Archive for the ‘Educación’ Category

Guardapolvos blancos: símbolo de la igualdad en la escuela pública

septiembre 8, 2018

Vienen arrasando con una tradición argentina simbolizada por los delantales blancos igualitarios: la escuela pública

Guardapolvo blanco
Por Julio Maier*

“Promediaba la década de los 40. Bichitos blancos inundaban tranvías y aceras antes de las ocho de la mañana y después del mediodía. Un panorama blanco cubría las veredas y los tranvías cordobeses. Purretes con esa vestimenta, el guardapolvo blanco, caminaban o viajaban hacia sus escuelas o volvían de ellas.

Déjenme definir a mi modo el guardapolvo –también llamado delantal–que yo recuerdo: una prenda escolar colocada arriba de los vestidos normales de los varones, blanca nívea y bien planchada al comienzo de la semana, por esfuerzo de las madres de los alumnos, y algo más ajada y con rasgos de cierta suciedad los sábados, al final de la semana (en ese tiempo había clase los sábados), plisada la más pituca o lisa la más modesta, botones blancos al frente y con terminación en pollerita (falda), que usaban todos los chiquilines de la escuela primaria estatal hasta el 6º grado y, en ocasiones, también los docentes de esa escolaridad y hasta, a veces, también los alumnos de escuelas secundarias. El guardapolvo es y era para mí una prenda símbolo, precisamente símbolo de la igualdad en la escuela, pues era para todos igual y, sin decir nada, ocultaba la ropa que vestía el alumno por debajo de ella, de primera o de última calidad, usada o nueva, impecable o zurcida. Eso permitió que, hasta bastante más crecidito, ya en la Universidad, sin darme cuenta, tuviera compañeros de familias con fortunas, de hijos de empleados y de trabajadores y de hijos de personas muy humildes. Todavía los recuerdo y con algunos de ellos me veo, a pesar de que hace medio siglo que vivo fuera de Córdoba y de que alguno de ellos reside en otra Provincia. De las maestras -todas mujeres- ni hablar. Ellas eran una especie de héroes, juanas de arco sin armas, hadas con sueños, estrictas o más liberales pero siembre buenas. Conservo hasta hoy algunos de sus nombres, algo que no sucede ni dentro de mi propia familia. Sus hijos éramos nosotros, los chiquilines del grado, buenos o malos alumnos, revoltosos o juiciosos; a todos querían por igual, pues el guardapolvo nos igualaba a todos como hermanos. Ello demuestra que el presupuesto de la fraternidad es la igualdad. De allí mi devoción por la escuela pública argentina, a la cual le debo toda mi formación, incluso la universitaria.

Por eso, cuando escucho la tendencia del neoliberalismo –confesada incluso por nuestro presidente– a la supresión paulatina de esa escuela para dar paso triunfal a las llamadas “privadas”, reacciono con tristeza y hasta con bronca, como lo demuestro ahora. Se han dado ya los primeros pasos para la supresión de la enseñanza estatal o su mera existencia como alternativa para las personas que, sin otra posibilidad, “caen” –el verbo no me pertenece– en ella, supuestamente inferior en calidad a la privada (sueldo de los educadores a la baja, como si se tratara de la compraventa de una mercancía en el mercado, edificios sin mantenimiento, hasta inhabitables o convertidos en “shoppings”).

Hoy se magnifican esos pasos: supresión por decreto de la paritaria nacional docente, que fijaba el piso de dignidad del salario a nivel nacional, pues la paritaria “no es para discutir haberes a cobrar sino tan sólo cuestiones gremiales”.

No sé si los docentes cobraban antes un salario digno –yo era muy niño y no podía apreciar esas cosas–, pero supongo que sí, pues papá y mamá trabajaban en ese oficio de distintas maneras y nosotros vivíamos con mi hermana sin graves restricciones. Nunca habitamos una casa propia sino un departamento alquilado, gracias a la intervención de la ley de locaciones urbanas sobre la libertad de mercado del Código Civil, no teníamos automóvil –pocas familias eran propietarias de uno de ellos–, pero no recuerdo escasez alguna de algo que no fuera suntuoso.

Con el expreso deseo de no confundir, sobre todo épocas, debo decir también que no pretendo describir la mejor escuela. Vista desde hoy, aquella también albergaba rastros negativos propios de la época. Por ejemplo, describo tan sólo la escuela primaria de los varones, porque no había escuelas mixtas, de varones y mujeres. Al menos en Córdoba, las escuelas de varones eran casi todas del Estado. Yo sólo recuerdo la existencia de una “escuela privada” de varones, perteneciente a la Iglesia católica. Seguramente hubo alguna otra pero carecían de importancia y de fama frente a las escuelas estatales. Las niñas, de las que no se esperaba, en principio, rendimientos científico-culturales de importancia, tenían sus propias escuelas. Según la interpretación de mi experiencia, su educación inauguró la existencia masiva de las hoy llamadas “escuelas privadas”, por mención de las escuelas confesionales de aquella época y de clases sociales superiores. Allí el “uniforme” suplantó al guardapolvo blanco. Para mejor informar, expreso también que un tema de actualidad, la enseñanza religiosa en la escuela, era parte del currículum, incluso en la escuela estatal, durante el primer gobierno del general Juan Domingo Perón. Ello dividía el curso en dos clases, la de religión, católica por supuesto, y la de moral, repetidamente un recreo adicional. A contrario del espíritu laico de la ley 1420, esta situación dividía las aguas: “rusitos” eran aquellos de la clase de moral.

Pese a todo ello, la ideología neoliberal de quien detenta el poder trata de terminar con una tradición argentina simbolizada por los delantales blancos igualitarios. Intenta así elevar al individuo por sobre la comunidad, acrecentar la desigualdad siempre presente e imponer el egoísmo frente a la solidaridad. ¡Ay guardapolvo blanco!//que me educaste siendo niño//que te quiero y que te extraño//de mis ensueños arquetipo.”

* Profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires.

Leído en: https://www.pagina12.com.ar/90710-guardapolvo-blanco
Página12 – Contratapa – 22 de enero de 2018

Imágenes: lenguayliteratura (España)

Anuncios

Derechos del lector: Decálogo de Pennac

septiembre 1, 2018

Fue el Día del Lector, en Argentina (aniversario del natalicio de Jorge Luis Borges)… 

1)  El derecho a no leer.

2)  El derecho a saltarnos páginas.

3)  El derecho a no terminar un libro.

4)  El derecho a releer.

5)  El derecho a leer cualquier cosa.

6)  El derecho al bovarismo. (1)

7)  El derecho a leer en cualquier sitio.

8)  El derecho a hojear.

9)  El derecho a leer en voz alta.

10)  El derecho a callarnos. 

 

Derechos-del-lector

 

(1) Enfermedad de transmisión textual. (Término alusivo a Madame Bovary, la protagonista de la novela homónima de Flaubert, lectora compulsiva y apasionada de novelas románticas.)

La ilustración es de Quentin Blake / Official Website

En elcanonliterario leemos: “Una lista provisional de los derechos del lector la formulaba el escritor francés Daniel Pennac en Como una novela (1992). En esa obra recriminaba a los adultos imponer la obligación de leer con argumentos tan fáciles de suscribir…

En materia de lectura, nosotros «lectores» nos permitimos todos los derechos, comenzando por aquellos que negamos a los jóvenes a los que pretendemos iniciar en la lectura…

Evidentemente, los derechos del lector pueden ser más, pero Pennac se limita al número 10 por hacer una comparación irónica, en negativo, con los Diez Mandamientos.

En la lista, como vemos, el principio y la ley que predomina es la libertad. Porque la libertad ha de estar por encima de todo: hemos de poder leer lo que queramos, donde queramos, como queramos, cuando queramos y cuanto queramos. No está hecho el mundo para perder el tiempo.

Por lo tanto, para animar a leer lo primero que hay que dejar claro es que tenemos el derecho de leer a nuestro entero gusto.

Además, también queda claro que para leer bien a los clásicos y disfrutarlos plenamente, antes hay que leer muchas otras cosas más sencillas que nos vayan abriendo el apetito y la mente. Así, más tarde, ya formados como lectores con criterio, nos darán rabia las lecturas apresuradas y superficiales, nos sublevaremos ante los textos mal escritos y no permitiremos que nos engañen con mala literatura, con historias planas y huecas que no nos aportan nada significativo, ni siquiera auténtica y gozosa satisfacción.

De todos modos, me parece que la lista está incompleta. ¿Qué otros derechos como lectores nos asisten? ¿Quién se atreve a continuar enumerando? Se admiten sugerencias.

El libro de Pennac es, por supuesto, muy recomendable y apto para todos los públicos. Sin serlo, como indica el título, se lee “como una novela” y tiene esa rara facultad de los “libros vivos”, esos que hablan directamente al lector. Por eso, creo que muchas personas pueden disfrutar con su lectura, así que no lo dudéis… Ánimo.

Daniel Pennac (1992). Como una novela. Barcelona: Anagrama, 1993. Traducción de Joaquín Jordà.

Leído en:  El Canon Literario

Autodidactas

agosto 25, 2018

(vía Hipertextual)

Google, Apple e IBM, entre otras, ya no requerirán títulos universitarios para optar a un empleo

Luis del Barco – Ago 22, 2018 – 16:35 (CET)*

Las grandes empresas dejan de valorar los títulos universitarios como indispensables para trabajar con ellos.

Ya no te hará falta un título universitario para trabajar en empresas como Apple, Google o IBM, entre otras, según ha revelado Glassdoor, un portal especializado en la búsqueda de empleo y relacionada de manera estrecha con el sector tecnológico. Estas empresas forman parte de otras quince que han decidido dar el paso de no valorar la formación universitaria como requerimiento indispensable para optar a un puesto de trabajo de calidad.

Una medida que llega tras mucho tiempo viendo aumentar esta tendencia entre las empresas a nivel mundial, pero de manera muy especial en Silicon Valley, la cuna de la tecnología y el espacio físico en el que se junta la flor y nata de aquellos que trabajan en crear muchos de los productos de hardware y software que luego son utilizados por millones de personas alrededor del globo. Supone un hito en el espíritu progresista y la filosofía startupera de estas gigantes del sector tecnológico, que si bien ya contaban con procesos de selección notablemente diferenciados con el de otras compañías, ahora hacen efectivo de forma patente su rechazo a los títulos como vara de medición.

Más títulos no siempre es mejor

La dicotomía entre los títulos y la calidad del desempeño que una persona pueda llevar en una empresa, que ha situado muchas veces a los primeros por encima de factores como la experiencia o las habilidades personales, parece tener los días contados. A pesar de esto, “las calificaciones académicas se seguirán teniendo en cuenta y, de hecho, seguirán siendo una consideración importante al evaluar a los candidatos en su conjunto”, aseguran desde Ernst and Young, una de las compañías que adopta esta medida. Sin embargo, “ya no serán una barrera para poner un pie en la puerta”, declaran.

Una excelente noticia para aquellas personas que no pueden permitirse ir a la universidad, que no pueden hacerlo por su situación personal o, directamente, no quieren invertir su tiempo en ello. “Cuando miras a las personas que no van a la escuela y hacen su propio camino en el mundo, ves que son seres humanos excepcionales. Y deberíamos hacer todo lo posible para encontrar a esas personas”, ha manifestado el antiguo responsable de recursos humanos de Google.

A las mencionadas empresas se suman también nombres como las conocidas Starbucks o Chipotle, la editorial Penguin Random House, las cadenas de venta Costco Wholesale y Whole Foods o la hotelera Hilton, además de Publix, NordstromHome Depot, Bank of America y Lowe’s.

Leído en: * https://hipertextual.com/2018/08/google-apple-ibm-universidad

PD:  “Autodidacta es el sujeto que se instruye a sí mismo por sus propios medios, llevando a cabo el proceso de enseñanza aprendizaje sin ayuda de un maestro…” 

Día de las Américas. Poemas alusivos

abril 7, 2018

Recopilación… 

Abril 14. Día de las Américas

“De las Américas

hoy es el día:

la paz anhelo

con alegría.”

De: mi primer libro de lectura Piruetas.

Himno de las Américas

Un canto de amistad, de buena vecindad,

unidos nos tendrá eternamente.

Por nuestra libertad, por nuestra lealtad

debemos de vivir gloriosamente.

Un símbolo de paz alumbrará el vivir

de todo el Continente Americano.

Fuerza de Optimismo, fuerza de la hermandad

será este canto de buena voluntad.

Argentina, Brasil y Bolivia,

Colombia, Chile y Ecuador,

Uruguay, Paraguay, Venezuela

Guatemala y El Salvador,

Costa Rica, Haití y Nicaragua,

Honduras y Panamá,

Norteamérica, México y Perú,

Cuba y Canadá:

¡Son hermanos soberanos de la libertad!

¡Son hermanos soberanos de la libertad!

Hermanos americanos. Figueras. 

“Bellos países americanos

sed siempre hermanos, buenos hermanos.

Hermanos todos en el amor

en el trabajo y en el valor.

Hermanos todos en la belleza

en la justicia y en la nobleza.

Libres países americanos

sed siempre hermanos, buenos hermanos.

Alegres niños americanos

haced la ronda, uníd las manos.” 

De: mi cuaderno de 3er. grado – Escuela Nº 14 /Barrio Flores/ Buenos Aires Ciudad – Año 1968 – Maestra: Sra. Esther B.P. de Thompson

 

 

 

 

 

Para los más pequeños:

Tiene selva y cordillera.
Tiene nieve y primavera
gente de todos colores
niños, sueños, risas, flores.
Si somos todos hermanos,
el gran pueblo americano
tendrá un futuro mejor
será una tierra de amor.

Silvia Beatriz Zurdo
Desde: salaamarilla2009.blogspot.com.ar

 

América, tierra de esperanza
y también de aventuras,
los mares cuidan tus costas
y desde el cielo, la Luna.

Tierra rica y generosa
de paisajes tan gigantes:
sos la patria del nativo
y también del inmigrante.

Tus brazos están abiertos
a quién te quiera habitar;
sólo pido que en tu suelo
pueda reinar la paz.

Nidia Zamataro
Desde: salaamarilla2009.blogspot.com.ar

 

Desde los mares australes
hasta los árticos hielos,
América se despliega,
¡belleza entre tierra y cielo!

Es el joven continente
que a todos brinda un hogar,
cobijando al que se acerca
con ganas de trabajar.

Bolívar y San Martín
para América soñaban
lazos de amistad y unión
que a los pueblos hermanaran.

Cooperación, armonía,
paz y solidaridad,
guiaran los pasos firmes
de esta tierra en libertad.

Mabel Russo
Desde: salaamarilla2009.blogspot.com.ar

 

 

 

 

 

Canción: América (Autores: P. Herrero y J. L. Armenteros – Intérprete: Nino Bravo)

Donde brilla el tibio sol,
con un nuevo fulgor,
dorando las arenas.

Donde el aire es limpio,
aun bajo la suave luz de
las estrellas.

Donde el fuego se hace amor
el río es hablador
y el monte selva.

CORO
Hoy encontré un lugar
para los dos
en esa nueva tierra.

América, América,
todo un inmenso jardín,
eso es América
cuando Dios hizo el edén
pensó en América.

Cada nuevo atardecer
el cielo empieza a arder
y escucha el viento
que me trae con su canción
una queja de amor
como un lamento.

El perfume de una flor,
el ritmo de un tambor
en las praderas,
danzas de guerra y paz
de un pueblo
que aún no ha roto sus cadenas.

América, América,
todo un inmenso jardín,
eso es América,
cuando Dios hizo el edén
pensó en América.

PD: Suerte con la tarea!

Día de las Escuelas de Frontera (Argentina)

marzo 18, 2018

14 de marzo – Día de las escuelas de frontera – Las carencias y las dificultades son muchísimas

“Pertenecen a la jurisdicción provincial y su propósito es el desarrollo, promoción prioritaria e integración plena de esas jurisdicciones a la vida nacional, según establece la Ley 19.524.

Precisamente, el Día de las Escuelas de Frontera fue instituido por medio del Decreto Nº 1531 del Poder Ejecutivo Nacional, en conmemoración del día de aprobación de la ley 19.524, sancionada el 14 de marzo de 1972 para proteger y desarrollar las escuelas en zonas y áreas de frontera.

A lo largo de las extensas fronteras de nuestro país (9.376 kilómetros) existen alrededor de 11.000 escuelitas (contemplando no sólo aquellas ubicadas estrictamente en zonas fronterizas, sino haciendo extensiva la consideración a un área un poco más amplia, incluyendo las llamadas escuelas rurales -que en todos los casos están alejadas de zonas urbanas-).

Estos establecimientos educativos suelen estar en zonas aisladas y de acceso un tanto complicado, y muchos de los alumnos que concurren a ellos deben recorrer enormes distancias, todos los días, para poder acceder a su educación básica.

En general, en las escuelas de frontera los niños están a cargo de un único maestro, y pasan allí todo el día, pues se les brinda además de la educación su alimentación básica, en muchos casos la única que pueden recibir.

Estas escuelas no podrían subsistir de no ser por la profunda vocación y el enorme cariño de los docentes, que no son sólo maestros sino también en muchos casos casi padres de sus alumnos, y se encargan de todas las tareas y necesidades de la vida en los establecimientos: comidas, vestimenta, útiles, mantenimiento, salud.

Las carencias y las dificultades son muchísimas, quizás demasiadas para lo que un ser humano medio, acostumbrado a las comodidades y facilidades de las grandes urbes, podría soportar. Pero gracias a estos miles de «héroes» que podemos encontrar a lo largo de todo nuestro país, hay muchos chicos que aún pueden soñar con forjarse un futuro mejor para ellos y sus familias.

Aun en sus precarias condiciones de infraestructura, alimentación y sanidad, los chicos aprenden no sólo a leer, escribir o sumar, sino también a trabajar la tierra o criar animales para generar producción para su propia subsistencia. De todos modos, la solidaridad de los alumnos y de las comunidades urbanas sigue siendo de gran ayuda para su mantenimiento y evolución, pero sobre todo para sentirse acompañados y queridos, para sentir que también ellos son argentinos y, desde su lugar, forjan día a día nuestra Nación. No los dejemos solos.

Fuente: Ministerio de Educación de la Nación.
Leído en: http://www.diarionorte.com/article/10319/14-de-marzo–dia-de-las-escuelas-de-frontera
La imagen: Escuelita Rural, por Antonio Berni.

A %d blogueros les gusta esto: