Me gusta compartir,pequeños momentos

A mi, sí me gustó, y mucho. La comparto…

Palabras y fotos

juny14-065oo.jpg
Siempre lo he hecho,ahora termino de hacer esta foto,espero que a vosotros tambien os guste.

Ver la entrada original

Quién (23 de junio)

Leyendo poemas… éste me encantó… lo comparto:

Palabras de mi mundo

Quién vendrá a mi ventana
a despertarme con su canto de amanecer
y a arrullarme con su voz de mar
cuando la vida pese en cada uno de mis huesos

Quién me hablará de campos y luchas
de poesías y amores
de libertad y mundos lejanos
con la frente apenas visible
tras cientos de libros inimaginables

Quién pintará mis paisajes
diseñando nubes y árboles a voluntad
con trazos de amapola
y lienzos de pasto y cielo

Quién oirá mis quejas, sueños y dudas
y sabrá hablarme cuando más lo necesito
así como regalarme su paciencia
en los momentos de dolor

Quién te dedicará canciones desde el alma
en forma de versos perdidos
con el único anhelo
de ver brillar tus ojos
y teñir de atardecer tus mejillas

Quién te levantará en el viento
para que podás tocar las estrellas
y te estrechará entre tus brazos
como si el sol fuera…

Ver la entrada original 43 palabras más

Aprendiz de alquimista

Me gustan estas “Historias para el Alma”, en “Cassiopeia y Andrómeda”, con gusto comparto una…

El poder de las Llamas Gemelas

Hace días que, en esas pláticas que mantengo conmigo misma en mis momentos de soledad, aparecen como en una película, miles de sucesos pasados que me recuerdan quién soy. Desde niña, solía sentirme muy rara, fuera de lo común, extraordinaria, ni mejor ni peor que nadie, sino distinta. Y me preguntaba si habría otros como yo y dónde estarían. Nací con un don, la ‘Empatía’ que me confundía mucho, porque podía sentir en mi cuerpo las emociones de todos los que me rodeaban, ¡aunque ellos no las quisieran mostrar! Siempre me sentí como sapo de otro pozo, aun en el seno de mi familia, no encajando en molde alguno que me quisieran imponer desde afuera y con un mundo interior maravilloso del que disfrutaba enormemente.

Una especie de antigua voz, muy sabia, resonaba en mi interior y me contaba al oído que lo que las personas de mi entorno…

Ver la entrada original 872 palabras más

Lecturas de budismo VI: Ajahn Chah

Conocer el Dhamma (vía bosquetheravada.org)

Por Ajahn Chah

La ley de anicca afirma que todas las cosas son impermanentes. Si desean que las cosas sean permanentes, sufrirán. Cuando la impermanencia se muestre se decepcionarán. Aquel que ve que las cosas son naturalmente impermanentes estará tranquilo, no tendrá conflictos. Aquel que desea que las cosas sean permanentes tendrá conflictos, llegando, incluso, a perder el sueño por ello. Esto es ser ignorante de anicca, la impermanencia, la enseñanza del Buda.

Si desean conocer el Dhamma [1] ¿dónde deben mirar? Deben mirar dentro del cuerpo y de la mente. No lo encontrarán en los estantes de una biblioteca. Para ver realmente el Dhamma deben mirar dentro de su propio cuerpo y mente. Sólo existen estas dos cosas. La mente no es visible al ojo físico, debe ser observada con el “ojo de la mente”. Antes de que el Dhamma pueda ser comprendido deben saber dónde mirar. El Dhamma que está en el cuerpo debe ser observado en el cuerpo. ¿Y con qué miramos el cuerpo? Lo miramos con la mente. No encontrarán el Dhamma mirando en ninguna otra parte, porque tanto la felicidad como el sufrimiento surgen aquí mismo. O ¿han visto surgir la felicidad de los árboles, de los ríos o del tiempo? La felicidad y el sufrimiento son sensaciones que surgen en nuestros propios cuerpos y mentes.

Por eso el Buda nos dice que conozcamos el Dhamma aquí mismo. El Dhamma está aquí mismo, debemos mirar aquí mismo. Un maestro puede decirles que miren el Dhamma en los libros, pero si ustedes piensan que ahí es donde el Dhamma realmente está, nunca lo verán. Habiendo visto libros, deben reflexionar acerca de esas enseñanzas interiormente. Entonces podrán comprender el Dhamma. ¿Dónde existe el verdadero Dhamma? Existe aquí mismo en nuestro cuerpo y nuestra mente. Usen la mente para contemplar el cuerpo. Esta es la esencia de la práctica de la contemplación.

Cuando hacemos esto, la sabiduría surge en nuestras mentes. Cuando hay sabiduría en nuestras mentes, donde quiera que miremos hay Dhamma, vemos anicca, dukkha y anatta en todo momento. Anicca significa transitorio. Dukkha, si nos apegamos a las cosas que son transitorias debemos sufrir, porque no son nosotros ni nuestras (anatta) [2]. Pero no vemos esto, siempre vemos las cosas como si fueran nuestro yo o nos pertenecieran.

Esto significa que no ven la verdad de la convención. Deben entender las convenciones. Por ejemplo, todos los que estamos sentados aquí tenemos nombres. ¿Nuestros nombres nacieron con nosotros o nos los fueron asignados después? ¿Comprenden? Esto es convención. ¿Son útiles las convenciones? Por supuesto que son útiles. Por ejemplo, supongamos que hay cuatro hombres: A, B, C y D. Todos ellos deben tener sus nombres individuales por conveniencia para comunicarse y trabajar juntos. Si queremos hablar con el señor A, llamamos al señor A y viene él, no los otros. Esta es la utilidad de las convenciones. Pero cuando investigamos profundamente el asunto vemos que, realmente, no hay nadie allí. Vemos trascendencia. Sólo hay tierra, agua, viento y fuego: los cuatro elementos. Esto es todo lo que hay en nuestro cuerpo.

Pero no lo vemos de esta manera debido al poder de apego de attavadupadana [3]. Si miráramos claramente veríamos que lo que denominamos persona no es gran cosa. La parte sólida es el elemento tierra, la parte líquida es el elemento agua, la parte que sopla aquí y allá es llamada elemento viento, la parte que proporciona calor es llamada elemento fuego. Cuando tierra, agua, viento y fuego están unidos son denominados ser humano. Cuando analizamos las cosas vemos que sólo hay tierra, agua, viento y fuego. ¿Dónde se encuentra la persona? No la hay.

Es por eso que el Buda enseñó que no hay práctica más elevada que ver que “esto no es mi yo y no me pertenece”. Son simples convenciones. Si entendemos todo claramente de esta manera, estaremos en paz. Si comprendemos en el momento presente la verdad de la impermanencia, que las cosas no son nuestro yo ni nuestra pertenencia, cuando estas se desintegren estaremos en paz con ellas, porque, de todos modos, no pertenecen a nadie. Sólo son los elementos tierra, agua, viento y fuego.

Para la gente esto es difícil de ver, pero, aun así, no está más allá de nuestra habilidad. Si podemos verlo encontraremos contento, no tendremos tanta ira, codicia e ilusión. Siempre habrá Dhamma en nuestros corazones. No habrá necesidad de celos ni de rencor, porque todos somos, simplemente, tierra, agua, viento y fuego. No hay nada más que eso. Cuando aceptemos esta verdad veremos la verdad de la enseñanza del Buda.

NOTAS

[1] La enseñanza del Buda, la ley de la naturaleza.

[2] Las tres características de la existencia (ti-lakkhana): anicca, impermanencia; dukkha, insatisfactoriedad, sufrimiento; anatta, no yo, no ego.

[3] Una de las cuatro bases del apego: kamupadana, apego a objetos sensoriales; silabbatupadana, apego a ritos y ceremonias; ditthupadana, apego a puntos de vista; y attavadupadana, apego a la idea del yo.

FUENTE
Fragmento de la charla traducida al inglés como “The Four Noble Truths” ofrecida en el Manjushri Institute en Cumbria, Reino Unido en el año 1977.

Traductor al español: Desconocido

Editó para el Bosque Theravada: Isidatta, 2011

Publicación del Bosque Theravada

Leído en: bosquetheravada.org/component/k2/item/2157?Itemid=2052