Dedicado al Hombre de la Cruz / Llora el Espejo (poema enviado por el lector Mario Anónimo)

Gracias por participar!

Llora su pena El Espejo
Vacío de pasiones y sin un reflejo
Estremece en la soledad
Su llanto mudo
De hiriente Claridad
Ya no refleja la realidad
En su piel cristalina
Des una rota cortina
Se filtra tímidamente
Un rayo de sol que ilumina
Un roto crucifijo en la pared
Mientras muere de sed
El hombre allí en la cruz
Y un pequeño rayo de luz
En su cabeza ilumina
Una gran corona de espinas
Y clavos en pies y manos
Para salvar sus hermanos
Por los pecados cometidos
Será por eso que compungido
Llora el espejo su dolor
Por el hombre crucificado
Que predicó paz, unión y amor
Entre los seres de este mundo
Comparte el Poeta y Mendigo
Su dolor profundo,
Pero no puedo comprender
Cómo puede ser
Que aún siga crucificado
Toma el crucifijo de la pared
Y entre su rústicas manos
Arranca uno por uno los clavos
De sus pies y sus manos
Maldiciendo a los Romanos
Por las heridas causadas
Lo deja en los brazos
De su Madre tan Amada
Una pequeña virgen deteriorada
Que deslumbra inmaculada
La radiante pureza de su mirada
Queda grabado su reflejo
Sobre la lágrima del Espejo
Que llora la emoción
Al sentirse acompañado
Por el hombre tan Amado
Que ya no se refleja
En su piel crucificado.

Mario Anónimo / UY/

Autor: AcuarelaDePalabras

Lecturas entre amigos...

Un comentario en “Dedicado al Hombre de la Cruz / Llora el Espejo (poema enviado por el lector Mario Anónimo)”

  1. «Llego el Otoño»

    Marzo llego tímidamente
    Con el otoño en su piel
    Trayendo con el
    Para dibujar en mi mente
    Una paleta de cobrizos colores
    Perfumes de viejos Amores
    Marchitas flores
    En el jardín del olvido.

    Un húmedo viento
    Con su lluvia gris
    Cual triste lamento
    Por un camino sin tiempo
    Arrastra las hojas
    Que a los árboles despoja
    Dejándolos desnudos y sin vida
    En la mañana fría
    Cargada de nostalgia y melancolía.

    Las calles vacías
    Y Las plazas desiertas
    Bajas las cortinas
    Cerradas las puertas
    La gente en sus casas
    Por el Covid-19,
    Lentamente llueve
    Como queriendo decir
    Ya han de venir
    Tiempos mejores.

    Son las 2 de la madrugada
    La soledad emocionada
    Camina sin rumbo
    Por las veredas inundadas
    De oscuras sombras
    De un gris profundo,
    Y entre ellas escondidas
    Los recuerdos de aquellos días
    Que viven en mi memoria
    Vieja guarida
    Donde funden su agonía
    Los recuerdos de mi Vida.

    Se va la noche adormecida
    A dormir su pena
    En los brazos del día,
    Por su vieja herida
    Se marcharon las estrellas,
    Me voy por las oscuras callejas
    Arrastrado mis soledades
    Parezco una hoja vieja
    Llena de cicatrices y sin vida
    Azotada por el destino
    Sobre el gris empedrado
    En la alfombra cobriza
    De este lluvioso día.

    Mario Anónimo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s