Archive for the ‘Juventud’ Category

Día de la Juventud

noviembre 23, 2014

Una nota de opinión acerca de los contextos políticos -partiendo de los casos de México y de Argentina- en los cuales se reprime a las juventudes…

“El momento más oscuro de la oscuridad. Por Martín Fresneda *

El día 12 de noviembre (2014) el Poder Ejecutivo de la República Argentina promulgó la ley que instituye al 16 de septiembre como Día Nacional de la Juventud, recordando así a los estudiantes secundarios secuestrados y asesinados en esa fecha de 1976, durante la dictadura cívico-militar.

El 16 de septiembre de 1976 una docena de estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata fueron “desaparecidos” por el Estado terrorista en el marco de su militancia política.

La historia suele gustar de improbables paradojas: el 16 de septiembre es (nada más y nada menos) que el día nacional de México. El día en que se conmemora el Grito de Dolores. El día en que el cura Miguel Hidalgo comienza la lucha por la independencia mexicana.

La Argentina moderna tiene una particular y estrecha relación de afecto y agradecimiento por México. No sólo nos une nuestros comunes lazos latinoamericanos, sino que fue generosa tierra de asilo para miles de argentinos en uno de los momentos más trágicos de nuestra historia.

El México de los Lázaro Cárdenas y los Emiliano Zapata recibió en un abrazo fraterno a muchos de los perseguidos por la dictadura genocida argentina.

Es en ese marco que nos resulta imposible no vincular nuestra Noche de los Lápices*** con esa nueva Noche Triste de Ayotzinapa**.

En un mundo donde la extrema violencia, tanto individual como estructural, parece haberse naturalizado al punto de que el papa Francisco se refiriera a la actual coyuntura como una verdadera guerra mundial por goteo, la detención/desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa supera lo imaginable y nos conmueve de dolor y de impotencia.

Esa visceral vinculación entre jóvenes secuestrados por su militancia, el nexo común del 16 de septiembre y hasta consignas como “con vida los llevaron, con vida los queremos” que utilizan sus familiares nos unifican en una firme voluntad de enfrentar al horror.

La alternativa para esta hora de los pueblos es solamente una: o la construcción de derechos o el mundo de la barbarie. Debemos comprender que pensar un mundo estructurado en torno de las definiciones de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo no es sólo apostar a una tríada valorativa políticamente correcta propuesta por las Naciones Unidas, sino que es una decisión imperativa de construcción mundial de futuro.

Sin embargo, el horror nos exige, para poder enfrentarlo, el uso de la razón. Es necesario comprender en profundidad las macro y micropolíticas que permiten la producción de las múltiples “Ayotzinapas”.

Por un lado, el mundo se encuentra inmerso en una coyuntura de reorganización hegemónica, producto de una fase de acumulación y concentración económica basada en el modelo neoliberal, que necesita de mercados globalizados y estados nación debilitados. Esos intereses buscan el disciplinamiento general mediante la construcción de amenazas mundiales. En este caso, la construcción de un “otro diferente”, que justifique las violencias estatales y paraestatales en la común definición de “guerra contra el crimen”.

Paralelamente, este concepto general se aplica necesariamente (en algunos casos con violencia absoluta) contra actores locales que cuestionan / enfrentan a estas nuevas lógicas hegemónicas.

Es con este doble razonamiento que debemos comprender lo ocurrido en el municipio de Iguala, que a nuestro entender va más allá del inconcebible desborde de una autoridad municipal megalómana o del “daño colateral” en una encarnizada batalla de sicarios del narco. Más allá de que ambos actores existan y sean reales, su mera presencia no da cuenta en profundidad de lo sucedido. Para ello, es necesario comprender políticamente al Proyecto Normalista de Ayotzinapa.

La Escuela Normal Rural de Ayotzinapa (su nombre oficial es Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos) fue creada en 1926 por Lázaro Cárdenas como parte de una de las políticas públicas centrales de la Revolución Mexicana: la creación de escuelas normales que formaran profesores rurales para la educación de las masas campesinas. Históricamente, estos proyectos han sido hostigados tanto desde la represión como desde el desfinanciamiento. La respuesta de los normalistas ha sido el desarrollo de un modelo de educación popular, autogestionado, horizontal y autosustentable. Ello los llevó no sólo a una activa práctica política con los sectores más desprotegidos, sino que los obligó también a creativos métodos de obtención de recursos, tales como la siembra, cosecha y cría de animales para su autofinanciación.

Vaya como ejemplo que el 12 de diciembre de 2011, cuando los normalistas se movilizaban por sus protestas cortando la famosa Autopista del Sol, fueron reprimidos por la policía con un saldo de tres estudiantes muertos y numerosos heridos.

Esta es la práctica social que realizan los estudiantes normalistas. Esta es la práctica represiva que utilizan contra ellos los constructores de la barbarie neohegemónica. Este es el marco político que debemos comprender quienes consideremos nuestro deber enfrentar estos problemas en nuestros propios escenarios.

Las culturas mexicas consideraban la sangre el alimento de los dioses. Las deidades, cansadas por la construcción de mundo, permitían la aparición de la noche y necesitaban recuperar fuerzas para producir un nuevo día. Ayotzinapa es el momento más oscuro de la oscuridad. Que sus vidas y su ejemplo nos sirvan de guía para encontrar una nueva salida del sol.”

* Secretario de Derechos Humanos de la Nación.

Leído en: Diario Página12 / Mundo/Opinión, 18/11/2014.

** y *** En Wikipedia:
Desaparición forzada en Iguala de 2014  (ataque de policías municipales a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa/México, periodistas y civiles en cuatro episodios de violencia, que ocurrieron la noche del 26 de septiembre de 2014).
Noche Triste  (derrota sufrida por las huestes españolas de Hernán Cortés a manos del ejército mexica en la noche del 30 de junio de 1520).

Noche de los Lápices (serie de diez secuestros y asesinatos de estudiantes de secundaria, ocurridos durante la noche del 16 de septiembre de 1976 y días posteriores, en la ciudad de La Plata/Buenos Aires/Argentina).

Oficializan el 16 de septiembre como el Día de la Juventud (Argentina).

Relacionado: Día Internacional de la Juventud

Anuncios

Estereotipos: los jóvenes en los medios de comunicación

noviembre 17, 2013

“…hay tres clases de estereotipos de jóvenes para los medios de comunicación:

Estereotipos3el bello y exitoso que rendirá en el mercado de consumo,
el que no sabe qué quiere y vive a la deriva, y
el violento y potencial delicuente que es una constante amenaza…”

Lanzan un programa educativo para valorar a los adolescentes como sujetos transformadores

“Un programa nacional de formación contínua convocará desde febrero de 2014 a 230.000 docentes de 17.000 escuelas de todo el país para ayudarlos a valorar a los jóvenes como sujetos transformadores de la historia y productores de conocimiento, lejos de la estigmatización que hace de ellos el discurso de los medios dominantes.

 Verónica Piovani, directora del Instituto Nacional de Formación Docente de la cartera educativa, dijo a Télam que “en contra del racismo y la criminalización de los sectores pobres que reproducen los medios de comunicación cuando hablan de los jóvenes, pensamos en la formación contínua de los docentes como una clave para el cambio y la escuela es el ámbito apropiado para que esa transformación ocurra”.

 Durante el Encuentro Juventud, Educación y Medios que se realizó esta semana en la ex Esma, Piovani explicó que “hay tres clases de estereotipos de jóvenes para los medios de comunicación: el bello y exitoso que rendirá en el mercado de consumo, el que no sabe qué quiere y vive a la deriva, y el violento y potencial delicuente que es una constante amenaza”. 

 Ahora bien, “sabemos que esas concepciones estigmatizantes de los medios hacia la juventud permean también el sentido común de los docentes, por eso el objetivo es que los maestros no solo tengan una mirada crítica de los discursos de los medios sino que puedan interpelarse a sí mismos, poner el cuerpo y transformar sus propias prácticas”, señaló.

Con la formación contínua que se iniciará en febrero, “la escuela ofrecerá a sus docentes -por primera vez en una propuesta situada en la misma escuela- la posibilidad de construir un espacio donde los jóvenes sean reconocidos por sus docentes como sujetos de su historia y productores de conocimiento”.

En ese sentido, Piovani enfatizó que “para legitimar el derecho a la educación, hay que garantizarlo con las condiciones necesarias”.

Piovani consideró que en la actualidad, “la escuela no es la única que produce subjetividad, ya que el club, lo comunitario, lo barrial, el ámbito callejero, los espacios de la cultura e incluso el mercado mismo es productor de subjetividad”.

 “El mercado establece desigualdades y hasta `rankea` a los consumidores según los bienes a los que accede: celulares, zapatillas, entre otros artículos de consumo”, aclaró la responsable de la formación docente a nivel nacional.

En este sentido, la experta destacó que la escuela debería incluir todas esas experiencias vitales y culturales para que los alumnos sean mirados en la complejidad en que viven y se desarrollan.

Carina Kaplan, directora del Programa de Investigación sobre “Transformaciones Sociales, Subjetividad, y Procesos Educativos” de la UBA, expuso los resultados de un estudio sobre los jóvenes y los medios: sobre las voces de unos y otros.
 “Históricamente los medios de comunicación y las sociedades han asociado a los jóvenes con la violencia delictual, es decir han sido considerados delincuentes en potencia”, explicó la experta.

A partir de 2006, añadió Kaplan, la Ley de Educación –que estableció la obligatoriedad de la escuela secundaria- hizo que jóvenes que eran excluídos de la escuela hayan empezado a recuperar ese derecho pero esos actores que entran en la escuela también se encuentran con prácticas discriminatorias del propio sistema educativo.

La imagen de los medios y también las imágenes que el propio sistema les devuelve a esos jóvenes fueron analizados desde tres supuestos acerca de la violencia, los jóvenes y la escuela.

“En nuestra historia social emancipatoria han sido los jóvenes los que han pagado con sangre las luchas por valores y proclamas que hoy nos permiten conquistar derechos. La mirada social de los medios hegemónicos sobre ellos ha sido y es ambigua porque los ha presentado como la promesa del futuro y a la vez como una amenaza a esa tranquilidad social pretendida.

 Kaplan ejemplificó las distintas miradas de las protestas estudiantiles en declaraciones a los medios tanto del ministro de Educación, Alberto Sileoni, como del titular de la cartera en la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich.

En este sentido, sostuvo que si bien Sileoni dijo que más allá de algunas cuestiones que pueden observarse “las protestas son un triunfo de la democracia y una demostración de madurez política”, Bullrich decía no querer “piqueteros en las escuelas, quiero pintores, poetas”.

En tanto, Gabriela Michetti sugería que “en vez de protestar, los estudiantes podían arreglar los establecimientos”.

De esta manera, Kaplan consideró que “se empieza a configurar en los medios un ‘doxa judicializante’ porque todo acto de trasgresión de los jóvenes es visto como acto delicuencial, de ahí las políticas de tolerancia cero, que se anticipan ante cualquier hecho por considerarlo como gérmen de un delito a futuro”.

La investigadora se refirió a la “doxa determinista, biologicista que también se refleja en los medios y que considera a los jóvenes delincuentes por esencia, por naturaleza”.

El informe, que releva materiales periodísticos desde 2004, “ha difundido un polémico interrogatorio elaborado por el Ministerio de Seguridad porteño (CiudadBuenosAires) destinado a los alumnos para que asintieran o negaran si robaron o dañaron algún bien de la escuela o algún automóvil perteneciente a un docente, entre otros actos”.

“Algunos medios refuerzan la idea de que la presencia policial lleva tranquilidad a las escuelas y han reivindicado las cámaras de seguridad, y se ha insinuado como metodología la revisación de mochilas a algunos alumnos”, advirtió Kaplan.”

Leído en: Agencia de Noticias Télam 16/11/2013

Antes: Estereotipos: diferencias entre ricos y pobres  Estereotipos: artistas  Estereotipos: Lo que los medios dicen de nosotros

Voto joven: Las convicciones a los 16 (via Página 12)

noviembre 4, 2012

Estamos rodeados de adolescentes que viven sus convicciones con mucha más intensidad y claridad que muchas generaciones anteriores.

Por Sandra Russo*

Micaela-lisola“La frase que fue repetida, escuchada y aplaudida miles de veces en todo el país el sábado 27 de octubre valga quizá el intento de detenerse en ella, ahora que una vez más se han ampliado derechos, en este caso los de los ciudadanos de 16 y 17 años. ¿A qué le llamamos, qué papel juegan, con qué de uno mismo tienen que ver las “convicciones”?

Como tantas palabras abstractas e importantes, “convicciones” ha sido usada por mucha gente en muchas circunstancias, y en general sin consecuencias. Pero lo que completa la frase que Néstor Kirchner dijo en su discurso inaugural, y lo que la hace vertebral, es que no hay modo de actuar según las propias convicciones sin disponerse a afrontar las consecuencias. La frase toma volumen precisamente frente a la adversidad. “No voy a dejar mis convicciones en la puerta de la escuela”, dijo este año, en abril, Micaela Lisola (foto), una adolescente sanjuanina de 15 años, militante de La Cámpora, amonestada en su colegio por haber dicho otra frase muy intensa el 24 de marzo, pese a la prohibición de la rectora.

A Micaela después le hicieron notas en algunos diarios porque el 6 de junio la Presidenta mostró su foto en la cadena nacional. Fue en referencia al episodio que vivió esa adolescente que tiene una edad en la que todavía hay diputados que sostienen que no se está maduro para votar, y hay muchos otros que eligieron no sostener el voto joven como bandera, y se retiraron del recinto. No importa el motivo. Si es bandera, no se baja. El episodio que protagonizó Micaela hace unos meses, no tuvo como detonante la frase de Kirchner, sino otra.

–Lisola, deme el micrófono –le dijo la rectora el 24 de marzo, apenas ella terminó de decirla. Era una frase seguramente pensada y analizada decenas de veces por la propia Micaela, porque este tipo de frases, la de Néstor sobre las convicciones y la que dijo Micaela en el acto escolar, son del tipo abrelatas, picaportes. Ella había pedido, un día antes, en la dirección del colegio católico Monseñor Rodríguez y Olmos, hablar en el acto del Día de la Memoria sobre lo que sucedió el 24 de marzo de 1976. Le habían dicho que no. Le dijeron que si quería podía hablar del Día del Niño no Nacido, un legado de Menem para congraciarse con el Vaticano, que se celebra el 25 de abril. Ella, impotente y desorientada, aceptó.

Pero estando en el acto y a punto de decir algo sobre los niños por nacer, Micaela contó, después, que sintió un impulso repentino. “Como unas palpitaciones, algo que no se puede explicar muy bien, una angustia en el corazón. Yo quería expresar lo que sentía, lo que pasó el 24 de marzo. Explicarles a los chicos lo que representa ese día, porque muchos no lo saben. Decirles que hubo chicos como nosotros ahora, que estamos con la lucha del boleto escolar, que participaban activamente, chicos que por leer libros que estaban censurados o por pensar diferente fueron torturados, reprimidos, muchas veces asesinados. Fue una generación la que desapareció en esa época.”

Pero como le habían prohibido que hablara sobre eso, en el acto Micaela dijo sólo una frase: “Sin memoria no hay identidad. Sin identidad no hay Patria. Si no hay Patria, hay colonia”. Fue exactamente entonces que la rectora le dijo:

–Lisola, deme el micrófono.

Después le puso 24 amonestaciones. La escena resume el quite de la palabra a quien quiere hacer uso de ella. En este caso, una chica de 15 años que, por lo que se ve, estaba completamente segura de lo que quería decir y de que quería decirlo. En este último año hemos visto a decenas de adolescentes de su misma edad no sólo tener consignas, sino explayarse, explicarlas, mantener el eje de sus discursos, tener claro el objetivo para ser capaces de soportar increíbles insultos periodísticos, no entrar en el juego de las provocaciones, entender que su visibilidad tenía sentido si servía para dar a conocer sus posiciones en materia de política estudiantil. Adolescentes de diferentes vertientes políticas, muchos ligados solamente a la lucha estudiantil. No sucede eso acá solamente. También hemos escuchado, por ejemplo, a los adolescentes chilenos y a los mexicanos, y hay que ser sordo para no escuchar el pulso de la época en esas voces.

¿Cuál es la madre del desastre institucional y cultural que abate a Europa? ¿Qué hace imposible por ahora que esas sociedades le den peleas reales al neoliberalismo? ¿Por qué es previsible todavía una etapa de derrotas sucesivas y pérdidas de derechos? Sintetizando mucho, por la falta de vigor de la representación política. No aparece una sintonía colectiva capaz de organizarse políticamente, y siguen sin advertir que no hay otro lugar desde donde se puede responder. Los demás son no lugares posmodernos, y en consecuencia poco peligrosos para el statu quo. Los cuadros políticos no surgen. Son los que van a surgir.

Una sociedad como la argentina, que anticipa el derecho a votar, estimula ese músculo que pueden ejercitar todas las corrientes políticas. Que a la derecha los jóvenes le parezcan sujetos manipulables dice más de la derecha que de los jóvenes. Estamos rodeados de adolescentes que viven sus convicciones con mucha más intensidad y claridad que muchas generaciones anteriores. Como dijo Micaela cuando no pudo decir lo que quería, las viven “como unas palpitaciones, no se puede explicar muy bien, una angustia en el corazón, porque yo quería expresarme”.

Leido en: * Diario Página 12 – Contratapa – Noviembre 3, 2012  Imagen: foto Página12

Tags:

Los jóvenes se van mudando desde los blogs hacia las redes sociales

marzo 15, 2011

Dicen que…

Logoredessociales“Según un estudio del Internet and American Life Project del Centro de Investigación Pew, sólo el 14 por ciento de los jóvenes de entre 12 y 17 años que utiliza Internet tiene un Blog propio, y la tendencia en retirada también incluye a los usuarios de entre 18 y 33 años. *

La mayoría de los ex bloggers, hoy convertidos en usuarios de redes sociales, señaló que estaban desalentados por la falta de lecturas que tenían sus sitios y por eso se volcaron a Facebook por su plataforma múltiple, o a Twitter, por la versatilidad que le confieren sus 140 caracteres. Así, logran mantenerse en contacto con sus conocidos a la vez que publicar la información que desean, incluso si es un sitio personal.

“El ‘blogging’ puede ser una ocupación muy solitaria. Uno escribe para un agujero negro”, señaló Sue Rosenstock, responsable del servicio de blogs LiveJournal. A la luz de esta declaración, esta compañía ofrece contactar a usuarios de su red con intereses en común en un intento por generar una comunidad entre sus usuarios.

En tanto, los bloggers más “serios”, sin embargo, siguen usando los blogs para almacenar y publicar su información, pero se sirven de las redes sociales para difundirla. “Hay mucha fragmentación, pero a esta altura, todo el que usa un blog con seriedad utiliza varios medios para recibir gran parte de su tráfico”, sintetizó Toni Schneider, líder de Automatic, la empresa de software detrás del servicio de blogs WordPress, el más elegido para usos profesionales.”

Leído en: educared   Fuente: Minutouno/diario digital

PD:  Personalmente, por el momento, no ando con ganas de ocuparme de interactuar en las Redes Sociales. Lo estoy pensando, pues lLeva su tiempo y, lo peor, me dispersaría! 

Ya hice la prueba, durante unos meses atrás, con otra identidad/cuenta de email me metí en Facebook.  Está todo tan automatizado/robotizado, entre ese sitio FB y el sitio que aloja el blog WP, que mis posts salían allí sin siquiera yo entrar!

Y, de hecho, yo apenas entraba una vez por semana, como una rutina autoimpuesta, para mirar qué pasaba allí. 

De tanto saltar de aquí para allá, acababa por no saber adónde estaba parada… y me sentía una “consciencia fragmentada”  -sí, tal como el título del libro sobre charlas entre Krishnamurti-David Bohm.

A mí me sigue gustando leer y compartir los contenidos re-editados por mí, con un toque personal, tal como los siento/entiendo. 

Pero sí agradezco a l@s amig@s y cyberamig@s que difunden mis posts por Twitter y Facebook.  Muchísimas gracias! 

*Además, ya hace tiempo que pasé los 33!

A %d blogueros les gusta esto: