Archive for the ‘Bendiciones’ Category

Saludos y bendiciones para el año nuevo

enero 3, 2017

Uno de los saludos más lindos que recibimos en estos díasEn este caso palabras de José Miguel Friedländer*:

“He estado pensando en qué podría desearles además de las bendiciones, la salud y las alegrías…

Qué tengan un Año bendecido por Dios.

Les deseo tranquilidad y noches bien dormidas.

Diarios con buenas noticias y proyectos de paz.

Les deseo muchos cafecitos conversados, libros bien leídos y trabajos bien hechos.

Que las idas a la farmacia sean por cosméticos y no por remedios, que las del super sean por chocolates y no por dietas.

Quiero que sean amados, queridos y respetados.

Les deseo tantas cosas… buenos chequeos médicos, que si necesitan inyecciones sean de botox y no de antibióticos.

Que nadie los haga llorar y que canten bien fuerte cuando vayan en el auto solos.

Que tengan un Año con vacaciones, paseos y escapadas.

Que no les falte nada y que no les roben nada…

Les deseo risas y carcajadas, de esas que hacen llorar… Risas que ahuyentan miedos y quitan arrugas.

Les deseo miel en sus desvelos, miel con los tragos amargos.

Muchos éxitos y salud durante todo el próximo 2017 y que Dios los bendiga y los acompañe siempre.”

Firmado: *José Miguel Friedländer,  presidente de Radio fm estudio dos s.a.La 105.9 desde Pilar-Buenos Aires-Argentina, en directo para toda la zona Norte y el mundo entero; una emisora que te distingue y que está a tu lado estés donde estés.”

La yacija de las nueve bendiciones (en un libro de Lin Yutang)

diciembre 28, 2015

¿Alguna vez te pusiste a pensar con qué cosas -por así decirlo– te ha bendecido la vida?

Ting Shiungfei (siglo XVII)

Hamaca“Me he dicho que lo que verdaderamente necesito es una buena yacija… Un día ví una buena u sólida yacija… me sentía tan a mis anchas y cómodo… Pensé en el señor Lai Chutang, de hacía generaciones… siempre dormía perfectamente y contaba sus bendiciones, que eran nueve…

Hoy yo he contado mis bendiciones mientras descansaba… Son las que siguen:

Soy feliz porque 1) tengo una buena colección de libros; 2) tengo una mujer aficionada a leer y escribir; 3) no puedo beber; 4) no entiendo de ajedrez; 5) nadie me necesita; 6) he encontrado a un maestro famoso; 7) puedo vivir con mi familia en un sitio tan bonito; 8) estoy libre de enfermedades; y 9) aunque no he cumplido todavía los cincuenta, puedo delegar todos los asuntos en mis hijos y vivir libre como un pájaro.

Puedo, pues, seguir el ejemplo del señor Lai, que vivió hace menos de cien años; los dos hemos encontrado la felicidad en una yacija.  Esta pasará a la posteridad como la “Yacija de las Nueve Bendiciones.”

Debo aquí señalar que lo que el señor Lai llamaba nueve bendiciones eran las siguientes:

1) que había nacido en China; 2) que vivía en tiempos de paz; 3) que como confuciano llegó a escuchar las enseñanzas de Tao; 4)que sus padres y su hermano mayor fueron longevos; 5) que los matrimonios de sus hijos fueron arreglados y completados pronto; 6) que no tenía concubina; 7) que ya había dejado atrás los sesenta años; 8) que había nacido con un buen carácter y un temperamento tranquilo; y 9) que no tenía ninguna enfermedad.”

 

“El taoísta Chang Shingkung escribió un comentario, enumerando sus propias nueve bendiciones, aparentemente las contrarias de las del precedente escritor, con lo que se demuestra que todo es según se miran las cosas:

Comentario del Maestro Chang Shingkung.

Yo también tengo nueve cosas que me hacen feliz:

1) que tenga tan pocos libros; 2) que no tenga mujer a la que le guste leer y escribir; 3) que pueda beber cuando pueda y dedicarme a la charla mientras beba; 4) que me guste jugar al ajedrez o ver en silencio cómo juegan otros; 5) que haya superado gradualmente el desagrado que causa la gente ordinaria; 6) que haya encontrado a un nuevo maestro y también pueda pasrme sin maestro alguno; 7) que pueda viajar sin la familia; 8) que me guste estar enfermo y tener así tiempo para la meditación profunda; y 9) que mis hijos se hayan casado y estén muy enamorados. …”

De: La importancia de comprender, capítulo El Hogar y la Vida Cotidiana, Lin Yutang
Yacija: f. Cama, o cosa en que se está acostado.

PD: ¿Se animan a pensar sus propias Nueve Bendiciones? Yo lo hice, ya hace tiempo las escribí, las guardé, y aprovecho la ocasión para repasar si todavía son las mismas… Es que pueden cambiar con el pasar de los años!
Los animo a que realicen el ejercicio. Escribirán las primeras que se les ocurran, releerán, tacharán, reemplazarán, encontrarán la mejor manera de nombrarlas pues unas pueden estar supuestas en otras… releerán e irán reconociendo si son las verdaderamente valiosas para ustedes. Pueden tomarse unas horas o unos días. Podrán estar en una reposera, en un sillón mullido o en el piso en posición de loto!  Y tendrán sus Nueve Bendiciones! Saludos!

Bendición del Hogar

agosto 25, 2014

“¡Dios mío!, bendice mi casa, para que sea el hogar del amor y la paz.

Bendice, la puerta abierta como dos brazos extendidos que dan la bienvenida a mis invitados.

Bendice, las ventanas que dejan entrar el sol a raudales cada mañana, y por donde se asoman las estrellas del firmamento, que son luces de esperanza para la humanidad.

Bendice, los muros que nos defienden del viento, del frío, del calor, y que son nuestros amigos en las horas que pasamos en la casa.

Bendice, nuestra mesa, y los sitios de trabajo diario para que nos ayudes, y el lugar de reposo para que nos guardes del peligro.

Bendice, el techo que cobija los afanes de hoy, y los sueños de mañana, y que guarda para siempre entre los vivos, la memoria sagrada de los que se han ido al cielo.

Bendice, la luz de la casa, la madre, la fuerza, y el aliento… el padre, y que sean benditos los hijos, luz de esperanza, y de sueños futuros.

Bendice, los sentimientos, las ternuras, el amor, los anhelos que florecerán en nuestras vidas cotidianas.

Bendice, nuestros pensamientos para que siempre sean puros, y las palabras para que sean rectas, y que nuestros actos en la tierra nos conduzcan a TÍ.

Bendice nuestras horas de paz y de silencio, para que fortalezcamos juntos nuestro espíritu, y este nos lleve puros hacia TÍ.

Bendice, nuestros dolores más profundos, y nuestras alegrías porque son el corazón de la familia.

¡Señor, quédate siempre con nosotros… en tu morada… en nuestra casa!”

Dos bendiciones y una maldición

diciembre 4, 2013

Se acercan días de buenos deseos…

Bendición de dragón. Gustavo Roldán*

“Que las lluvias que te mojen sean suaves y cálidas.

Que el viento llegue lleno del perfume de las flores.

Que los ríos te sean propicios y corran para el lado que quieras navegar.

Que las nubes cubran el sol cuando estés solo en el desierto.

Que los desiertos se llenen de árboles cuando los quieras atravesar. 

O que encuentres esas plantas mágicas que guardan en su raíz el agua que hace falta.

Que el frío y la nieve lleguen cuando estés en una cueva tibia.

Qué nunca te falte el fuego.

Que nunca, te falte el agua.

Que nunca te falte el amor.

Tal vez el fuego se pueda prender.

Tal vez el agua pueda caer del cielo.

Si te falta el amor no hay agua ni que alcancen para seguir viviendo.”

 

“Maldición de dragón”. Gustavo Roldán**

“Que tengas comida hasta estar harto todos los días de tu vida.

Y que vivas muchos años.

Que nunca te falten ni el agua ni la luz.

Que los senderos sean suaves cuando los camines.

Que las espinas se aparten de tu lado.

Que tus enemigos te dejen pasar sin atacarte.

Que ningún dolor te hiera en el costado.

Que nadie te lastime a traición.

Que nadie te ofenda ni siquiera con un gesto.

Que tengas todo lo que se pueda desear, por largos, larguisimos años.

Pero que te falte el amor.” 

 

Libro-dragon*“Bendición de dragón”, del libro Dragón (1997, Buenos Aires, Sudamericana) de Gustavo Roldán.

**“Maldición de dragón”, del libro Dragón (1997, Buenos Aires, Sudamericana) de Gustavo Roldán.

Sobre el autor:  Escritor, narrador y docente argentino.
http://es.wikipedia.org/wiki/Gustavo_Roldán

http://www.librosalfaguarainfantil.com/ar/autor/gustavo-roldan-3/

Antes: Bendiciones

Antigua bendición celta

enero 1, 2012

Ojalá

Que siempre haya trabajo que hacer con tus manos;

Que tu bolsillo guarde una o dos monedas;

Que siempre brille el sol en el cristal de tu ventana

Y que Dios llene tu corazón de gozo.”

 

Leída en: Morgana, la gran bruja de Avalon

Otros textos: Dar clic en la Categoría Bendiciones

A %d blogueros les gusta esto: