En medio del brutal ajuste económico, buscan quedar como progresistas, habilitando el debate sobre la despenalización del aborto

La apertura presidencial del debate sobre el aborto: un triunfo de la calle / Fuente: Página12
26 Feb 2018

«Sorpresivamente, el presidente Mauricio Macri habilitó el debate sobre la despenalización del aborto en el Congreso. Alfonsín fue el padre del divorcio. CFK, del matrimonio igualitario. ¿Macri quedará en la historia por la despenalización? Por Silvana Melo

«La apropiación de los cuerpos ha sido históricamente un ejercicio del poder, fundamentalmente cuando la cultura patriarcal decide hacer del cuerpo femenino un objeto de propiedad. La figura del femicidio fue un triunfo legal de los movimientos de mujeres que se masivizaron contra la violencia y la muerte de puro contenido machista. El hombre ejerce su poder propietario sobre una mujer que no tiene derecho a decir que no. Y en sentido similar, la sociedad determina que la apropiación del cuerpo femenino impide (con la excusa falaz de la defensa de la vida) la decisión personal de llevar adelante o no una gestación no deseada. Que el macrismo (en una contradicción política histórica) abra las puertas a la discusión parlamentaria del aborto legal, seguro y gratuito es una consecuencia de las luchas feministas y una victoria de las mujeres que deciden, en las calles, en sus casas y en las reparticiones del estado, anular cualquier título de propiedad ancestral.

Desde las muertes icónicas que desataron la fuerza de las marchas del #niunamenos, se profundizó un camino de muchas décadas y comenzó a expandir conciencias. En la calle, que por primera vez empieza a ser de las mujeres, se habla y se debaten a plena luz temas que, en general, eran tratados en ámbitos más cerrados, en espacios más reducidos, con el murmullo de la clandestinidad. Ahora, aparece la posibilidad del debate y la aprobación de la despenalización, durante un gobierno de derecha que elige, con astucia, un tema ardiente (que empuja su discusión desde hace años) que lo toque con la varita de la modernidad y el progresismo y que, a la vez, permita continuar con un camino de ajuste brutal. Ajuste que, casualmente, castiga con impiedad al mismo sector al que pertenecen las mujeres que han muerto y mueren por abortos clandestinos sin un mínimo de seguridad…»

Leído en: http://reflexionesdeltiburon.blogspot.com/2018/02/la-apertura-presidencial-del-debate.html

Autor: AcuarelaDePalabras

Lecturas entre amigos...

10 opiniones en “En medio del brutal ajuste económico, buscan quedar como progresistas, habilitando el debate sobre la despenalización del aborto”

  1. Enlaces a notas relacionadas con el tema de la despenalización del aborto en Argentina:

    El aborto es legal sottovoce
    Pagina12 EL PAÍS
    24 de febrero de 2018
    Opinión
    Por Luciana Peker

    https://reflexionesdeltiburon.blogspot.com/2018/02/el-aborto-es-legal-sottovoce.html

    El cuerpo lo ponemos nosotras
    Pagina12 SOCIEDAD
    20 de febrero de 2018
    por Mariana Carbajal

    https://reflexionesdeltiburon.blogspot.com/2018/02/el-cuerpo-lo-ponemos-nosotras.html

    El aborto no es un asesinato
    Pagina12 SOCIEDAD
    04 de enero de 2018
    Opinión
    Por Mariana Carbajal
    https://reflexionesdeltiburon.blogspot.com/2018/01/el-aborto-no-es-un-asesinato.html

    Me gusta

  2. Aborto seguro y gratuito: pañuelazo para poder decidir sobre los cuerpos

    «Convocadas por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Seguro y Gratuito, miles de mujeres se acercaron este lunes a las puertas del Congreso de la Nación con sus pañuelos verdes (el color adoptado por la Campaña) para exigir a los legisladores que avancen con el proyecto de interrupción del embarazo legal, para que las personas gestantes puedan decidir sobre sus cuerpos.

    “Seguimos exigiendo un derecho fundamental, que es el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, y que se debata y se sancione el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo”, dijo a Contexto Celeste Mac Dougall, integrante de la Campaña, que nuclea a alrededor de trescientas organizaciones.

    Según datos arrojados por la Campaña y por Amnistía Internacional Argentina, en nuestro país se realizan alrededor de 500 mil abortos clandestinos, lo que deja de manifiesto que, a pesar de su penalización, la interrupción del embarazo es un hecho y las mujeres se rebelan ante la maternidad obligatoria. Sin embargo, hechos de forma insegura, son la principal causa de muerte materna.

    El proyecto de interrupción voluntaria del embarazo se presentó en la Cámara de Diputados por última vez en 2016, sin ser debatido nunca a pesar de los números y de la gran demanda del movimiento de mujeres. Este año será la séptima oportunidad que llega al parlamento argentino en once años, pero esta vez los aires son más positivos y se espera que finalmente sea tratado en el recinto.

    “Es un reclamo que se viene discutiendo hace muchísimos años en nuestros país y que hoy más que nunca es necesario”

    “Estamos reclamando que se discuta y se apruebe el proyecto de la Campaña Nacional para la interrupción del embarazo. Es un reclamo que se viene discutiendo hace muchísimos años en nuestros país y que hoy más que nunca es necesario. Hoy la gran mayoría de la sociedad está de acuerdo. Queremos que se discuta. Por eso estamos acá”, dijo a Contexto Malena Lenta, integrante de la Campaña y de la organización feminista Isadora.

    Con las cámaras de la televisión poniendo el foco en el movimiento de mujeres, trasladándose el debate por el derecho al aborto a los programas de la tarde y en la sociedad, se espera que los legisladores se hagan también eco y que sea tratado finalmente en el Congreso.

    “Tenemos muchísima confianza en la movilización de las mujeres, que también llegaron a la televisión, que llegaron a todos los puntos del país. Creemos que tenemos muchas posibilidades de que se trate. La fuerza de las mujeres en las calles ha demostrado que se pueden conseguir muchísimas cosas y los que están en el Congreso tienen que escuchar su voz”, consideró Lenta.

    “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir” son las consignas de la Campaña y que se reflejan en el Proyecto. Pensando de forma integral, se propone la despenalización y legalización del derecho al aborto en Argentina con la adhesión de legisladores de todos los arcos políticos que se hicieron presentes el día de ayer.

    “la pelea por el derecho al aborto también va a estar en uno de los primeros lugares porque implica un problema de vida o muerte”

    “Es importante que estemos hoy acá para dar esta discusión y para decir que las mujeres del campo nacional y popular entendemos que la respuesta es la reivindicación del aborto legal”, dijo a Contexto la diputada provincial por Unidad Ciudadana Lucía Portos, quien participó del pañuelazo junto con otros legisladores, como Horacio Pietragalla, Miguel Funes y Paula Penacca.

    Portos remarcó que “es un problema profundamente político que afecta a las mujeres más humildes de nuestro país”, que “deben enfrentarse a la clandestinidad a la hora de tomar esta decisión” y muchas mueren “por abortos inseguros en Argentina estando en 2018”. Por otro lado, la legisladora remarcó que hoy “el Estado nacional y provincial se están retirando de la prevención”, por lo que el tratamiento es necesario.

    Siendo la antesala al 8M, desde la Campaña llamaron a que el derecho al aborto sea una de las principales consignas que se levanten en el Paro Internacional de Mujeres a desarrollarse este 8 de marzo en más de doscientas ciudades del mundo.

    “En Argentina particularmente, junto con la pelea contra los tarifazos, el ajuste del gobierno de Macri y los despidos donde las mujeres somos las principales afectadas, la pelea por el derecho al aborto también va a estar en uno de los primeros lugares, porque implica un problema de vida o muerte”, sostuvo Lenta. “Creemos que va a tener un papel muy importante, como hoy se demostró aquí”, agregó la militante.»

    Leído en: http://www.diariocontexto.com.ar/2018/02/20/aborto-seguro-y-gratuito-panuelazo-para-poder-decidir-sobre-los-cuerpos/

    Me gusta

  3. del aborto se esta hablando desde la epoca de cristina. pero ahora se le esta dando una posibiilidad real de debate. el asunto es que sirva para evaluar la real posibilidad de avance en ese tema..

    Me gusta

    1. Ojalá se dé un debate con calidad de argumentos, con coherencia lógica, y con sensibilidad hacia las personas «en Juego», pero tengo mis dudas de que vaya a ser así. Igual me entusiasma un -como usted dice- avance en este tema. Ya veremos. Saludos!

      Me gusta

      1. Si! Y si no fuera esto usarían algún otro «tema» para despistar, así que igual es muy positivo que se dé este debate tan postergado en nuestra sociedad, tema detrás del cual hay mucho dolor y mucha hipocrecía. Saludos, que esté bien!

        Me gusta

  4. El país – 07 de marzo de 2018

    La ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo

    Texto completo del proyecto

    Los puntos principales son la extensión del plazo para la IVE hasta la 14ª semana de gestación, la incorporación del aborto en las prestaciones médicas obligatorias también para obras sociales y prepagas y que no es exigible la autorización judicial previa.

    Artículo 1: En el ejercicio de su derecho humano a la salud, toda mujer tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras catorce semanas del proceso gestacional.

    Artículo 2: Toda mujer tiene derecho a acceder a la realización de la práctica del aborto en los servicios del sistema de salud, en un plazo máximo de 5 (cinco) días y en las condiciones que determina la presente ley, la ley Nº 26.529 y concordantes.

    Artículo 3: Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo primero, y más allá del plazo establecido,

    Toda mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo en los siguientes casos:

    1. Si el embarazo fuera producto de una violación, con el sólo requerimiento y la declaración jurada de la persona ante el profesional de salud interviniente.

    2. Si estuviera en riesgo la vida o la salud física, psíquica o social de la mujer, considerada en los términos de salud integral como derecho humano.

    3. Si existen malformaciones fetales graves.

    Artículo 4: Previamente a la realización del aborto en los casos previstos en la presente ley, se requerirá el consentimiento informado de la mujer expresado por escrito.

    Artículo 5: El sector público de salud, las obras sociales enmarcadas en las leyes 23.660 y 23.661, las entidades de medicina prepaga y todos aquellos agentes que brinden servicios médico-asistenciales independientemente de la figura jurídica que posean, incorporarán como prestaciones médicas básicas obligatorias a brindar a sus afiliadas o beneficiarias, la Cobertura Integral de la interrupción legal de embarazo prevista en los arts. 1 y 3 en todas las formas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda.

    Artículo 6: En todos los casos las Autoridades de cada Establecimiento Asistencial deberán garantizar la realización de la interrupción del embarazo en los términos establecidos en la presente ley y con los alcances del art. 40 de la ley 17.132, art 21 de la ley 26.529 y concordantes.

    Artículo 7: Las prácticas profesionales establecidas en la presente ley se efectivizarán sin ninguna autorización judicial previa.

    Artículo 8: Si la IVE debe practicarse a una persona adolescente, entre los 13 y los 16 años de edad, se presume que cuenta con aptitud y madurez suficiente para decidir la práctica y prestar el debido consentimiento.

    La persona mayor de 16 años, conforme a lo establecido en el artículo 26 in fine del Código Civil y Comercial de la Nación, tiene plena capacidad para ejercer los derechos que otorga la presente ley. Si la IVE debe practicarse en una persona menor de 13 años de edad se requerirá su consentimiento con la asistencia de al menos uno de sus progenitores o representante legal. En ausencia o falta de ellos se requerirá la asistencia de las personas indicadas en el artículo 4 del decreto reglamentario del Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, el art. 7 del Decreto 415/2006 reglamentario de la ley 23.61 y el artículo 59 del Código Civil.

    En todos los supuestos contemplados en los artículos que anteceden serán de aplicación la CDN, la ley 26.061 y los artículos pertinentes del Código Civil y Comercial de la Nación,en especial en lo que hace a su interés superior y el derecho a ser oído.

    Artículo 9: Si se tratare de una persona con capacidad restringida y la restricción no tuviere relación con el ejercicio de los derechos que otorga la presente ley podrá prestar su consentimiento informado requiriendo si lo deseare la asistencia de su representante legal o a falta o ausencia de este, la de un allegado en los términos art. 59 del Código Civil y Comercial de la Nación.

    Si se tratare de una persona declarada incapaz judicialmente deberá prestar su consentimiento con la asistencia de su representante legal o a falta o ausencia de este, la de un allegado en los términos del art. 59 del Código Civil y Comercial de la Nación.

    Artículo 10: Quedan incluidos en los derechos y beneficios comprendidos en la presente ley, las personas con capacidad de gestar de acuerdo en lo normado en la ley de identidad de género nº 26.743.

    Artículo 11: Derógase el art. 85 inc. 2 del Código Penal de la Nación.

    Artículo 12: Deróguense los arts. 86 y 88 del Código Penal de la Nación.

    Artículo 13: De forma.

    En: https://www.pagina12.com.ar/99905-texto-completo-del-proyecto

    Me gusta

  5. Aunque no estoy de acuerdo, comparto otros puntos de vista*:

    «DECLARACIÓN DE LA FUNDACIÓN CONIN EN OCASIÓN DEL ACTUAL DEBATE ACERCA DE LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO – http://www.centrodebioetica.org – 10 de marzo de 2018

    Hace pocos días se ha instalado en la agenda pública Argentina un intenso debate sobre la despenalización o no del aborto inducido, y se anuncia la presentación por varios legisladores, grupos sociales y organizaciones no gubernamentales de proyectos de ley en ese sentido, para ser debatidos próximamente en el Congreso Nacional. Ante esa situación, que se vincula directamente con una problemática ética, jurídica, científica y sanitaria, CONIN ha considerado necesario hacer pública su opinión al respecto, con la finalidad de contribuir al esclarecimiento y buena solución del debate. Fundamentalmente porque en toda discusión resulta necesario exigir a los participantes la aceptación de los datos obvios de la realidad, la coherencia lógica entre las diferentes afirmaciones, y la aceptación de las consecuencias necesarias de las cuestiones asumidas.

    1.- El aborto inducido (por oposición al natural), es decir, la provocación deliberada de la muerte biológica de un embrión o feto para lograr su eliminación del útero materno, es intrínsecamente un acto sujeto a un juicio moral, ya que se trata de una acción intencional y electiva de un ser humano, realizada con el objetivo de alcanzar un resultado determinado. Si bien algunos colectivos sostienen que en este caso no se trata de una cuestión ética sino médica, en realidad se trata de una cuestión que, por más que tenga vinculaciones médicas, no deja de ser un acto humano y por lo tanto sujeto necesario de una valoración ética, positiva o negativa. Por otra parte, esto es lo que en realidad interesa y todos los debates acerca del aborto tienen un innegable carácter ético.

    2.- La ética es el saber acerca de lo que es bueno para el hombre en cuanto tal, en la medida en que ello depende de la actividad humana, así como de los medios aptos para alcanzarlo. A la inversa, el mal o lo no-bueno es la privación de un bien adecuado o proporcionado al sujeto (y a los sujetos) éticos. Los bienes humanos son las diferentes dimensiones del perfeccionamiento o de la realización humana, desde el punto de vista del hombre en cuanto tal, es decir, no en alguno de sus aspectos particulares: no como atleta, como cantante, o como escritor, sino como hombre. Existen varias nóminas de los bienes humanos básicos propuestas por los autores, pero en todas ellas se incluye sin excepción la vida o la existencia viviente del ser humano. Y ello es así ya que de no existir la vida, resultaría imposible la realización de los restantes bienes: el conocimiento, la apreciación de la belleza, la amistad, etc.

    3.- La vida humana (su desarrollo, conservación, plenitud, etc.) es por lo tanto el más básico y fundamental de los bienes humanos, y por ello la tarea propia de la ética es la de defenderla, promoverla, resguardarla y perfeccionarla. Pero ante todo evitar toda acción que atente deliberadamente contra ella, con la finalidad de suprimirla o eliminarla. Es por ello que varios filósofos de relevancia han sostenido que el principio de defensa de la vida es el principio central de la existencia y de la coexistencia humana. Y es por eso también que todas las civilizaciones han estructurado sistemas éticos que tienen como núcleo el resguardo y la promoción de la vida humana.

    4.- Pero no solo la ética personal, sino también el derecho regulan las conductas abortivas, en razón de tratarse de una actividad que no solo causa un daño irreparable a un ser humano individual privándolo de la vida, sino que además vulnera el bien de la sociedad completa o política al privarla de uno de sus miembros, que si se lo deja vivir y no se lo mata, se convertirá en breve en un miembro activo de esa sociedad: que puede ser trabajador, político, amigo, padre o madre, comprometido y generoso. Además, es bien sabido que si se permite matar a ciertos seres humanos, se abrirá la puerta que permitirá el asesinato legal de humanos cada vez mayores, con el argumento de que causan inconvenientes, crean problemas, o simplemente porque lo quiere la “decisión” autónoma de la madre.

    5.- Pero además, todo lo antedicho es tan evidente y palmario, es decir, que el aborto consiste en la muerte intencional de un ser humano vivo, que quienes por razones que son difíciles de comprender propugnan su legitimación o autorización, se ven obligados a recurrir a argumentos artificiosos, rebuscados y falaciosos a los fines de justificar sus propuestas frente a la sociedad y a su propia conciencia. De este modo, se dice que el ser humano recientemente concebido puede ser muerto impunemente porque no es “persona”, por lo cual se entiende – de modo arbitrario y sin fundamentación rigurosa – un ser humano adulto, capaz de realizar todas las actividades propias de los adultos: ir a la universidad, practicar deportes o participar en política. El problema es que con ese criterio, podría matarse también a los no nacidos hasta el momento del parto, y aún a los nacidos, hasta que puedan desarrollar las actividades propias de los adultos. En este sentido el bioeticista australiano Peter Singer, que propugna este argumento, propone que se autorice la muerte de los nacidos al menos hasta los siete años, edad en la que pueden manifestar plenamente su racionalidad ya desarrollada. Y esta es la única conclusión realmente coherente con las premisas de estos promotores del aborto libre.

    6.- Por otra parte, también se propugna la existencia de un derecho a elegir (o a decidir) o derecho de autonomía de la madre, que se sobrepondría – vaya a saber por cuales razones – al derecho a la vida del no nacido, y autorizaría la muerte intencional del niño por nacer. El problema es que razonablemente no puede existir ese derecho, toda vez que la mera elección o decisión, sin tener en cuenta su objeto o finalidad, puede efectuarse con el fin de ofender a otro, privarlo de su salario, lastimarlo física y espiritualmente, o finalmente, matarlo. Y a todo eso es claro que no se tiene derecho. En rigor, la autonomía sólo tiene sentido y se justifica cuando se trata de optar por diferentes formas de realización de los bienes humanos, es decir, cuando se opta por distintas formas de ejercer la solidaridad, el conocimiento, la experiencia estética o el trabajo, pero no para decidir matar a un no nacido, con el argumento de que su madre tiene más derechos que él.

    7.- También es necesario considerar que varios de los defensores de la legitimidad del aborto aceptan limitarlo temporalmente, como realizable sólo hasta los doce días, las doce semanas o hasta que nazca la criatura. Pero resulta que, y se trata de una verdad de Perogrullo, la vida comienza cuando comienza el proceso vital, es decir, cuando el espermatozoide fecunda al óvulo y no un tiempo, cualquiera que este sea, después de este inicio. Ya en ese momento se está en presencia de un organismo vivo de la especie homo sapiens y no existe ningún evento posterior apto para cambiar su naturaleza esencial. Los accidentes que se enumeran para postergar el inicio de la vida: la posible gemelación, la implantación o la aparición de la actividad neuronal perceptible, no tienen capacidad alguna para cambiar la índole del sujeto que se desarrolla, que es exactamente el mismo quien, si no se lo mata, será un sujeto adulto en la plenitud de sus capacidades.

    8.- Asimismo cabe preguntarse antes de continuar: ¿tiene sentido debatir en la Argentina la despenalización del aborto? Y la pregunta es pertinente, ya que nuestro País tiene establecido en su Constitución Nacional (por la incorporación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos a partir de 1994) que “persona es todo ser humano” (Art. 1) y que “toda persona tiene derecho a que se respete su vida” y finalmente que “este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción” (Art. 4). En otras palabras, en la Constitución Argentina se encuentra claramente zanjado el debate, y por lo tanto de lo que se trata es de aplicarla pura y simplemente, sin recurrir a argumentos falaciosos, cifras manifiestamente infladas o recursos retóricos sin fundamento riguroso.

    9.- Por todo ello, los integrantes y colaboradores de CONIN sostienen – y lo proponen a sus compatriotas – que en ocasión de este debate acerca de la penalización (o no) del aborto inducido, de lo que se trata humana y racionalmente es de optar por la defensa de la vida, contra las opciones-elecciones por la muerte; de hacer un llamado a las responsabilidades humanas asumidas y cumplidas, contra la búsqueda de soluciones facilistas e insolidarias; de proponer una concepción ética orientada al bien humano de la vida, que se ordene a la promoción de lo mejor que hay en el hombre, contra las visiones egoístas y degradantes de la actividad humana; de optar por la ayuda, el cuidado, el respeto y el compromiso, contra la exclusiva búsqueda del provecho propio a costa del bien de los demás; de optar, en definitiva, por la dignidad intrínseca del ser humano, contra las pretensiones de su cosificación y manipulación irrestricta Si se opta de este modo, se verá que, en realidad, hay muy poco que debatir; se trata de reconocer y aplicar los sabios preceptos de la Constitución Argentina y de asumir una actitud irrenunciablemente responsable y solidaria con la vida de los demás, tengan éstos sus primeros segundos o cien años de existencia en el mundo.

    Fundación Cooperadora para la Nutrición Infantil (CONIN)»

    Del boletín del Centro de Bioética (Argentina)

    *¿Que cuál es mi punto de vista..? El mío anda más del lado de los conceptos que se manejan en la teoría psicoanalítica. Para mí, ante todo, un ser humano tendría que ser «deseado» y, así, llevar en su «interior» ese deseo de vivir que le hará posible una «buena» vida; «deseado» ¿por quienes?, por sus pro-genitores, quienes van a dar «lo mejor de sí» -aunque no sea mucho lo que puedan- para que viva, quienes se van a hacer cargo de su manutención para que pueda «realizarse» como persona.

    También considero cómo es el actual sistema social -político-económico- que deja a las personas individuales «a la buena de Dios», en el sentido de que no existe un sistema de crianza en comunidad, no hay contención ni para quien pare un nuevo ser ni para dicho nuevo ser humano. (pareciera que al «sistema» actual le vienen bien nuevos «esclavos» potenciales).
    En un «mundo ideal» adoraría que todos los ser humanos nacieran bienvenidos -por los genitores y por el «sistema», pero estamos muy lejos de eso.

    El concepto «niñez» no existió siempre, la sociedad lo fue gestando y, al mismo tiempo, dándole derechos, así es que empezaron a reconocerse los «derechos del niño». Nos estamos manejando -como siempre en el «mundo humano» con conceptos puntuales y concepciones más generales contextualizados en una época y lugar.

    El «mundo» humano no es simple Biología, no somos animales, el famoso «instinto» de los animales es deseo y voluntad en los humanos.

    El «instinto maternal» no existe como se puede comprobar por la tantas noticias-amarillas-policiales.

    El aborto es una decisión ética -y moral y religiosa y de filosofía de vida y más- ¿de quién? ¿de la «sociedad»? ¿de la persona con capacidad gestante? ¿quién se hace cargo de todas y cada una de las consecuencias de dicha decisión?

    Venimos arrastrando gran hipocrecía, muchísimos «pro-vida» -biológica- corren prontamente con sus hijas adolescentes embarazadas a servicios médicos clandestinos… o hacen la «vista gorda» para que se arregle ella sola como pueda… y a veces, le cuesta su vida. Hay una «realidad» que habría que visualizar y considerar con sensibilidad amorosa… bla…bla…bla

    No es este el espacio para seguir poniendo en palabras y, además, estamos a merced de los intereses de los actuales legisladores que son políticos, que negocian y que tienen sus intereses y compromisos que les tienen las «manos atadas»… la Sociedad avanza/progresa/evoluciona/cambia muy lentamente… en fin…

    Me gusta

  6. El país
    09 de marzo de 2018
    Opinión
    Aborto legal y las trampas argumentativas
    Por Juan Manuel Otero

    El debate sobre la despenalización del aborto se instaló en la agenda política. Más allá del oportunismo que pudo haber llevado al gobierno a posicionar el tema, hoy parece haberse generado la posibilidad de dar una discusión ampliamente postergada. Como toda cuestión pública compleja, las decisiones que pretendan resolver la cuestión deberían tener como presupuesto un debate profundo. A mayor profundidad de la discusión, a mejores argumentos, a mayor cantidad de voces y deliberación pública, mayor será la legitimidad de la decisión.

    ¿Cómo facilitamos o entorpecemos a la argumentación pública? Ezequiel Spector, en su reciente libro Malversados, propone una serie de ejercicios destinados a denunciar las formas usuales en cómo el debate se frustra: las trampas argumentativas. Se trata de argumentos que nos persuaden, pero que lo hacen con engaños. Se trata de engaños quizás inevitables y muy efectivos dentro de un sistema político poco virtuoso. Tenemos, sin embargo, la posibilidad de señalarlos, denunciarlos y, quizás, superarlos.

    El debate sobre el aborto, un terreno en donde la calidad de la argumentación muchas veces pierde terreno frente a la indignación, el enojo y las emociones, se puede transformar en un buen ejemplo de lo que Spector llama la falacia del espantapájaros.

    Se trata de una trampa que falsea el terreno político adulterando los argumentos del otro, buscando transformarlos en posiciones más débiles de lo que en realidad son. La estrategia es simple, nuestro oponente simula decir en sus propias palabras nuestro argumento, y haciéndolo termina moldeándolo según su propia conveniencia. Después simplemente se dedica a refutar su propia versión distorsionada de nuestra idea. La aparente simpleza de la discusión se obtiene a partir de una artimaña argumentativa, eliminándose del espacio discursivo las riquezas y multiplicidad de planos que deberían ser tenidos en cuenta. No existe deliberación genuina, nuestro contrincante, dialogando consigo mismo, construye la peor versión de nuestro propio argumento y, contra esta versión, emprende su crítica.

    Transparentar la problemática del aborto ilegal, sacarla de la marginalidad, despenalizar la conducta, legalizar y reglamentar el ejercicio de un derecho, establecer políticas públicas de salud reproductiva, priorizar el derecho de autodeterminación de la mujer sobre su propio cuerpo, son estas las cuestiones que están en juego. Se trata de un programa articulado, entramado, que no admite simplificaciones. Una política de despenalización reconoce que el derecho penal no solo no es efectivo en solucionar el problema del aborto, sino que lo agrava. ¿Quienes pretendan rebatir este programa están dispuestos a dar buenos argumentos contra la mejor de las versiones de este programa, o simplemente van a continuar presentando una versión pobre de la cuestión? Para responder a esta pregunta, precisamos identificar los trucos argumentativos, reconocer su efectividad, ponerlos de manifiesto y exorcizarlos.

    * Universidad Nacional de Río Negro.
    © 2000-2018 http://www.pagina12.com.ar

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: