El origen de la calabaza de Halloween

En los útimos años, esta celebración va siendo adoptada entre nosotros (Buenos Aires, Argentina); las vidrieras se llenan de sus íconos; como la calabaza la cual, a su vez, no es un símbolo originario de esta fecha, primitivamente Fiesta de Samhain. Por mi parte, es la primera vez que leo la siguiente historia…

Calabaza03“Cuenta dicha historia que  hace muchos años, una noche del 31 de Octubre un hombre irlandés astuto y tramposo, llamado Jack, estaba emborrachándose en una cantina; allí se topó con Lucifer y  haciendo gala de su fama de pendenciero y tacaño quiso demostrar a todos su ingenio queriendo engañar al mismo diablo  ofreciéndole su alma a cambio de que le pagase el último trago.

El diablo aceptó y para pagar, se transformó en una moneda. Antes  de que el tabernero pudiese cogerla Jack se  la arrebató y la guardó en su monedero donde tenía grabada una cruz, quedando el diablo atrapado incapaz de poder volver a su forma original. Jack puso como condición a su libertad la promesa de renunciar a poseer su alma durante los próximos 10 años. El diablo ante esa tesitura, no tuvo más remedio que  aceptar y concederle su reclamación.

Calabaza02Pasado el plazo, el diablo volvió en su busca reuniéndose con él  en medio del campo. Jack viendo cerca su final  se dispuso a tenderle de nuevo una trampa.

-Antes de partir contigo, me gustaría que me concedieses un último deseo -dijo- es simple, tan solo quisiera poder saborear una manzana de aquél árbol.

El diablo sonrió ante la petición, la cual le pareció algo estúpida y se prestó a concederle su último deseo. De un brinco subió hasta lo alto, mientras que Jack audaz,  aprovechó para dibujar rápidamente una cruz en el tronco. De esta manera el diablo no pudo bajar y tuvo que volver  a prometer que liberaría su alma pero esta vez para siempre. 

El alma en pena de Jack 

Jack murió unos años más tarde; cuando pretendió cruzar las puertas del cielo, se las cerraron por golfo, borracho y estafador, entonces se encaminó hacia el infierno donde el diablo le estaba esperando.

-No tengo adónde ir – exclamó Jack-,  a lo que el diablo le contestó: – Vuelve por donde has venido ¿no recuerdas la promesa de no poseer jamás tu alma?

El camino entre las tinieblas era oscuro y terrible, un fuerte  viento le impedía caminar. El diablo le lanzó desde los mismísimos infiernos un carbón encendido  para que se guiara en la negrura de la noche eterna;  Jack lo puso  en una calabaza que llevaba con él, para que no se apagara con el viento y siguió su vereda interminable.

Calabaza01Pero ésta no es más que una de las muchas versiones de la leyenda de Jack Lantern, otras menos dulces desvelan que el diablo en su último encuentro no tuvo ninguna compasión y fue él mismo quien cortó la cabeza a Jack y la utilizó como linterna (por eso las diferentes expresiones de caras que se les dan a las calabazas).”

Leído en: Los sueños de Lehahiah 
Relacionado: Noche de Brujas (reflexión) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: