Me la guardo aquí porque me llevó a un tiempo-niño en el cual yo solía pasar por un terreno del que brotaban algunas amapolas, así tan delicadas, tan frágiles como la de esta bella foto de Angel Ros… y qué decir de las margaritas que soleaban mi corazón!

Palabras y fotos

Ruella i margArites

Ver la entrada original

A %d blogueros les gusta esto: