Plegaria judía pidiendo misericordia y protección (ante la pandemia)

Más allá del credo o no-credo que profesemos… podemos adaptarlo con nuestras propias palabras…  

“Que sea Tu voluntad nuestro Di-s y Di-s de nuestros antepasados, para que llenes de misericordia a todos los habitantes del mundo y los habitantes de esta tierra, y los protejas de todos los duros y malvados decretos que puedan visitar el mundo y rescatarnos de todas las enfermedades, padecimiento, plagas y epidemias.

Que todos los pacientes infectados con la enfermedad estén completamente curados. Para ti, D-os, está la Grandeza y el Rigor, el Esplendor y la Eternidad y la Majestad, porque todo lo que en el cielo y la tierra te concede individualmente el Reinado y la Autoridad, y en tus manos está el alma de todos los vivos y el espíritu dentro de la carne, y está en tu Poder y Fuerza crecer y fortalecer y curar a la humanidad al máximo, hasta los alcances más minúsculos del espíritu, y nada está más allá de Tu Habilidad.

Por lo tanto, que sea Tu Voluntad, D-os Fiel, Padre de la Misericordia, Sanador de todos los males entre Su pueblo Israel, Tú que eres el Sanador Fiel: Envía sanación y cura, y actúa con la mayor amabilidad, perdón y compasión a todos los pacientes infectados por esta enfermedad. Por favor, D-os, que Tu Misericordia esté en todos los habitantes del mundo y en todo Tu Pueblo Israel. Por favor, levántate de Tu Trono de Juicio y siéntate sobre el Trono de la Misericordia, y ve más allá de la letra de la ley para abolir todos los decretos severos y malvados. ‘Y Pinjas se levantó y oró y la plaga se detuvo‘. Y decreta sobre nosotros buenos juicios, salvación y consuelo por Tu Misericordia, y destruye nuestro malvado decreto, y que nuestros buenos puntos tengan importancia ante ti. Levántate, ayúdanos y redímenos por Tu bondad.

Escucha ahora por favor la voz de nuestra súplica, porque escuchas las oraciones de todos. Bendito es Él que escucha la oración.

Que los enunciados de mi boca y el razonamiento dentro de mi corazón encuentren favor ante Ti, Señor, mi Roca y Salvación.

Y que se cumpla dentro de nosotros el versículo de la Mikra que dice: ‘No les enviaré ninguna de las plagas que envié a los egipcios, porque yo soy el Señor, Tu Sanador‘, Amén.

Leída en: https://www.enlacejudio.com/2020/03/06/desde-israel-el-rezo-judio-contra-el-coronavirus-escrito-por-el-gran-rabino-sefaradi/ – El Gran Rabino Sefaradí de Israel, Yitzjak Yosef, compuso un rezo especial…

Cartas desde mi celda

Gracias enelcampodelavanda por traernos esta historia “romántica”, y oportuna de contar ahora! Pero la mayoría estamos muy lejos de ser un Bécquer que, en sus encierros, escribe y tal como él lo hizo… No nos resulta nada fácil el aislamiento… aunque tenemos la Internet en casa… y él no la tuvo…

En el campo de lavanda

Cualquier confinamiento aunque sea en el más hermoso de los paraísos propicia la reflexión. Gustavo Adolfo Bécquer se recluyó en el monasterio de Veruela junto a su hermano Valeriano  para intentar curar su tuberculosis. Su primera estancia fue durante el invierno de 1864 y hasta la primavera de 1865.

bec3

Ambos hermanos pintaban y dibujaban, su padre había sido un reconocido pintor, pero Gustavo Adolfo ante todo era ya escritor y poeta. Su primera estancia en Veruela (Alcalá de Moncayo) fue desde el invierno de 1864  hasta gran parte de la primavera siguiente.

bec5

Gustavo Adolfo dibujado por Valeriano en Veruela (1864)

bec1

“Concierto de espectros” Gustavo Adolfo (1860)

Allí escribió nueve cartas (en realidad la última fue escrita en Madrid)  que fueron siendo publicadas periódicamente por el diario madrileño “El Contemporáneo” y que luego se convertirían en el libro “Cartas desde mi celda”.

https://es.wikisource.org/wiki/Cartas_desde_mi_celda  (texto completo).

Son crónicas del día a día…

Ver la entrada original 334 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: