La pobre Marilyn – Juan José Ipar

Si tienen tiempo para leer…

Veleidades de Verdad

Photo by Pixabay on Pexels.com

2018

Pocas figuras del espectáculo o de otros palos han suscitado tanta piedad, conmiseración o sincera compasión como Marilyn Monroe, cuya mítica nombradía no cesa ni mengua con los años, ni es opacada por las nuevas figuras que la industria del enterteinment le propone e impone a las masas postmodernas. Seguimos intentando vanamente reparar el daño que impiadosamente tuvo que padecer y darle siquiera un poco de amor, ese don tan esquivo y elemental. Nuestra Marilyn fue ciertamente la encarnación de un muñeco inolvidable, un estereotipo icónico y pregnante que no careció de pliegues escondedores.  

Sucesora directa de las “rubias de la Fox”, conjugó dos arquetipos solidarios: la rubia tonta -que ni es rubia, ni es tonta- y la bomba sexy. Su voz pequeña, sus curvas tentadoras, su impostada inocencia, su desvalimiento y sus cristalinos razonamientos conformaron una artillería invencible. Por algún lado…

Ver la entrada original 4.235 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: