cosa buena, sencilla y santa,
como el fuego que nunca se apaga en el hogar;
como el agua que riega, abreva, lava y canta;
como el viento que sopla en la era de aventar;
como la hormiga enorme en esfuerzo y paciencia;
como el haza que a un tiempo nos da el pan y la flor;
como el nogal fresquito en estos días de calor;
como esta vieja casa que es nido y es querencia.

Aquí a su lado sueño. Rezando al tiempo toco
sus cabellos, cenizas del mortal enemigo.
Como siempre los ojos se me han nublado un poco.

De: mi cuaderno de 4to. grado – Escuela Nº 25 /República de Guatemala /Barrio Caballito/ Buenos Aires Ciudad – Año 1969 – Maestra: Sra. Estrella P. de Álvarez (por si pasa por aquí alguien de allí, o de aquellos tiempos)  

Madrehijo-picasso

La imagen: Pablo Picasso
Otras entradas: Feliz Día de las Madres! 

Tags:

Autor: AcuarelaDePalabras

Lecturas entre amigos...

3 opiniones en “Madre. Luis Franco”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: