Archive for the ‘Erich Fromm’ Category

El psicoanálisis: dinamita social (en un texto de Fromm)

mayo 7, 2015

Lecturas…

Psicoanalisis“… Cuando el psicoanálisis triunfó y se hizo respetable, olvidó su esencia radical y ostentó lo generalmente aceptable.

Conservó aquella parte de lo inconsciente que Freud había puesto de relieve: las apetencias sexuales.

La sociedad de consumo se deshizo de muchos tabúes victorianos (no por influencia del psicoanálisis sino por cierto número de razones inherentes a su estructura). Ya no fue desquiciante el descubrir uno sus propios deseos incestuosos, el “miedo a la castración” o la “envidia de pene”.

Pero descubrir rasgos de carácter reprimidos como el narcisismo, el sadismo, la omnipotencia, la sumisión, la enajenación, la indiferencia, la traición inconsciente a la propia integridad, la índole ilusoria del propio concepto de realidad, el descubir todo eso en uno mismo, en la trama social, en los dirigentes que uno sigue… eso es sin duda “dinamita social” …” 

Leído en: Anatomía de la destructividad humana, Cap. 4: El modo psicoanalítico de comprender la agresión, por Erich Fromm

Importancia histórica de Freud (en un texto de Fromm)

mayo 5, 2015

El “padre del Psicoanálisis” nació el 6 de mayo de 1856. Lecturas…

Freud“… Yo creo que lo que dio a Freud su importancia histórica fue el descubrimiento de los procesos inconscientes, no filosófica ni especulativa sino empíricamente, como lo demostró en algunas de sus historias de casos y sobre todo en su obra fundamental, LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS (1900).

Si puede demostrarse, por ejemplo, que un hombre concienzudo y conscientemente pacífico tiene potentes impulsos de matar, es una cuestión secundaria el que uno explique esos impulsos como derivados de su odio “edípico” contra el padre, como una manifestación del instinto de muerte, como consecuencia de su narcisismo herido, o por otras razones.

La revolución de Freud fue hacernos reconocer los aspectos inconscientes de la mente humana y la energía que emplea en reprimir la conciencia de deseos indeseables. Hizo ver que los buenos deseos no significan nada si encubren intenciones inconscientes; desenmascaró la deshonestidad “honesta” demostrando que no basta haber tenido conscientemente una “buena intención”.

Fue el primer hombre de ciencia que exploró las profundidades, los abismos del hombre, y a eso se debe que sus ideas impresionaran tanto a los escritores y artistas de una época en que la mayoría de los psiquiatras todavía se negaban a tomar en serio sus teorías.

ErichfrommPero Freud fue aún más allá. No sólo señaló que en el hombre operan fuerzas de que no tiene conciencia y que las racionalizaciones le protegen de ese conocimiento; también explicó que esas fuerzas inconscientes estaban integradas en un sistema al que dio el nombre de “carácter” con un sentido nuevo y dinámico…

La gran conquista de Freud no es sólo haber descubierto los rasgos de carácter subyacentes en el comportamiento sino además haber ideado los medios para estudiarlos, como la interpretación de los sueños, la asociación libre y los lapsus linguae. …”

Leído en: Anatomía de la destructividad humana, Cap. 4: El modo psicoanalítico de comprender la agresión, por Erich Fromm.

Antes: Post celebratorio para don Sigmund

La ilusión de la individualidad. Erich Fromm

agosto 22, 2014

Lecturas…

“…Nos sentimos orgullosos de no estar sujetos a ninguna autoridad externa, de ser libres de expresar nuestros pensamientos y emociones, y damos por supuesto que esta libertad garantiza —casi de manera automática— nuestra individualidad.

El derecho de expresar nuestros pensamientos, sin embargo, tiene algún significado tan sólo si somos capaces de tener pensamientos propios; la libertad de la autoridad exterior constituirá una victoria duradera solamente si las condiciones psicológicas íntimas son tales que nos permitan establecer una verdadera individualidad propia. ¿Hemos alcanzado esta meta o nos estamos, por lo menos, aproximando a ella?…”

De: El miedo a la libertad, Cap. VII, Libertad y Democracia, Fromm.

Estigmas: Normal o neurótico? Erich Fromm

agosto 17, 2014

Comparto un fragmento de “El Miedo a la Libertad” que nos advierte sobre el uso de estas dos palabras: “normal” y “neurótico”…

“…será conveniente referirnos brevemente al significado de los términos ahora empleados: neurótico y normal o sano. El término normal (o sano), puede definirse de dos maneras.

En primer lugar, desde la perspectiva de una sociedad en funcionamiento, una persona será llamada normal o sana si es capaz de cumplir con el papel social que le toca desempeñar dentro de la sociedad dada.

Más concretamente, ello significa que dicha persona puede trabajar según las pautas requeridas por la sociedad a que pertenece y que, además, es capaz de participar en la función de reproducción de la sociedad misma, es decir, está en condiciones de fundar una familia.

En segundo lugar, desde la perspectiva del individuo, consideramos sana o normal a la persona que alcanza el grado óptimo de expansión y felicidad individuales.

Si la estructura de una sociedad dada fuera tal que ofreciera la posibilidad óptima de la felicidad individual, coincidirían ambas perspectivas. Sin embargo, en la mayoría de las sociedades —incluida la nuestra— este caso no se da.

Si bien ellas difieren en cuanto al grado en que fomentan la expansión individual, siempre hay una discrepancia entre el propósito de asegurar el fluido funcionamiento de la sociedad y el de promover el desarrollo pleno del individuo. Este hecho obliga necesariamente a distinguir de una manera bien definida entre los dos conceptos de salud o normalidad. Uno es regido por las necesidades sociales, el otro por las normas y valores referentes a la existencia individual.

Por desgracia, se olvida a menudo esta diferenciación. En su mayoría, los psiquiatras aceptan como un supuesto indiscutible la estructura de su propia sociedad, de tal manera que, para ellos, la persona no del todo adaptada lleva el estigma de individuo poco valioso; por el contrario, suponen que la persona bien adaptada socialmente es muy valiosa desde el punto de vista humano y personal.

Si diferenciamos los dos conceptos de normal y neurótico de la manera indicada, llegamos a esta conclusión: la persona considerada normal en razón de su buena adaptación, de su eficiencia social, es a menudo menos sana que la neurótica, cuando se juzga según una escala de valores humanos.

Frecuentemente está bien adaptada tan sólo porque se ha despojado de su yo con el fin de transformarse, en mayor o menor grado, en el tipo de persona que cree se espera socialmente que ella debe ser. De este modo puede haberse perdido por completo la espontaneidad y la verdadera personalidad.

Por otra parte, el neurótico puede caracterizarse como alguien que no estuvo dispuesto a someter completamente su yo en esta lucha. Por supuesto, su intento de salvar el yo individual no tuvo éxito y, en lugar de expresar su personalidad de una manera creadora, debió buscar la salvación en los síntomas neuróticos, retrayéndose en una vida de fantasía.

Sin embargo, desde el punto de vista de los valores humanos, este neurótico resulta menos mutilado que ese tipo de persona normal que ha perdido toda su personalidad. Es innecesario decir que existen individuos que, sin ser neuróticos, no han ahogado su individualidad al cumplir el proceso de adaptación.

Pero el estigma atribuido al neurótico nos parece infundado y susceptible de justificación sólo cuando se juzga en términos de eficiencia social. En este último sentido el término neurótico no puede ser aplicado a toda una sociedad, puesto que ella no podría existir si sus miembros no cumplieran sus funciones sociales.

Sin embargo, en el otro sentido, en el de los valores humanos, una sociedad puede ser llamada neurótica cuando sus miembros ven mutilada la expansión de su personalidad. Puesto que el término neurótico sirve con tanta frecuencia para indicar la carencia de funcionamiento social, evitaremos el referirnos a una sociedad en términos de neurosis, prefiriendo, en cambio, hablar de su carácter favorable o contrario a la felicidad humana y a la autorrealización de la personalidad. …”

De: El miedo a la libertad, Fromm.

Se busca especialista que piense por nosotros.

junio 5, 2014

Leyendo a Fromm…

“…confundir lo que en el individuo medio queda de la capacidad de pensamiento original.

Con respecto a todos los problemas básicos de la vida individual y social, a las cuestiones psicológicas, económicas, políticas y morales, un amplio sector de nuestra cultura ejerce una sola función: la de confundir las cosas.

Un tipo de cortina de humo consiste en afirmar que los problemas son demasiado complejos para la comprensión del hombre común. Por el contrario, nos parecería que muchos de los problemas básicos de la vida individual y social son muy simples, tan simples que deberíamos suponer que todos se hallan en condiciones de comprenderlos.

Hacerlos aparecer tan monstruosamente complicados que sólo un “especialista” puede entenderlos, y eso únicamente en su propia y limitada esfera, produce —a veces de manera intencional— desconfianza en los individuos con respecto a su propia capacidad para pensar sobre aquellos problemas que realmente les interesan.

Los hombres se debaten impotentes frente a una masa caótica de datos y esperan con paciencia patética que el especialista halle lo que debe hacer y a dónde debe dirigirse.

Este tipo de influencia produce un doble resultado: por un lado, escepticismo y cinismo frente a todo lo que se diga o escriba, y, por el otro, aceptación infantil de lo que se afirme con autoridad.

Esta combinación de cinismo y de ingenuidad es muy típica del individuo moderno. Su consecuencia esencial es la de desalentar su propio pensamiento y decisión…”

De: El miedo a la libertad, Fromm.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.395 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: