Mi turno en la fila

Como dicen en elrefugiodelaspalabras… el final de cada relato y sus interrogantes quedarán a cargo de ustedes, los lectores. Están invitados…

El Refugio de las Palabras

fila-refuigo-de-las-palabras

Llegué pensando que habría poca gente porque era temprano. Pero había muchísima gente, tanto que no se veía dónde acababa la fila. Prometía ser una jornada aburridora, una en que no iba a pasar nada, sólo el tiempo.

Adelante de mí estaba una mujer, de unos cuarenta años que no se callaba, era un comprimido de energía. Vea a la vieja. Ahora la van a sacar, comentaba, mientras llevaba un ritmo golpeando su cartera con los dedos. Traté de adivinarlo, pero ayer en el colegio me dijeron que tenía oído de artillero y parece que tenían razón.

Ver la entrada original 733 palabras más

Queda

Fin de semana leyendo poemas… desde jllopart, otro que me gustó mucho!

jllopart

Queda

Queda alguna palabra
para escribir el verso,
en un rincón quizás
de la memoria oscura.
Queda algún sortilegio
que de luces al alma,
en una espacio gris
de estancias en desuso.
Queda alguna respuesta
oculta entre la noche
cuando todos se van
con el viento del norte;
y queda solitaria
esa figura estática,
que de la niebla surge
como un fiel testimonio,
de aquello que es eterno,
de la palabra inútil
que siempre sirve al verso.

25/12/15 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Queda por j.ll.folch se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra enhttps://jllopart.wordpress.com/2015/12/25/queda/.

Ver la entrada original

El Angelus (Millet, 1859)

Desde elblocdejavier, la historia de un cuadro en el que el pintor «había tapado el ataúd porque se había enterado que eso no sería del gusto de las nuevas modas parisinas…»

blocdejavier

El Angelus es la obra maestra de Millet y pone de manifiesto su adhesión al Realismo francés. Fechada aprox.  en 1859.

Millet muestra a dos campesinos orando y dando gracias a Dios por la cosecha obtenida con el sudor y el esfuerzo de muchos días. El hombre y la mujer agachan piadosamente las cabezas, agarrando él su sombrero y llevando ella sus manos al pecho. A sus pies contemplamos la cesta con los frutos y el apero de labor. La escena se desarrolla al atardecer, quedando las dos figuras en zonas de luz y sombra respectivamente, en un contraste lumínico de gran belleza. Este interés por la luz natural acerca a Millet al Impresionismo. Su pincelada es firme y segura al igual que el dibujo, emplea colores suaves para el campo y más oscuros para los personajes, reflejando las vestimentas de los campesinos a la perfección. No en balde, Millet…

Ver la entrada original 327 palabras más

La historia del Tao Te King

Leyendo todollegatodopasaytodocambia me entero de esta historia que no conocía…

Todo llega, todo pasa y todo cambia

800px-ThaySangLawCin
En el año 23 del reinado de Zhao, Lao Tsu se dio cuenta de que la guerra terminaría por destruir el lugar donde vivía. Como había pasado años meditando sobre la esencia de la vida tenía pleno conocimiento de que en ciertos momentos es necesario ser práctico. Y resolvió tomar la decisión más sencilla: mudarse.
Recogió sus escasas pertenencias y salió en dirección a Han Keou. En la puerta de salida de la ciudad encontró a un guardia.
-A dónde va tan importante sabio?- preguntó el guardia.
-A alejarme de la guerra.
-No puede irse así. A mí me gustaría mucho saber qué es lo que aprendió durante tantos años de meditación. Solo lo dejaré partir si divide conmigo lo que sabe.
Para librarse del guardia, Lao Tsu escribió allí mismo un pequeño librito cuya única copia le entregó. Después continuó su viaje y nunca más se oyó hablar de…

Ver la entrada original 208 palabras más

Retratos de España (107): los efectos de la reforma laboral

Dice Retratos de España… pero es un sentimiento que se atraviesa en muchas otras partes del mundo, en determinados momentos político-económicos y tras cundir la suba del famoso «índice de desempleo»…

Fragments de vida

Un relato de Meri Pas Blaqnuer que lleva por título «LA SEMILLA DEL DIABLO»:

eric bowman 06

«Me llamo Laura. Hace bastantes años que acabé la carrera en la Universidad y no tengo trabajo.

Esta mañana estuve en una entrevista, en otra más de las cientos a las que acudo cada semana, cada mes, cada año.

Una reclutadora me mira de arriba a abajo y me pregunta sobre mi vida, sobre mis objetivos, sobre todo, sobre nada.

En su posición de técnica de RRHH me observa, me analiza, me estudia, escudriña mi vestimenta, proyecta sus ojeras sobre mi lasitud, sobre este desaliento que debe trapasar todas la mesas de los «recruiter/headhunter».

En mi intento de tener una conversación alegre, distentida, con un lenguaje como el suyo, lleno de tópicos anglicismos irritantes, me embrollo, me desordeno, la cago.

Me revuelvo en el mullido asiento de Ikea bajo unos focos que me hacen lagrimear.

Ver la entrada original 120 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: