Reflexión de Thomas Merton

Desde el archivo/2007… 

“Todos los hombres buscan paz primero de todo con ellos mismos. Esto es necesario, porque nosotros no encontramos descanso naturalmente ni siquiera en nuestro propio ser. Debemos aprender a estar en comunión con nosotros mismos antes de que podamos comunicarnos con otros hombres y con Dios.

Un hombre que no está en paz consigo mismo necesariamente proyecta su lucha interior en la sociedad de aquéllos con quien vive, y esparce un contagio del conflicto todo a su alrededor. Incluso cuando trata de hacer el bien a otros, sus esfuerzos son inútiles, ya que no sabe cómo hacer el bien a sí mismo.

En momentos de loco idealismo, puede estar decidido a hacer feliz a otra gente: y al hacerlo los apabullará con su propia infelicidad. Él busca encontrarse a sí mismo de alguna forma en el proceso de hacer felices a otros. Por lo tanto se arroja a la tarea. Como resultado, obtiene de este trabajo todo lo que puso en él: su propia confusión, su propia desintegración, su propia infelicidad.

De “Ningún Hombre es una Isla” de Thomas Merton  (Prades, Francia, 1915 – Bangkok, 1968, monje trapense, poeta y pensador norteamericano).

From No Man is an Island by Thomas Merton (Harcourt Brace Jovanovich, Publishers, New York, 1955) Page 120-21. (Del Boletín de la Merton Foundation)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: