La cadena de la vida

Qué se le va a hacer -es la vida! 😦 Sin embargo, debe haber algo para hacer…

Soy donde no pienso

El ciudadano común se cuida de los tres.

El trabajador mantiene a los cuatro.

El vago vive de los cinco.

El comerciante comercia con los seis.

El abogado enreda a los siete.

El cantinero emborracha a los ocho.

El cura absuelve a los nueve.

El doctor cura a los diez.

El sepulturero entierra a los once.

El partido de turno gobierna a los doce.

El presidente engaña a los trece y a su vez al rico lo hace más rico. Al pobre lo hace más pobre. Al mediocre lo hace imbécil. A los imbéciles, los hace ministros, diputados, senadores, y así dejan de ser pobres.

Pero por si te sirve de consuelo, en estos países solo seis personas tienen problemas: Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos.

El gobierno de cada nación es un reflejo de la cultura y evolución de su pueblo. Tienes los políticos que te mereces, (?)…

Ver la entrada original 45 palabras más

Beatles. Help !!

Con el pasar de los años, apreciamos cada vez más la compañía y ayuda de alguien amigo…

Soy donde no pienso


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso oagregamefeeds a tu lector de noticias preferido

Ver la entrada original

Crianza: habilidades de madre y psiquis familiar

“… El mundo ha evolucionado… para acuñar el término más moderno de psiquis familiar, donde el entorno es copartícipe. A la par aparecieron nuevas lecturas que aseguran que una madre aceptablemente buena no es la ideal. Aún más: la perfecta, puede ser negativa para el niño.

También han aparecido corrientes -y la realidad múltiple las potenció– donde los requerimientos del niño no son necesariamente asistidos por las madres.

Lo que podría llamarse como habilidades maternales pueden ser ejercidas por personas diferentes que colaboran en la crianza, abarcando al padre, por supuesto, y a otros familiares o asistentes contratados.

Bajo este concepto, se debe aspirar más a conseguir un buen desarrollo y cumplimiento de las habilidades maternales en su conjunto, que a contar con una madre que solucione brillantemente todas ellas.

Por ello, aliviando la conciencia femenina más exigida, se podría comenzar a pensar en competencias necesarias para el crecimiento del hijo que, en su conjunto, pueden cumplimentar en equipo los adultos cercanos.

La diversidad, además de relajar la demanda concentrada en un único destinatario, permite enriquecer la experiencia del niño. …

… el niño no va a tener ninguna secuela si es atendido en su necesidad, independientemente de qué porcentaje de su requerimiento es provisto por la mamá.”

Leído en: Rev. Uno Mismo Nro. 370, nota “Mala Madre”.