Leyenda del conejo de Pascua

La Semana Santa del año 2014, según el calendario litúrgico, se celebrará entre el 13 y el 20 de Abril del 2014. Hace ya unos días que venimos viendo los hermosos huevos pascuales poblando las vidrieras. Por siempre extrañaré a mi querida madrina quien “religiosamente” me regalaba uno todos los años…

“Cuenta la leyenda que cuando sepultaron a Jesús, dentro de la cueva había un conejo escondido, que muy asustado veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto.

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada y lo veía y lo veía preguntándose quien sería ese Señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato, viéndolo; pasó todo un día y toda una noche, cuando de pronto, el conejo vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto. Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva ¡más vivo que nunca!

El conejo comprendió que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar al mundo y a todas las personas que lloraban, que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado.

Como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría y así lo hizo.

Desde entonces, cuenta la leyenda, que el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordarle al mundo que Jesús resucitó y hay que vivir alegres.”

Fuente: sentimientosmanuedu  mirtapagola

Antes: Las Pascuas Cristianas    Las Pascuas: Cómo se festejan. Algunos Significados

Atención y concentración III

Concentración implica limitar nuestra energía.

“Ya saben lo que es la concentración, desde pequeños nos educan a concentrarnos. La concentración implica limitar toda nuestra energía hacia un punto concreto, y mantenerse en ese punto. Un niño en la escuela que mira por la ventana a los pájaros y a los árboles, al movimiento de las hojas o a una ardilla que trepa por un árbol, el profesor le dice: ‘No prestas atención, concéntrate en el libro’ o ‘escucha lo que estoy diciendo’.

Así, se da más importancia a la concentración que a la atención.

Si yo fuera profesor, les ayudaría a observar; les ayudaría a que miraran totalmente a la ardilla, que observaran el movimiento de su cola, cómo funcionan sus garras, todo. Entonces, si el niño aprende a observar atentamente, prestará atención al libro.”

En: Fundacion Krishnamurti

A %d blogueros les gusta esto: