Día de la Soberanía Nacional. Patria sí!

20 de noviembre (Argentina)

dsoberania“Hoy se conmemora el Día de la Soberanía Nacional, en recuerdo de la batalla de Vuelta de Obligado de 1845. El ataque del poderoso ejército anglo-francés al territorio argentino que tuvo lugar en 1845, fue resistido por soldados argentinos, en inferioridad de condiciones.

Además, el Día de la Soberanía pasó a ser feriado nacional por decisión del Poder Ejecutivo. El pueblo argentino, sometido duramente durante años por la corona española, no toleraba la idea de volver a ser una colonia. Por esto,  el Gobierno de Juan Manuel de Rosas, respaldado desde el exilio por el general José de San Martín, preparó una resistencia.

Los invasores querían entrar por el Paraná, pero las tropas nacionales, al mando de Lucio Mansilla, se anticiparon en la Vuelta de Obligado, un estrecho recodo de ese río. El número de soldados del ejército anglo-francés superaba ampliamente en cantidad y recursos a los argentinos. Aun así, valientemente batallaron casi diez horas, logrando que las tropas adversarias no pudieran ocupar la costa, cuestión necesaria para conseguir adentrarse en el territorio nacional.

Es por esta heroica resistencia sumada al espíritu de lucha nacional que se conoció en toda Europa la victoria argentina sobre el imperio invasor en la batalla de Vuelta de Obligado quedando inscripta en nuestra historia como un símbolo de independencia, libertad y unidad nacional.

La fecha fue instaurada en 1974 por pedido del historiador José María Rosa y se oficializó por medio de la Ley N° 20.770. En el año 2010, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró en la localidad de San Pedro un monumento en homenaje a la gesta militar argentina. La obra está ubicada a unos 30 metros del panteón que recuerda a los héroes.

Según afirmó la Presidenta en 2010, celebrar el Día de la Soberanía es “cumplir con una deuda histórica, porque se ocultaron deliberadamente durante dos siglos, luchas contra otros colonialismos que aún subsisten, por ejemplo en las Malvinas”. Por eso – siguió – “hay que entender la necesidad de la unidad nacional para lograr la gran Nación como soñaron Belgrano, Moreno, Castelli”.

Leído en: Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (el enlace ya no existe)

Relacionados: Inauguración de un monumento en San Pedro- Año 2010

“…Corrían tiempos en los cuales, como en tantos otros tiempos de nuestra historia de estos 200 años, de este Bicentenario, potencias extranjeras querían dividir nuestro país y apoderarse de nuestros recursos. Buques de guerra, como cantaba la canción de Teresa, acompañados por buques mercantes -porque en realidad venían en nombre del libre comercio-, pretendían transformar este río, nuestro Río Paraná, en un río internacional y no en lo que es y siempre será, un río de la Nación argentina.

Pero iban por más, querían también, para poder transformarlo en internacional, separar a las provincias de Entre Ríos, de Corrientes y de Misiones para conformar la República de la Mesopotamia y entonces el río iba a ser internacional y nosotros íbamos a ser menos, más chicos.

Pero en esos buques de guerra y mercantes, no venían solamente ciudadanos ingleses o franceses, venían también ciudadanos de la Confederación Argentina, identificados como unitarios, que habían emigrado a Montevideo y venían en las mismas naves que iban a invadir su tierra, su patria….”

Día de la Soberanía – Acto 2011

“…¿Por qué estaba ocultado?

Porque era necesario convencer a cada uno de nosotros que era imposible oponerse o luchar contra las grandes fuerzas, de la misma manera que nos tuvieron convencidos hasta el año 2003 de que no se podía hacer nada que no estuviera autorizado por el Fondo Monetario Internacional, que no se podía hacer nada que fuera contra la corriente porque entonces nos íbamos a sumergir en el aislamiento, porque en el fondo ahí radica una de las claves: en convencernos que solamente los superhombres o las supermujeres que existen en otros lados -nunca existen por supuesto en nuestro país- pueden hacer las cosas, y yo digo que es al revésson los hombres comunes, somos las mujeres comunes pero con responsabilidades, las que junto a los grandes pueblos podemos hacer las grandes victorias que se merece nuestra gente, nuestra historia y todos los que ya no están…

Abajo, en los comentarios, más información y enlaces acerca del Día de la Soberanía Nacional.

6 Comments »

  1. Símbolo de lucha por la independencia

    (vía Caras y Caretas*)

    El 20 de noviembre se celebra el Día de la Soberanía Nacional en conmemoración al combate de Vuelta de Obligado en el que la Confederación Argentina se defendió frente a la escuadra anglofrancesa. La estrategia bélica y el valor de las tropas nacionales lograron que la fecha quedara en la historia.

    La expansión de las potencias europeas de comienzos del siglo XIX, en pleno período colonialista, trajo en 1845 un segundo envío de embarcaciones europeas al Río de la Plata. Francia e Inglaterra pretendían intervenir en la política interna, aprovechando los enfrentamientos entre unitarios y federales, porque necesitaban colonias que los proveyeran de materia prima y compraran sus producciones.

