Archive for the ‘Amor’ Category

Viviendo en Otoño (Palabras para Adéle). Anónimo

enero 15, 2017

Un lector nos ha enviado estas poéticas palabras, comentándonos que “Simplemente son frases hilvanadas sin la pretensión de ser un Poeta, escritas por mi corazón, con la pequeña ilusión de que quizás alguien de algún país le hiciera llegar a quien va dedicado…”*

“Viviendo en Otoño. 

postinvitadoCon un sol abrazador ha llegado el verano, lentamente los días se vuelven interminables, será que yo extraño tanto el otoño con sus hojas, los días cálidos donde todo me habla de ti…

¡Como extraño las hojas!! Ya no puedo encontrar tu mirada, hoy están  en todo su fulgor con su verdes esplendorosos y cobijan bajo sus sombras a los hombres y a todos los seres que buscan el alivio del agobiante calor, qué tristeza… me he quedado como tantas veces con las manos vacías.

No es que no me guste el verano pero me he quedado sin mis hojas  de Otoño y Miel, No puedo encontrarte en ninguna parte solo en mis sueños como en cada noche, Que largos y nostálgicos se vuelven los días…  ¡Por Dios y pensar que falta tanto para que llegue el Otoño! “Lo que dure el verano”…

“Como una sombra que se diluye castigada por el sol de este día, me pierdo en los árboles buscando el frescor de sus ramas, mis ojos desesperados buscan en todas  parte mis hojas de otoño y miel que no puedo hallar, qué soledad siento en este momento lo único que tenía de ti eran mis hojas y tu recuerdo, seguiré sin rumbo como una ola en el mar para morir como cada día sobre la playa de mi destino, romperá la ola sobre las arenas de la realidad y una vez más quedará tu nombre escrito en el silencio y el grito mudo de mi corazón pronunciando tu
nombre”.

“Cómo quisiera gritar tu Nombre a los cuatro vientos poderlo liberar del silencio que lo tiene prisionero en un rincón de mi alma, donde guardo los recuerdos más sagrados junto a la inocencia perdida y la imagen de tu rostro cuando lo vi por vez primera”.

“Pasan los días los meses y las estaciones, y yo sigo soñando contigo, escondidas en mí Corazón en el rincón donde anidan los recuerdos tengo guardadas cada una de tus sonrisas y tus miradas, cada noche las recuerdo y las acaricio en silencio sin que sepa nadie mi sufrir, para que contarlo si no tiene solución, por eso prefiero el silencio para estar Imaginariamente cerca de ti o al menos de tus recuerdos”.

“Llega la noche mi fiel compañera y cómplice de mis desvelos, con los ojos cerrados. Simulando estar dormido navego por mi mente buscando tu mirar me sorprende tu sonrisa y quiero abrazarme a ella, sigo en mi corsario de sueños navegando por los mares del recuerdo persiguiendo tu boca y tus ojos Otoño y Miel, el viento de la realidad castiga mi barca quiere que naufrague en el mar del olvido, pero las velas de mi memoria luchan sin pausa y sin aliento venciendo al dios Poseidón y Eolo… dios del Viento”.

“La luz del nuevo día me sorprende en mi cuarto, amarro mi barca al Muelle de mi nostalgias, para volver a comenzar un nuevo día, me visto con el traje de hombre feliz para comenzar mi jornada, deseando que llegue la noche para volver a soñar contigo engañándome a mí mismo
y pensando que es la realidad y no otro de mis sueños, hoy he decidido  quedarme dormido…

Despiértenme cuando llegue el Otoño, MI OTOÑO con mis hojas con sus vientos que susurran tu nombre en mis oídos, ¡déjenme seguir soñando no quiero despertar!, déjenme seguir dormido que es mi forma de seguir viviendo en mi mundo donde estoy junto a Ti, suelto las amarras de mi barca las velas al viento, mi viejo corazón capitán de mi corsario grita… “Proa al Mar de Los sueños” navegando llegaré hasta la Isla de mi memoria donde habitan todos tus recuerdos…Lanzaré el ancla de mi ilusión,  descenderé besare las playas soñando que es tu Boca, me quedaré para siempre y seré el eterno náufrago en la isla de los recuerdos.

Para la mujer más bella de este mundo, Adéle Exarchopoulos.”

Autor: Mario -Anónimo.
Comentario del autor: *Simplemente son frases hilvanadas sin la pretensión de ser un Poeta, escritas por mi corazón, con la pequeña ilusión de que quizás alguien de algún país le hiciera llegar a quien va dedicado estas humildes estrofas con Perfume de Nostalgias Color de Tiempo. Gracias!”

Nota de edición: Si el autor desea que se re-edite algún detalle de su texto no tiene más que volvernos a escribir -obviamente desde el mismo email.

Poema de un Recuerdo. Gustavo Alejandro Castiñeiras

octubre 12, 2016

(vía blog “Poemas y otras yerbas”*)

También llamado “Dime“, erróneamente adjudicado a Jorge Luis Borges:

kluna1Dime por favor dónde no estás,
en qué lugar puedo no ser tu ausencia;
dónde puedo vivir sin recordarte,
y dónde recordar, sin que me duela.

Dime por favor en qué vacío,
no está tu sombra llenando los centros;
dónde mi soledad es ella misma,
y no el sentir que tú te encuentras lejos.

Dime por favor por qué camino,
podré yo caminar, sin ser tu huella;
dónde podré correr no por buscarte,
y dónde descanzar de mi tristeza.

Dime por favor cuál es la noche,
que no tiene el color de tu mirada;
cuál es el sol, que tiene luz tan solo,
y no la sensación de que me llamas.

Dime por favor dónde hay un mar,
que no susurre a mis oídos tus palabras.

Dime por favor en qué rincón,
nadie podrá ver mi tristeza;
dime cuál es el hueco de mi almohada,
que no tiene apoyada tu cabeza.

Dime por favor cuál es la noche,
en que vendrás, para velar tu sueño;
que no puedo vivir, porque te extraño;
y que no puedo morir, porque te quiero.

Gustavo Alejandro Castiñeiras

Leído en: *Poemas y otras yerbas:
http://poemasyotrasyerbas.blogspot.com.ar/2007/06/poema-de-un-recuerdo-dime_19.html

Allí, el autor nos explica que este poema fue “Erróneamente adjudicado a Jorge Luis Borges, este poema es de mi autoría, fue escrito hace más de 20 años (a una mujer que amé con locura), y se encuentra debidamente registrado en S.A.D.E. (Sociedad Argentina de Escritores). Alguien le realizó varias correcciones deformando el sentido original del poema y la misma u otra persona lo adjudicó al autor equivocado.”

Psicología. Personas desamarradas. Grupos de escucha y reflexión en una escuela.

mayo 25, 2016

Sobre eso de que uno es alguien -un sujeto– porque fue/es alguien -un deseo– para alguien -un Otro-…

Dolor de hijos, dolor de padres.

La autora da cuenta del trabajo con grupos de reflexión, en una escuela pública para adolescentes que no habían logrado insertarse en el sistema educativo formal. Sostiene que “muchos jóvenes están ubicados en un lugar de objeto de desecho del sistema” y cuenta que desde que estos chicos –y también sus padres– fueron escuchados, “la violencia disminuyó, su confianza aumentó y pueden manifestar sus problemas por vía de la palabra”.

Por Liliana Szapiro (Extractado de: Teoría y testimonios I. De una lábil inscripción en el Otro.)

La población destinataria de nuestra intervención fue la comunidad educativa de una de las escuelas del Ciclo Básico con Formación Ocupacional (CBO) que funcionan en la ciudad de Buenos Aires desde 1996. Recordemos que los CBO alojan a jóvenes que, por diversos motivos, no han logrado insertarse en el nivel medio del sistema formal; apuntan a paliar los efectos segregativos del sistema educativo. …

A partir de 2008, trabajamos con los alumnos mediante talleres de reflexión centrados en la temática de los derechos de los jóvenes. Y condujimos tratamientos terapéuticos de jóvenes y sus familias, derivados por los profesionales de la escuela. A esta escuela asisten jóvenes de muchos barrios de Buenos Aires, en su mayoría de una extracción social muy humilde. …”

Los desamarrados 

“Los padres de los jóvenes que entrevistamos están atravesados por coyunturas de sobrevivencia económica que llegan a arrasarlos. En algunos casos, esta coyuntura puede ser uno de los factores por los cuales no puedan ocuparse de sus hijos, prestar atención a sus deseos, a sus urgencias, a sus demandas. Claro que este factor no es determinante. También hemos encontrado padres que, viviendo en una situación económica muy precaria, podían alojar a sus hijos en su deseo, escucharlos y respaldarlos. De ninguna manera podemos decir que en sí mismo el contexto económico-social sea determinante para que un sujeto aloje o deje de alojar a un hijo. Sí puede ser un impedimento la angustia que la penuria económica llegue a movilizar en un padre o madre, pero más bien suele serlo la angustia provocada por la falta de amor o la labilidad estructural de un sujeto para asumir un lugar paterno.

Si un padre no puede o no quiere alojar a su hijo en su deseo, el hijo quedará perdido como sujeto, a la deriva. Esto va a tener graves consecuencias en su estructuración simbólica. El alojamiento en el deseo de un otro es necesario para que un sujeto pueda constituirse como tal; para que pueda hablar, pensar, aprender y desplegar sus capacidades.

Cuando ese alojamiento en el deseo del Otro tiene lugar de una manera muy precaria, suele quedar un grave déficit en la constitución simbólica de un sujeto. Por lo general, son hijos que padecen de una gran dificultad en cuanto a poder expresar sus deseos y sus pensamientos a través de la palabra. Entonces actúan en lugar de hablar. A través de estas actuaciones los sujetos buscan ser escuchados. Si no lo son, las actuaciones se repiten de manera compulsiva y el sujeto queda como desamarrado de todo discurso. Pasan a ocupar el lugar de un objeto degradado para sí mismos y para los demás. No pueden pensar, sólo pueden actuar. Se convierten en muchos casos en carne de cañón de grupos mafiosos que los usan para que sean los actores de acciones delictivas. La promesa de ser parte de un grupo funciona para ellos como señuelo. Hemos podido comprobar que muchos de estos jóvenes se exponen a situaciones de enorme riesgo vital. Su vida para ellos no vale nada. Esto es así porque sienten que su vida nunca ha sido importante para nadie.”

Leído en: Página12/Psicología (textos completos en los enlaces de los títulos ut supra).

Carta de amor de Sigmund Freud a Martha Bernays

febrero 13, 2015

Día de los enamorados.

De su epistolario…

“¡Oh mi querida Marty, qué pobres somos! Imagina que anunciásemos al mundo nuestro proyecto de compartir la existencia y que el mundo nos preguntara: cuál es vuestra dote? Nada, aparte de nuestro mutuo amor. ¿Nada más?

EpistolariofreudSe me ocurre que necesitaríamos dos o tres pequeñas habitaciones para vivir, en las que pudiésemos comer y recibir a un huésped, y una estufa donde el fuego para nuestras comidas nunca se extinguiese. ¡Y la cantidad de cosas que caben en una habitación! Mesas y sillas, camas y espejos, un reloj para recordar a la feliz pareja el trascurso del tiempo, un sillón en el que soñar felizmente despierto durante media hora, alfombras para ayudar al ama de casa a mantener limpios los suelos, ropa blanca atada con bellos lazos en el armario y vestidos a la última moda, y sombreros con flores artificiales, cuadros en la pared, vasos de diario y otros para el vino, y para las fechas señaladas, platos y fuentes, una pequeña alacena por si nos viéramos súbitamente atacados por el hambre o por una visita, y un enorme manojo de llaves con ruido tintineante. Y habrá muchas cosas de las que podremos disfrutar, como los libros, y la mesa donde tú coserás, y la hogareña lámpara.

Y todo debe ser mantenido en buen orden, pues en caso contrario el ama de casa, que ha dividido su corazón en pequeños pedazos, uno por cada mueble, comenzará a salirse de sus casillas. Y tal objeto atestiguará el serio trabajo sobre el que se basa la unidad del hogar, y tal otro dará testimonio del placer que nos depara la belleza, o evocará a los amigos queridos que a uno le gusta recordar, o a las ciudades que uno ha visitado, o a las horas que uno rememora con placer.

Y todo este pequeño mundo de felicidad, de amigos intangibles y de concreciones de los más elevados valores humanos, pertenece todavía al futuro. Ni siquiera se han puesto los cimientos de la casa y no existen hoy sino dos pobres criaturas humanas que se quieren con delirio.

¿Hemos de permitir que nuestros anhelos se centren en cosas tan pequeñas? Sí, sin duda alguna, mientras no llame a nuestra puerta silenciosa ningún acontecimiento que rebase nuestra volición.

Y por supuesto, tendremos que seguirnos diciendo el uno al otro todos los días que aún nos amamos. Cuando dos seres humanos que se quieren no encuentran ni los medios ni el tiempo preciso para decírselo respectivamente, es una tragedia…”

De: Freud/Obras Completas/Epistolario.
Leído en: Causa Freudiana/Facebook.

Los hombres no son islas. Thomas Merton

enero 29, 2015

Enero 30, su natalicio.

Fragmento sobre el amor al prójimo, a sí mismo y a Dios 

Islas-donne“El hombre está dividido contra sí y contra Dios por su egoísmo que lo divide de sus hermanos. Esta división no puede ser sanada por un amor que se coloca solitario en uno de los dos lados de la hendidura; el amor debe alcanzar ambos lados para poder juntarlos.

No podemos amarnos a nosotros mismos si no amamos a los otros; y no podemos amar a otros si no nos amamos a nosotros mismos. Mas un amor egoísta de nosotros mismos nos vuelve incapaces de amar a otros. La dificultad de este mandamiento (“Amarás a tu prójimo como a ti mismo“) radica en la paradoja de que tendríamos que amarnos inegoístamente porque aun el amor a nosotros mismos es algo que debemos a otros.

Esta verdad nunca es clara mientras presumimos que cada uno de nosotros, individualmente considerado, es el centro del universo. No existimos sólo para nosotros, y únicamente cuando estamos plenamente convencidos de esta verdad comenzamos a amarnos adecuadamente y así también amamos a otros.

¿Qué quiere decir amarnos adecuadamente? Lo primero, desear vivir, aceptar la vida como un inmenso don y un gran bien, no por lo que ella nos da, sino porque nos capacita para dar a otros.

El mundo moderno empieza a descubrir cada vez más que la calidad y la vitalidad de la existencia del hombre dependen de su voluntad secreta de vivir. Existe dentro de nosotros una fuerza oscura de destrucción, que alguien ha llamado el “instinto de la muerte“. Es algo terriblemente poderoso esta fuerza engendrada por el amor propio frustrado que lucha consigo mismo. Es la fuerza del amor de sí mismo que se ha vuelto aborrecimiento de sí mismo, y que, al adorarse, adora el monstruo en que se consuma.

Es, pues, de importancia suprema que consintamos en vivir para otros y no para nosotros mismos. Cuando hagamos esto, podremos enfrentarnos a nuestras limitaciones y aceptarlas. Mientras nos adoremos en secreto, nuestras deficiencias seguirán torturándonos con una profanación ostensible. Pero si vivimos para otros, poco a poco descubriremos
Leer el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: