“El señor [dios] enloquece a las personas” (José Saramago)

Leyendo textos en el Reader de WordPress, me gustó este fragmento de Saramago reproducido en Artemuros que me recordó otro texto del gran escritor que conpartiéramos hace tiempo ( “El factor Dios” https://acuarela.wordpress.com/2005/03/16/comprenda-con-el-sentimiento-si-no-puede-ser-con-la-razon/ )…

Artemuros

“[…] El lector ha leído bien, el señor ordenó a Abraham que le sacrificase al propio hijo, como quien pide un vaso de agua cuando se tiene sed, lo que significa que era costumbre suya, y muy arraigada. Lo lógico, lo natural, lo simplemente humano hubiera sido que Abraham mandara al señor a la mierda, pero no fue así. A la mañana siguiente, el desnaturalizado padre se levantó temprano para poner los arreos en el burro, preparó la leña para el fuego del sacrificio y se puso en camino hacia el lugar que el señor le había indicado, llevando consigo dos criados y a su hijo Isaac. Al tercer día de viaje Abraham vio de lejos el sitio señalado. Les dijo entonces a los criados, Quedaos aquí con el burro que yo voy hasta más arriba con el niño para adorar al señor y después regresaremos hasta donde estáis. Es…

Ver la entrada original 1.028 palabras más

Cuando nace un hombre…

Leyendo poemas, me gustó éste, desde El Bloc de Javier:

blocdejavier

polluelo

“Se me encoge el corazón al pensar cómo todo pasa sin apenas dejar huella” (Giacomo Leopardi)

Cuando nace un hombre
siempre es amanecer aunque en la alcoba
la noche pinte negros cristales.

Cuando nace un hombre
hay un olor a pan recién cocido
por los pasillos de la casa;
en las paredes, los paisajes
huelen a mar y a hierba fresca
y los abuelos del retrato
vuelven la cara y se sonríen.

Cuando nace un hombre
florecen rosas imprevistas
en el jarrón de la consola
y aquellos pájaros bordados
en los cojines de la sala
silban y cantan como locos.

Cuando nace un hombre
todos los muertos de su sangre
llegan a verle y se comprueban
en el contorno de su boca.

Cuando nace un hombre
hay una estrella detenida
al mismo borde del tejado
y en un lejano monte o risco
brota un hilillo de agua nueva.

Cuando nace…

Ver la entrada original 63 palabras más