    El antecedente había ocurrido en 1838, cuando barcos franceses bloquearon el río como represalia por la detención de un litógrafo francés acusado de espía. Aquel conflicto diplomático generó un bloqueo que duró dos años. Luego, las acciones bélicas que encaró contra la Banda Oriental el gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, implicaron el sitio de Montevideo. Esta situación perjudicó económicamente a los europeos y les dio la excusa para una nueva intrusión.

    Los exiliados unitarios les habían pedido ayuda para frenar a los federales que se encontraban del otro lado del río. Desde las potencias vieron a este llamado como una oportunidad para ganar la libre navegación de los ríos Uruguay y Paraná evitando impuestos.

    Entonces, enviaron embarcaciones que abrieron la navegación del río Paraná. La Confederación Argentina, al mando del comandante Lucio N. Mansilla, los esperaba en la localidad de Obligado, donde estableció una estrategia de defensa muy original: bloqueó el río con 24 lanchones unidos por gruesas cadenas, que cerraron el paso de orilla a orilla. Acompañaban la acción 900 soldados, preparados para enfrentar a los buques con cañones.

    El combate duró ocho horas y finalizó cuando nuestras tropas se quedaron sin municiones: el enemigo contaba con una gran superioridad armamentista. Sin embargo, no lograron sus objetivos comerciales ya que en los pueblos y las ciudades donde intentaron establecer relaciones comerciales se encontraron con la resistencia de la población, que no compró sus mercaderías. Este hecho se convirtió en un hito de nuestra historia en el largo camino de construcción de independencia y verdadera soberanía.

    Leído en: * http://carasycaretas.org.ar/#!/nota/simbolo-de-lucha-por-la-independencia-25498/

  2. 2
    Lucera MRL Says:

    20 de noviembre. Batalla de Vuelta de Obligado. Símbolo de la soberanía nacional argentina (via Soy donde no pienso)

    https://acuarela.wordpress.com/2010/11/20/20-de-noviembre-batalla-de-vuelta-de-obligado-simbolo-de-la-soberania-nacional-argentina-via-soy-donde-no-pienso/

  3. 3
    Mariela MRL Says:

    DIA DE LA SOBERANIA NACIONAL

    1845 – Combate de la Vuelta de Obligado: el General Lucio Mansilla repele a la escuadra anglo-francesa.

    “El Combate de la “Vuelta de Obligado” ocurrió en 1845, cuando Gran Bretaña y Francia, las dos potencias económicas, políticas y bélicas más grandes de la época, se unieron para atacar a la Argentina que se encontraba bajo el mando del gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas.

    El objetivo de la invasión fue de índole económica y política: la expansión de sus mercados y la independización de Corrientes, Entre Ríos y lo que es hoy Misiones para formar un nuevo país, la “República de la Mesopotamia”, que empequeñecería y debilitaría a la Argentina y haría del Paraná un río internacional de navegación libre.

    Los Ingleses y franceses creyeron que con la exhibición de sus imponentes naves, alcanzaría para asustar a los argentinos, pero, no fue así: Rosas decidió hacerles frente encargándole al general Lucio N. Mansilla conducir la defensa, junto a más de un millar de argentinos.

    Fue entonces que en el recodo más delgado de nuestro ancho Paraná las valientes tropas encadenaron el río para defender nuestro territorio y dieron batalla un 20 de noviembre de 1845, en lucha desigual con los poderes más fuertes de la Tierra.

    La estrategia fijada por Rosas y Mansilla tuvo éxito y las grandes potencias de la época finalmente se vieron obligadas a capitular aceptando las condiciones impuestas por la Argentina.

    Las provincias litorales continuaron siendo parte de nuestro territorio y el Paraná es hasta hoy un río interior argentino.”

    De: Ministerio de Educación – Argentina – 2004-2015

  4. 4
    Lucera MRL Says:

    Día de la Soberanía Nacional – (vía SoyDondeNoPienso)

    ¿Por qué se produce el feriado de hoy? La explicación del historiador Pacho O´Donnell.

    https://soydondenopienso.wordpress.com/2013/11/25/dia-de-la-soberania-nacional-vuelta-de-obligado/

  5. Inauguración del monumento – año 2010

    Discurso de la Presidenta de la Nación Argentina, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, en el acto por el Día de la Soberanía Nacional. 20 de noviembre de 2010.

    Gracias, muchas gracias. Muy buenas tardes a todos y a todas.

    Señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señores gobernadores de las provincias de Jujuy y del Chaco; señora Vicegobernadora de La Rioja que nos acompaña; señor Intendente de la localidad de San Pedro; Madres, Abuelas; hermanos; hermanas; compatriotas: hoy estamos aquí cubriendo una deuda histórica de los argentinos y de su historia cual es recordar una epopeya como fue la Vuelta de Obligado, oculta, premeditadamente ocultada desde hace 165 años por la historiografía oficial.

    En este lugar, donde hemos emplazado este monumento histórico, estas cadenas recuerdan a las cadenas que, por orden del brigadier general don Juan Manuel de Rosas, el general Lucio Mansilla y sus tropas cruzaron esas cadenas en el río para que la flota anglofrancesa no pudiera pasar.

    Corrían tiempos en los cuales, como en tantos otros tiempos de nuestra historia de estos 200 años, de este Bicentenario, potencias extranjeras querían dividir nuestro país y apoderarse de nuestros recursos. Buques de guerra, como cantaba la canción de Teresa, acompañados por buques mercantes -porque en realidad venían en nombre del libre comercio-, pretendían transformar este río, nuestro Río Paraná, en un río internacional y no en lo que es y siempre será, un río de la Nación argentina.

    Pero iban por más, querían también, para poder transformarlo en internacional, separar a las provincias de Entre Ríos, de Corrientes y de Misiones para conformar la República de la Mesopotamia y entonces el río iba a ser internacional y nosotros íbamos a ser menos, más chicos.

    Pero en esos buques de guerra y mercantes, no venían solamente ciudadanos ingleses o franceses, venían también ciudadanos de la Confederación Argentina, identificados como unitarios, que habían emigrado a Montevideo y venían en las mismas naves que iban a invadir su tierra, su patria.

    El otro día leía unas letras que decían que esos cañonazos de la Vuelta de Obligado se vienen sucediendo a lo largo de la historia, en esta división de los que amamos y queremos a nuestro país y de los que muchas veces, sin darse cuenta o dándose cuenta, se convierten en serviles y funcionales a los intereses foráneos.

    La valentía de esos hombres, la decisión de Rosas, la del general Mansilla, soldado con honor que al frente de sus tropas comandó la batería de la Vuelta de Obligado, tenía la tarea, sabía que no podía impedirlo por la superioridad numérica, militar y de todo tipo que traía el invasor, que había que debilitar a los buques mercantes, por eso las cadenas. Y mientras no podían pasar eran atacados de las costas en una verdadera guerra de guerrillas que se dio aquí, río arriba y luego cuando volvieron

    Tuvieron que rendirse, tuvieron que saludar al pabellón nacional con 21 cañonazos pese a que eran muy superiores en tecnología y en armamento. Pero se enfrentaron con militares y pueblo unidos en un solo fúsil, en un solo cañón que los enfrentó.

    También quiero hacer mención y homenajear a las mujeres, porque aquí también pelearon mujeres, mujeres de San Pedro y mujeres de San Nicolás. No quiero olvidarme de María y Josefa Ruíz Moreno; no quiero olvidarme de Rudecinda Porcel, de Carolina Núñez, de Francisca Navarro, de Faustina Pereyra, todas comandadas por Petrona Simonino. Seguramente deben tener algún nombre esas calles, Intendentes, tanto para usted como para el de San Nicolás y si no los tienen es bueno que vayan pensando en ponerles el nombre de estas mujeres los intendentes y los concejales, por favor. Tantas calles, tantas plazas, tantas avenidas con el nombre de tantos argentinos que no supieron servir a su país, bien merecen estas mujeres el nombre de alguna plaza o de alguna calle.

    Yo quiero hoy aquí rendir homenaje y reconocimiento a esos hombres y a esas mujeres. Siempre me pregunto y siempre me preguntaré: ¿por qué en la escuela siempre nos han enseñado con muchísimo detalle cada una de las batallas, cada una de las campañas en las que nos permitieron liberarnos del yugo español y, sin embargo, se ocultó deliberadamente durante dos siglos todas las luchas que se dieron contra otros colonialismos que aún subsisten como, por ejemplo, en nuestras Islas Malvinas?

    Creo que no es casualidad, creo que es la de convencernos muchas veces que es imposible luchar o mantener la dignidad nacional.

    Por eso yo creo que el mejor homenaje que podemos hacer a estos hombres y mujeres en el Bicentenario, a los 165 años de aquella gesta maravillosa, es, precisamente, entender la necesidad de la unidad nacional. No como un objetivo declarativo, sino como un instrumento para lograr definitivamente la construcción de una gran nación como soñaron Rosas, San Martín, Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo, todos los hombres y todas las mujeres que lucharon por esos ideales.

    Él también, sí, él también, él y muchísimos más, más anónimos, menos reconocidos, tal vez, él representándolos, pero tantos argentinos que han dado sus vidas para vivir en una sociedad más justa, más libre, más igualitaria, más democrática, más de todos. Este monumento es para todos los argentinos y es de todos los argentinos.

    Yo quiero saludar desde aquí a los más de 40 millones de compatriotas y convocarlos a nuevas gestas, que no va a ser necesario emplazar cadenas en el río ni cañones; será necesario despojar nuestras cabezas de las cadenas culturales que durante tanto tiempo nos han metido. Son más fuertes, más invisibles, más dañinas, más profundas que los cañonazos. Porque muchas veces nos hacen ver las cosas no con el cristal de la patria, sino con el cristal de los intereses de otros.

    Por eso, quiero saludarlos a todos en este 20 de noviembre, que sea símbolo de unidad nacional, pero también de dignidad y soberanía para defender a la patria.

    ¡Viva la patria!

    https://es.wikisource.org/wiki/Discurso_de_Cristina_Fern%C3%A1ndez_en_el_acto_por_el_D%C3%ADa_de_la_Soberan%C3%ADa_Nacional


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: