La enfermedad como camino 1

Dethlefsen y Dahlke escribieron en “La enfermedad como camino” acerca del posible significado de la enfermedad y los síntomas en el ser humano, desde un punto de vista psicológico. Allí desarrollan su teoría, basada en conceptos como “la polaridad”, “la unidad”, “la sombra”, la “ley de resonancia”, diferencia entre “combatir” y “transmutar” la enfermedad, y otros.  El libro está disponible en varios sitios para bajarlo y, en otros muchos, es común leer el texto que aquí copio, el cual no es una transcripción pero da una idea del enfoque del mismo:

enfermo01“El cuerpo grita … lo que la boca calla. La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma. Muchas veces:
El resfrío “chorrea” cuando el cuerpo no llora.
El dolor de garganta “tapona” cuando no es posible comunicar las aflicciones.
El estómago “arde” cuando las rabias no consiguen salir.
La diabetes “invade” cuando la soledad duele.
El cuerpo “engorda” cuando la insatisfacción aprieta.
El dolor de cabeza “deprime” cuando las dudas aumentan.
El corazón “afloja” cuando el sentido de la vida parece terminar.
El pecho “aprieta” cuando el orgullo esclaviza.
La presión “sube” cuando el miedo aprisiona.
Las neurosis “paralizan” cuando el niño interior tiraniza.
La fiebre “calienta” cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.
Las rodillas “duelen” cuando tu orgullo no se doblega.
El cáncer “mata” cuando te cansas de vivir.
¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan en tu cuerpo?
La enfermedad no es mala, te avisa que te estás equivocando de camino…”

Algo de esto pasa. Pero es preciso decirle a la gente que esto NO es una lista de equivalencias, que el significado -la interpretación- varía en cada persona, pues la significación siempre es subjetiva, siempre es personal, única para cada persona… y es tarea de cada uno averiguar qué está diciendo con su síntoma. Y esa tarea no es tan fácil como podría pensarse pues requiere cierto entrenamiento. Entrenamiento en qué?, en “ir a terapia” una temporada, y a una bien llevada por un buen terapeuta. Caso contrario todo puede ser eso que los psicoanalistas llaman “palabra vacía”. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: