Las jóvenes y los movimientos sociales (fragmento)

(vía Página/12-Psicología)*

“En los últimos años estamos asistiendo a un fenómeno social y subjetivo singular: el modo en que la gente joven se pone en movimiento, con diversos criterios de agrupación, para expresar en el ámbito público, en calles y plazas, su disconformidad hacia determinadas condiciones de vida críticas para con la salud, el ambiente, el trabajo, la educación, reclamando a las autoridades por cambios legislativos y poniendo en acción variados recursos para expresar su malestar. Desde las protestas juveniles para la defensa del ambiente y denuncias hacia la sobreexplotación salvaje de la naturaleza y por el cambio climático –como lo hace el ecofeminismo– hasta el repudio a la utilización de armas en las escuelas y de otros modos de violencia, la gente joven sale a la calle.

El movimiento feminista no ha quedado ajeno a estos modos de manifestar su protesta y sus propuestas de transformación, y actualmente, con variadas modalidades, la gente joven ocupa las calles denunciando violencias de género diversas, poniendo en crisis los clásicos modelos patriarcales, así como también sus reclamos por la legislación relativa a la interrupción del embarazo, a la salud sexual y reproductiva, a la incorporación de la educación sexual integral en las escuelas, y muchas otras cuestiones referidas a condiciones de vida desigualitarias que merecen ser cambiadas.

Las teorías y prácticas feministas, que iniciamos en Latinoamérica hacia los años 70 del siglo pasado, se vuelven a poner en práctica en los grupos juveniles, por ejemplo, mediante los grupos de autoconciencia sobre las condiciones de vida opresivas, subalternizadas, invisibilizadas, ahora con el agregado de nuevos dispositivos, originales y creativos, que hacen que aquella revolución silenciosa iniciada por muchas de nosotras en aquellas décadas, hoy pase a ser una revolución bulliciosa, con una polifonía de voces plena de significados y posibilidades.

Antiguos lemas utilizados por entonces, tales como “hacer visible lo invisible”, y “lo personal es político”, son revitalizados actualmente por la gente joven.

Se trata de un colectivo juvenil, formado en su mayoría por adolescentes y jóvenes, que se ha configurado como un nuevo sujeto político, que reclama tener su propia voz, y ser escuchados, no sólo como sujetos de derechos, sino también como sujetos sensibles y atentos al modo en que evalúan sus experiencias, tanto desde el punto de vista subjetivo como social…”

Leído en: Las jóvenes y los movimientos sociales – 05 de marzo de 2020 – pagina12.com.ar/251026-las-jovenes-y-los-movimientos-sociales

A esa gente, se la ama, y punto.

“…Es gente que te cuida. Te valora y te respeta, sobre todo cuándo estás ausente…” Un escrito de Lorena Pronsky en un relato de Ricardo Vonte…

Visto en: Canal de YouTube de Ricardo Vonte.

Asimismo, siento yo…

Palabras y fotos

Sin paz no haynada


No existen los otros,
no se sienten los pajaros,
no se ven los arboles
y uno mismo solo es
un ruido que no se
sabe muy bien lo que es.

Ver la entrada original

FUEGO

Leyendo poemas…

Eltiempohabitado's Weblog

Para luego, las cosas serán de otra manera

entenderás los tactos en la voz de las olas

y me dirás al paso, cuando estemos a solas,

que el beso en nuestros labios es una primavera.

Luego, cuando el destino nos ponga frente a frente

y sientas en tu día mi noche deseada;

sabrás que no hubo nadie después de esa mirada

que pudiera robarte los sueños de otra gente.

¿Será luego, éste ahora que en el fondo reclamo

presencia que ya es fuego de mi presentimiento;

si de tanto sentirte soy toda sentimiento

cómo le haré hasta entonces si de veras te amo?

Es un juego la vida: temblores de epicentro

amores que son brasas de un capricho divino;

llamas que favorecen la intriga del camino

deseos que aceleran las luces del encuentro.

Dios juega a los volcanes los convierte en quimera

Y nos mezcla entre lavas, nos reboza de…

Ver la entrada original 18 palabras más

Cortesía en las negociaciones

Recomendaciones relativas a la ritualización/solemnización…

  1. Utilice las formas, imponga la cortesía, el respeto al orden del día convenido, opóngase a que se interrumpa al que está en uso de la palabra. Sea estricto en esto; sin ser enfático, no ceda ni un ápice, esto evita que las pasiones adquieran demasiada ventaja.

2. No consienta que le pongan furioso: algunos harán todo lo posible por cogerle en falta en este punto. Relájese, respire…

3. No consienta ni insultos ni calumnias. Manténgase firme a ese respecto; si lo ve necesario, rompa. No se puede respetar a alguien que se deja insultar o calumniar. Tampoco se negocia con alguien a quien no se respeta; lo que se busca es aplastarle.

4. No ponga al otro en situación de inferioridad. No le humille. Déle siempre una oportunidad de salvar la cara.

5. Con mayor motivo, no acepte negociar en situación de inferioridad física o moral.

6. No deje de recordarse que una negociación ha tenido éxito cuando no hay ni vencedor ni vencido, sino interlocutores -aunque muy momentáneos– satisfechos de la solución que han encontrado… Lo que importa es que la negociación haya podido eludir el conflicto. El respeto de las formas colabora grandemente a este resultado…”

Leído en: “Las negociaciones…”, Louis Laurent, pag.36, Edit. Deusto-Planeta.