De los números y su historia. Isaac Asimov

Lecturas…

“… Pero le llevó al hombre cerca de cinco mil años, a partir del comienzo de los símbolos numéricos, concebir un símbolo que representa la nada. No se sabe quién fue el hombre que lo logró, sin duda uno de los pensadores más creativos y originales de la historia. Sólo sabemos que fue un hindú que vivió no después del siglo noveno. Los hindúes denominaron a este símbolo sunya sunya, que quiere decir “vacío“. Este símbolo de la nada fue recogido por los árabes, quienes lo denominaron céfer céfer, que en su idioma quería decir “vacío”. Esta palabra dio origen en inglés: “cipher” y “zero“. (Esta última por intermedio de zefirum zefirum.) 6 Con mucha lentitud el nuevo sistema de números (denominados “arábigos” porque los europeos los aprendieron de los árabes) llegó a Occidente y reemplazó al sistema romano.

Debido a que los números arábigos provenían de países que no usaban el alfabeto romano, las formas de los números no se parecían en nada a las letras del alfabeto romano, y esto también era ventajoso. Terminó con la confusión entre las letras y los números, y redujo la gematría, ocupación cotidiana que podía practicar cualquiera que supiese leer, a una tontería molesta por la que muy pocos podrían preocuparse.  

Los números arábigos como los usamos ahora son, por supuesto, 1, 2,3,4,5,6,7,8,9 y el importantísimo 0. Tanta es nuestra confianza en estos números (que son aceptados internacionalmente) que ni siquiera somos conscientes del grado hasta el cual dependemos de ellos.

Por ejemplo, si este capítulo le ha parecido un tanto raro, tal vez se deba a que deliberadamente evité emplear números arábigos en todo su desarrollo. Todos sabemos la gran simplicidad que los números arábigos han traído al cálculo aritmético. La carga innecesaria de que han liberado a la mente humana, debido a la presencia del cero, es simplemente incalculable. Este hecho tampoco ha pasado inadvertido en el idioma.

La importancia del cero se refleja en el hecho de que una de las acepciones (si bien algo arcaica) de la palabra cifra es “suma y compendio” 7 . Y cuando interpretamos un código decimos que lo desciframos“.

Además de la mayor facilidad de cálculo que permiten los números arábigos, cuando se los compara con cualquier otro sistema que haya inventado el hombre, está su compactibilidad. Imaginen toda la información numérica de la tabla que damos aquí traducida a números romanos (o de cualquier otra clase). Resultaría una masa voluminosa que sólo tendría sentido para un experto.

Por ejemplo, nada más que por el número de cifras, es evidente que el número 12.000 es más grande que el 787. Esto no se puede hacer en ningún otro sistema de numeración.

Por ejemplo, de los dos números XVIII y XL, el que tiene dos símbolos es más de dos veces mayor que el que tiene cinco símbolos.  …”

De: De los números y su historia. Cap.: Los números y la numeración. La nada cuenta.  Isaac Asimov

Relacionado: Maneras de numerar: Huevos por docena, tantos por score.

2 Comments »

  1. 1
    Sergio Says:

    En América, los mayas emplearon el cero y tuvieron un calendario exacto. Siglos antes de la invasión española.


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: